Servidor NAS Iomega StorCenter ix2: compacto, fiable y fácil de usar

Tras ser líder en almacenamiento extraíble, Iomega ha dado otro paso con productos en red para entornos profesionales y personales. A medio camino entre ambos mundos se encuentra este nuevo StorCenter ix2-200 de 2 Tby­tes de capacidad, evolución del anterior ix2. De él, se diferencia en su carcasa externa, más puertos USB y un software mejorado

Enrique Sánchez rojo

3 agosto 2010

Externamente ahora la carcasa es de aluminio (ayuda a la refrigeración), mientras que el frontal parece más moderno y permite una mejor refrigeración. Además, incluye un puerto USB para discos y memorias Flash que podemos compartir o, pulsando un botón, hacer backup desatendido de su contenido.

En la parte trasera encontramos dos USB adicionales, la conexión Gigabit Ethernet y dos bahías de disco. Con solo retirar cuatro tornillos de la parte inferior, el usuario puede extraer y sustituir los discos. En el caso de la unidad probada, aquí encontrábamos dos unidades Seagate Barracuda LT de 1 Gbyte, cada una configurada en RAID 1 (espejo).

4368070726_36dcd18e46

En lo básico, imbatible

En el apartado software, Iomega incluye el conocido Retrospect HD Express para realizar backups automáticos de los equipos, así como un práctica utilidad de configuración para poner en marcha el NAS con las mínimas dificultades. Solo necesitaremos tener DHCP en el router para que el StorCenter obtenga una IP automáticamente. Toda la configuración se realiza vía web, con un entorno idéntico a otros StorCenter, incluidos los corporativos, con las ventajas e inconvenientes que ello supone. Lo bueno es que ofrece compatibilidad con Active Directory de Microsoft, gestión de cuotas y seguridad de usuarios, soporte para UPS e iSCSI o las notificaciones vía correo electrónico. Es decir, típicas necesidades clásicas en un NAS tipo SoHo que se precie.

4368069244_4f22867991

Lo malo lo tenemos en las funciones «extras»: aspectos como la descarga de torrents, el soporte de cámaras IP o el sistema de acceso remoto, que quedan bien en las especificaciones, pero resultan poco prácticos o muy limitados. El caso del acceso remoto es claro: funciona creando una cuenta en TZO DNS (www.tzo.com) con la que tener un subdominio apuntando a nuestra IP dinámica. Es gratis 12 meses y después cuesta 22,95 $/año. A cambio, y previa redirección de puertos del router, podemos acceder a la interfaz web del NAS para ver la configuración y subir/bajar archivos desde un navegador. Pero ojo, porque es lo mismo que podemos hacer totalmente gratis con servicios como DynDNS (www.dyndns.org) con cualquier NAS que permita gestionar sus archivos vía web (la mayoría).

Al final, y según nuestras pruebas, este StorCenter ix2-200 es ideal para pequeñas empresas, despachos o usuarios residenciales que busquen un NAS de calidad, fácil de manejar y en el que asegurar/compartir sus datos. Para algo más avanzado, mejor buscar otros modelos.