Seis servicios fotográficos web

Empezaron siendo almacenes de fotografías digitales; pero, con el tiempo, sus posibilidades para publicacr y compartir los han convertido en auténticas redes sociales. Analizamos seis servicios on-line de fotos con las mejores prestaciones

Javier Pastor Nóbrega

Seis servicios fotográficos web

3 noviembre 2009

Tus fotos en la Red

Llevan años con nosotros y la revolución de la llamada «Web 2.0» ha puesto de manifiesto la gran utilidad de estos servicios de intercambio de fotos e imágenes. De hecho, sus prestaciones han ido en muchos casos mucho más allá de lo que probablemente pensaran sus creadores y algunas de las propuestas existentes cuentan con una comunidad de usuarios que sería comparable a redes sociales muy extendidas en Internet.

Y es que propuestas como Flickr o Álbumes web de Picasa demuestran que publicar fotos y compartirlas con amigos y conocidos es solo una de las posibilidades que actualmente ofrecen ambos desarrollos (y algún que otro competidor menos destacado).

Sus opciones de etiquetación y clasificación los hacen muy potentes para servir como bibliotecas gráficas de nuestras capturas, pero es que, además, las opciones a la hora de compartir dichas imágenes son casi ilimitadas gracias a la potencia de los nuevos protocolos y tecnologías que se manejan en la red de redes. Compartir es ya una obligación para unos servicios que se han vuelto más sociales y potentes que nunca.

No estás solo

Si por algo se destacan algunas de estas ofertas es por su faceta social, que invita a compartir con amigos, familiares y conocidos, pero que también es un catalizador a la hora de conocer a todo tipo de usuarios aficionados a la fotografía y a Internet. Flickr lo ha demostrado de forma patente y su comunidad de usuarios es una de las más activas y participativas de todo Internet.

En otras propuestas, como Álbumes web de Picasa, ese componente no está tan elaborado, pero tanto Google como los responsables de otros proyectos saben que, si logras atraer a una comunidad de usuarios, el boca a boca entre ellos puede hacer que tu idea y servicio se propague como la pólvora.

Especial atención en este tipo de soluciones merecen los protocolos y tecnologías que ayudan a hacer fácil la forma de compartir esos contenidos. Las imágenes se pueden enviar por correo electrónico directamente, sí, pero también se pueden enlazar en nuestros blogs, compartir en Facebook y otras redes sociales o formar parte de un feed RSS, entre algunas de las opciones más destacables. Las fotos son la base, desde luego, pero la comunidad de usuarios es, como siempre, la que hace que un servicio tenga un valor mucho mayor del que inicialmente podría tener.

Comparte-fotos-2

Versatilidad de uso y publicación

Es también de agradecer el hecho de que muchos de estos desarrollos ofrezcan herramientas de carga automatizada de imágenes que facilitan una de las tareas más pesadas a la hora de usar estos servicios. Hace años la única forma de subir fotos al servicio web era ir añadiéndolas de una en una a través de formularios, en ocasiones, molestos.

Hoy en día, esa tarea se ha simplificado mucho gracias a los clientes que permiten realizar esa subida de fotos de forma más automática. Podemos subir varias imágenes a la vez, categorizarlas en un álbum o grupo determinado, establecer sus etiquetas de forma genérica y, luego, especificar algunas informaciones más específicas de cada foto si así lo necesitamos una vez nos encontramos ante la interfaz del servicio web.

Esos clientes se han visto superados por la presencia de aplicaciones de escritorio que suponen un importante punto de apoyo para el servicio web. El ejemplo más claro de esta situación lo tenemos en Picasa, la aplicación de Google, que está muy interrelacionada con Álbumes web de Picasa, el servicio web de publicación de fotos. Picasa es la aplicación que nos ayuda a organizar nuestra biblioteca local en el PC o portátil y, a partir de este programa, podemos subir fotos al servicio web de una forma muy rápida y sencilla.

La edición y mejora o modificación de la imagen se realiza en local (aunque los editores de imágenes on-line cada vez sorprenden más), mientras que su disfrute se puede realizar tanto desde nuestro ordenador como desde cualquier dispositivo conectado a Internet.

De hecho, estos servicios están proponiendo nuevas formas de subir fotos a sus servidores. Está de moda, por ejemplo, publicar esas fotos desde el teléfono móvil gracias a clientes que hacen que el smartphone se convierta en una «prolongación» del servicio web.

Pero lo mismo es también posible desde el correo electrónico o desde otras páginas web, sin tener que tener acceso directo a la foto «física» (aunque sea un fichero) gracias a los protocolos de importación y exportación que facilitan estos servicios.

Comparte-fotos-5

Nuevas tecnologías

Los servicios de los que hablamos en esta comparativa hacen uso de tecnologías que ya están muy asentadas en la red de redes, pero también están comenzando a aprovechar la potencia de nuevas ideas que expanden las capacidades de catalogación y organización de nuestras fotos.

