Samsung Galaxy Tab 3 Kids, un tablet optimizado para niños

La interfaz permite, entre otras opciones, el control parental

Samsung Tab 3 Kids

13 septiembre 2013

 El mundo de los tablets no deja de crecer y crecer. Hemos visto múltiples tamaños de pantallas, con múltiples proporciones por cada formato de pantalla, pero no solo de hardware vive el mundo de la tecnología, sino también de software. En este caso, de lo que hablamos es de un nuevo tablet que se ha optimizado especialmente para niños, pero que además contiene todo lo que requiere un tablet normal, pues incorpora los dos sistemas.

Samsung acaba de presentar en España su nueva familia de tablets orientados al mundo multimedia, los Samsung Galaxy Tab 3. Nos encontramos cuatro nuevos modelos. Por un lado, tenemos tres tamaños diferentes de pantalla: 10,1 pulgadas, ocho pulgadas y siete pulgadas. Sin embargo, hay una variante más. Este último tablet está también disponible en una versión optimizada para niños: el Samsung Galaxy Tab 3 Kids.

Básicamente, se trata de un tablet que, aunque incorpora una interfaz que facilita el uso a los niños y les permite utilizar el dispositivo de manera segura, también permite a los padres poder utilizarlo como un tablet normal, tal y como si fuera el modelo convencional del Samsung Galaxy Tab 3.

El nuevo tablet, que ya está a la venta por un precio de 249 euros, cuenta con una pantalla de siete pulgadas, el menor tamaño que puede tener un tablet. Aun así, es un tamaño lo suficientemente grande como para jugar a videojuegos, ver películas, o navegar por Internet. La resolución de la pantalla no es nada del otro mundo, siendo de 1024 por 600 píxeles. Esto significa que no permitirá ver vídeos en alta definición, aunque sigue siendo un tablet igual de útil para ver algunos vídeos y utilizar algunas apps. Y sí es lo suficientemente buena como para ver dibujos animados, que al fin y al cabo es el objetivo del tablet.

En lo que respecta a otros aspectos técnicos, como el procesador y la memoria RAM, nos encontramos con un chip principal de doble núcleo, capaz de alcanzar una frecuencia de reloj de 1,2 GHz. Este tipo de chip no es, ni de lejos, el mejor del mercado, sino más bien uno de gama media. Con un procesador de este tipo, sin embargo, nos sobrará para ejecutar las aplicaciones más básicas, para ver vídeos, y para dar un uso no profesional al tablet. Quizá los mayores problemas los encontraríamos si tratáramos de ejecutar aplicaciones de alto nivel, como editores gráficos, o videojuegos muy complejos.

La memoria RAM es de 1 GB, y aunque tampoco es lo mejor que hay en el mercado, no necesitamos más. Con un procesador de las características ya mencionadas, una memoria RAM de 1 GB es lo normal y lo equilibrado. Permitirá que el tablet funcione con la fluidez correcta, aunque tampoco podemos intentar dejar en ejecución demasiadas aplicaciones. Cerrarlas de vez en cuando y liberar memoria será necesario.

La memoria interna del Samsung Galaxy Tab 3 Kids es de 8 GB, y podrá ampliarse por medio de una tarjeta microSD de hasta 32 GB. Podremos llenar esta memoria con la cámara de fotos de tres megapíxeles que lleva, que por cierto permite grabar en Full HD 1080p, o bien con la cámara frontal de 1,3 megapíxeles para videollamadas. Por supuesto, también podremos instalar aplicaciones desde tres tiendas: Google Play, Samsung Apps, y Kid's Store, que incluye las apps diseñadas para niños.

Entre algunas de estas aplicaciones nos encontraremos juegos que les permitirán desarrollar capacidades, juegos que simplemente entretienen, y aplicaciones que les permitirán ser creativos dibujando. Por otro lado, podremos descargar series de dibujos, gracias a los acuerdos a los que ha llegado Samsung con algunas distribuidoras de contenido en España. Así, contaremos con los capítulos de “Pocoyó” o “Aprende ingles con Zoe”. Y podemos esperar que sea cuestión de tiempo que la cantidad de contenidos disponibles se amplíe con más series de dibujos animados.

Lo mejor de este tablet es que a pesar de tratarse de un dispositivo diseñado, creado y optimizado para niños, los padres podrán utilizarlo. De hecho, en realidad la interfaz para niños puede ser controlada por los padres, de manera que estos establezcan el tiempo que el niño puede utilizar el tablet, en qué horarios podrá utilizarlo, así como las aplicaciones a las que tendrá acceso, lo que permitirá facilitarle al niño la interfaz. Si es muy pequeño, podremos quitar la calculadora y otras apps semejantes para facilitar el uso del tablet. Si es algo mayor, contar con estas herramientas podría ser algo muy útil.

Sin embargo, cuando se introduce la contraseña, el tablet se convierte en un Samsung Galaxy Tab 3 normal, con la interfaz clásica de Samsung, las tiendas de aplicaciones, y el sistema operativo Android 4.1 Jelly Bean. Así, no es un tablet únicamente para niños, sino que cuando ellos no lo utilizan, es un tablet normal. Los padres pueden llevar el tablet a trabajar cuando el niño está en clase, y después dejárselo el tiempo que hayan configurado por la tarde para que este pueda utilizarlo.

La batería es de 4.000 mAh, una batería perfecta para un tablet, y aun más para uno que, aun teniendo una pantalla de mayor tamaño que la de la mayoría de los smartphones del mercado, sigue sin ser demasiado grande. Además, al tener la opción de utilizarlo como teléfono, puede convertirse en un terminal para realizar llamadas con una batería muy extensa.

El Samsung Galaxy Tab 3 Kids está disponible en un solo color, amarillo, y viene con una funda de color naranja, de goma, para que no se rompa ante una caída y tampoco se pueda utilizar para agredir a otros. Se puede comprar también una funda de plástico dura que se puede utilizar como base para ponerlo en la mesa y ver vídeos, y que además incluye un lápiz para que el niño pueda pintar y utilizar el tablet con este. El precio recomendado del tablet actualmente es de 249 euros, 50 euros más caro que el Samsung Galaxy Tab 3 de siete pulgadas, con el que comparte características, aunque no la interfaz diseñada para niños.

 

Temas Relacionados
Loading...