¿Ya no son seguras las redes WiFi?

Un sistema de encriptación sería fiable si con el superordenador más potente del momento se tardase más tiempo en reventarlo por fuerza bruta que la duración estimada del Universo

¿Ya no son seguras las redes WiFi?

25 febrero 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

La noticia que afirmaba que el sistema de encriptación WPA (WiFi Protected Access) podría ser reventado en pocas horas ha relanzado el debate acerca de la seguridad de las redes inalámbricas que se inició con los primeros asaltos al obsoleto cifrado WEP.

 

Cabe preguntarse si son justas las estrictas normas de protección de datos que se les está exigiendo actualmente a las empresas y organismos, cuando el principal estándar de encriptación comercializado es perfectamente accesible en pocas horas con unas cuantas tarjetas gráficas en paralelo.

 

Según la empresa Elcomsoft esta es la triste realidad. No se necesita nada más que utilizar un sistema desarrollado por ellos para aprovechar varias GPU en paralelo y reducir a pocas horas el tiempo necesario para reventar la encriptación de la mayoría de las claves utilizadas en la actualidad.

 

Si esto es realmente cierto, llegados a este punto y hasta que se empiecen a implantar de forma masiva nuevos métodos de seguridad, vuelve a ponerse en entredicho la validez de la tecnología para su uso empresarial y gubernamental.

 

Por no hablar de la preocupación y desazón que deben sufrir los responsables técnicos y directivos de las empresas que saben que su red puede ser fácilmente accesible por mucha inversión que hayan hecho en infraestructuras de seguridad.

 

Los detractores de la tecnología WiFi, no sin razón, argumentan que ningún medio de comunicación inalámbrico en el que la señal de transmisión es públicamente accesible será seguro nunca, por muy sofisticado que sea su sistema de encriptación.

 

Ni siquiera si éste cumple con aquel postulado que asegura que un sistema es fiable si con el superordenador más potente del momento se tarda más tiempo en reventarlo por fuerza bruta que la duración estimada del universo.

 

Este razonamiento, o sistema de medición de la seguridad de las encriptaciones, que cumplía WPA en 1995 cuando se presentó, no parece muy válido actualmente si tenemos en cuenta que en sólo trece años la tecnología de procesamiento ha avanzado tanto como para echarlo abajo con un sistema de ámbito doméstico.

 

Quizás estemos ante un verdadero callejón sin salida, y quizás las redes WiFi jamás podrán garantizar la seguridad, al menos mientras los avances del hardware mantengan este ritmo evolutivo, dejando obsoletos los sistemas de procesamiento de la información en un período de tiempo mucho más reducido de lo que nunca pudo imaginar Gordon Moore. El tiempo lo dirá.

 

Por Noé Soriano, director de Comunicación y Marketing de ConsultorPC.com