Y es que, aunque las etiquetas (tags) que caracterizan a servicios como Flickr permiten crear poderosos filtros de búsqueda y organización, hay otros modos de catalogar esas capturas. Uno de los más de moda es el de la geolocalización de esas fotos, es decir, relacionar cada imagen con el lugar en el que fue tomada no solo nos permite clasificarla mucho mejor sino también crear nuevos y poderosos filtros para trabajar con las imágenes.

Panoramio (www.panoramio.com) es una empresa española pionera en este campo que hace tiempo fue comprada por Google para aprovechar esa función en sus servicios web, pero ahora Flickr, Álbumes web de Picasa y otros servicios permiten la geolocalización de las fotos.

Otra de las tendencias que más se están imponiendo es la de las tecnologías de reconocimiento facial que permiten un autoetiquetado de las fotos a partir de un proceso de identificación de las caras que se muestran en ellas. Servicios como Polar Rose (www.polarrose.com) hacen gala de esta opción, que, por ejemplo, ya está presente en aplicaciones de escritorio como Picasa de Google o iPhoto de Apple, y su utilización por parte de servicios web es posible, como demuestran los filtros de importación que permiten importar las fotos de Flickr en la cuenta de Polar Rose para realizar allí el proceso de etiquetación por reconocimiento facial.

Las APIs de desarrollo que ofrecen estos servicios son también cruciales para que la evolución de los mismos no sea tarea única de los desarrolladores «oficiales». Miles de programadores en todo el mundo nos sorprenden a diario con servicios web paralelos o utilidades y programas que aprovechan la potencia de esos servicios para conjugarlos con opciones en las que nadie había pensado o que estaban disponibles de forma muy limitada.

Aplicaciones para presentar las fotos de una forma especial o para realizar los famosos mashups de Internet son factibles gracias a las herramientas para desarrolladores que Google, Yahoo! y otras empresas ponen a disposición de todos los públicos.

Comparte-fotos-6

Editores on-line, un campo apasionante

Ninguno de los servicios que hemos explorado facilitaba tareas de edición básicas que ayuden a corregir defectos directamente sobre las imágenes que hemos publicado, una ausencia realmente destacable que, no obstante, tiene su razón de ser. El objetivo de estos servicios es el de facilitar a los usuarios el compartir sus fotos y no el de servir como clientes de edición fotográfica on-line.

Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos prescindir de Photoshop, propuestas como Picnik (www.picnik.com) han demostrado unas opciones impresionantes a la hora de dejar nuestras capturas lo mejor preparadas posible para que nos sintamos orgullosos de ellas.

De hecho, Picnik es un servicio que ofrece opciones de importación y exportación con varios servicios web como Flickr o redes sociales como Facebook, lo que hace que el trabajo conjunto entre Picnik y este tipo de propuestas sea notable. Hay otros editores on-line, desde luego, así que tenedlo en cuenta a la hora de valorar estas alternativas.

Creative Commons al rescate

Una de las novedades más interesantes que han proporcionado algunos de los servicios que hemos comparado es la de modificar los términos de uso de las fotos publicadas. Normalmente, los servicios utilizaban el tradicional copyright para restringir el uso de ese tipo de contenidos, pero la aparición de las licencias Creative Commons (http://creativecommons.org) ha permitido compartir, modificar y redistribuir fotos, vídeos y música de forma legal y con una filosofía que invita a compartir.

El número de licencias CC es hoy en día importante, y cada una de ellas dispone de ciertos aspectos que se pueden ajustar a distintos escenarios, pero lo importante es que podemos abrir mucho más las posibilidades de popularización de «nuestras obras», eliminando así la restrictiva licencia del copyright que pone en aprietos a todo lo relacionado con el intercambio libre de información a través de Internet.

Comparte-fotos-3

La privacidad, un tema candente

Uno de los aspectos más polémicos de estos servicios es el de los términos de uso y la licencia con la que aprovechamos las prestaciones de esas propuestas. En los últimos meses hemos visto cómo las comunidades de usuarios de redes sociales como Facebook o Tuenti han protestado duramente por los poderes que ambos servicios querían tener ante los contenidos publicados por sus usuarios.

En ambos casos la reacción ha sido la de relajar esos términos para apaciguar los ánimos, pero poco a poco esos usuarios se van dando cuenta de que una cosa es compartir contenidos y otra muy distinta que esos contenidos se aprovechen para fines que no podemos controlar.

Así pues, hay que estar dispuesto a ceder algo de nuestra privacidad y también hay que asumir ciertos riesgos si queremos aprovechar estos servicios, que presumen de anteponer siempre nuestros derechos a todo lo demás, pero que se ha comprobado que también se protegen muy mucho para evitar posibles problemas. Lo cierto es que el debate sigue muy presente y una reciente campaña televisiva en nuestro país lo pone de manifiesto. Cuidado con lo que compartes.

