Samsung BD-P1400

La firma coreana, que también comercializaba reproductores con formato HD DVD, ha visto cómo se le despejaba el camino a sus modelos Blu-ray. El BD-P1400 está basado en el primer reproductor con este formato que apareció en el mercado (incluso antes que los productos de la propia Sony), el BD-P1000

30 septiembre 2008

La diferencia entre la primera generación y ésta, la tercera, es realmente importante en varios aspectos. En primer lugar, la utilización de un procesador de imagen en HD más moderno y potente, así como la implementación de un sistema de sonido que esté a la altura de la alta definición de vídeo.

 

Lógicamente, los costes de fabricación se han abaratado durante el último año, por lo que su precio final también se ha reducido, lo que sin duda es una gran noticia para los usuarios. Aunque todavía deben bajar algunos euros más, lo cierto es que 499 euros comienzan a ser un precio asequible teniendo en cuenta que nos encontramos en el primer año de comercialización de estos dispositivos.

 

Sin duda, la característica que más debe atraer a posibles compradores es el escalado de la señal en calidad estándar (DVD) a alta definición. Son muchos los que disponen de una larga lista de títulos en este formato y todavía pocas películas en Blu-ray.

 

Para poder sacar el mayor provecho a las primeras, este reproductor de Samsung es capaz de aplicar un algoritmo de sobreescalado para convertir esta señal a 1.080p. Obviamente, el resultado no es HD puro y duro, pero desde luego mejora la calidad con respecto al visionado tradicional.

 

En otro orden de cosas, destaca, como adelantábamos antes, su sistema de audio, capaz de descodificar las normas DolbyTrueHD y DTS-HD y aporta salida analógica 5.1, así como coaxial y óptica. No obstante, esta característica queda en un segundo plano cuando nos encontramos con la especificación HDMI 1.3 que potencia el audio hasta límites insospechados.

 

El apartado de conectividad se completa con las clásicas conexiones de vídeo compuesto y S-Vídeo, así como el siempre interesante vídeo por componentes, ideal para los casos en los que la TV no cuenta con HDMI pero sí con este conector tricolor.

 

Tampoco podemos desdeñar el aspecto que Samsung ha querido imprimir a su dispositivo., muy elegante y de diseño sencillo. En cuanto al mando a distancia, también ofrece una correcta ergonomía.