Conclusiones

En las siguientes páginas, encontraréis un análisis de seis servicios para la publicación e intercambio de imágenes que representan parte de la gran oferta que existe en este campo. Sin embargo, hemos querido dedicar un espacio mayor para nuestras dos protagonistas recomendadas que son sin duda claras destacadas frente a otras propuestas que quedan muy ensombrecidas por la potencia de éstas.

En general, hemos encontrado que cada propuesta tiene sus propias virtudes y mayores o menores defectos, claro está, por lo que también hemos querido añadir un par de soluciones que apuestan por un enfoque algo distinto al que podríamos esperar de este tipo de servicios. Las opciones están ahí y ahora es decisión vuestra seleccionar la que más se adapte a vuestras necesidades. Seguro que encontráis esa propuesta en estas páginas.

La opinión de PC Actual

Comparte tu vida en Internet

Hace tiempo que una gran cantidad de servicios Web 2.0 nos permiten publicar todo tipo de contenidos en Internet, algo que da pie a la creación de comunidades de usuarios con una relación más o menos fuerte. Y los servicios para publicar fotos se encuentran sin duda entre los más participativos y de más éxito, sobre todo por las posibilidades que ofrecen a todo el mundo para compartir fácilmente imágenes que han capturado con amigos y familiares de una forma sencilla y potente. Sin embargo, hay claros destacados en un mercado en el que la oferta es amplia, pero no siempre de calidad.

Picasa y Flickr, por encima del resto

Si algo ha dejado claro la comparativa es que hoy en día resulta muy complicado competir con las prestaciones que ofrecen los servicios más famosos y extendidos en el segmento. Tanto Flickr como Álbumes web de Picasa son dos ofertas sobresalientes, cada una con sus puntos fuertes, pero que dejan a sus competidores muy lejos en el terreno de las prestaciones y la usabilidad.

Flickr es especialmente recomendable para fotógrafos muy metidos en todo tipo de plataformas web. Su filosofía maximiza la idea de compartirlo todo y hacerlo de las más diversas formas, aunque es casi obligatorio pagar la cuota anual de 24,95 dólares para sacarle todo el jugo a sus fantásticas opciones, lo que le deja en un segundo puesto. Su interfaz es conocida y alabada por su claridad y su velocidad y los millones de usuarios que forman su comunidad son una poderosa razón para disfrutar no sólo con conocidos sino con otros aficionados al servicio.

Por su parte, Álbumes web de Picasa es un servicio igualmente recomendable, pero que brilla más en otros apartados. Por ejemplo, es especialmente adecuado para los usuarios más ocasionales o que prefieren disfrutar de compartir fotos en círculos reducidos como familia o amigos, que tendrán acceso a los álbumes de forma muy sencilla.

También es especialmente atractivo el hecho de que en Álbumes web de Picasa disfrutaremos de todas sus opciones desde el primer momento sin pagar un duro, y, solo si necesitamos más capacidad de almacenamiento (1 Gbyte no está mal para empezar), habría que evaluar la apuesta de Flickr. Por todo ello y especialmente por la relación calidad/precio, se erige como el ganador de esta comparativa.

Pocas menciones destacables

El grado de superioridad que los anteriores mantienen sobre todos sus competidores es tal que deja al resto muy lejos de las posibilidades que se logran con estos dos servicios. Especialmente decepcionante ha sido la experiencia de usuario con Windows Live Photos, un servicio con el que Microsoft parece confirmar que la web, en la mayoría de los casos, no es lo suyo.

El servicio es limitado en casi todo y sus prestaciones solo son aptas para los usuarios menos exigentes y que quieren beneficiarse de tener ya un usuario creado en la comunidad Live.com para otros servicios. Snapfish tampoco nos ha gustado, aunque hay que señalar que sus opciones de impresión pueden ser útiles a algunos usuarios.

Por su parte, Zooomr acierta en su ambición a la hora de querer ser una herramienta tan social como Flickr, pero no en su ejecución, con un diseño y una velocidad del servicio realmente pobres. El único que está algo más a la altura es Troovi, una sorprendente y original propuesta que no compite directamente con nuestros dos destacados, pero que resuelve a la perfección la función que pretende acometer.

Lo mejor: Sencillo y adictivo
Las opciones de todos los servicios ponen de manifiesto que hoy en día compartir fotos en Internet es una tarea muy sencilla y que casi se puede convertir en adictiva: las opciones sociales para formar parte de una comunidad de usuarios así lo confirman.

Lo peor: Limitaciones
Salvo por Álbumes web de Picasa y Flickr nos hemos encontrado con que las prestaciones de estos servicios eran muy limitadas o sugerían cuotas de suscripción que no compensan en comparación con los dos servicios recomendados. Será difícil que aparezcan competidores reales para los dos protagonistas actuales y, de aparecer, tendrá que añadir algún componente realmente innovador para hacer frente a esas dos grandes alternativas.

Loading...
'); doc.close(); });