Servidor virtual nComputing L230

Hay que reconocer que el concepto y principios de este producto nComputing nos ha dejado gratamente sorprendidos por su sencillez y posibilidades

David Onieva

1 diciembre 2010

La idea es de una sencillez aplastante: aprovechar la capacidad de proceso de los modernos PCs y servidores para crear sobre una misma máquina diferentes sesiones virtuales que utilicen los usuarios desde sus puestos de trabajo. Con ello en mente, todo empieza con el dispositivo cliente, un pequeña caja a la que conectamos teclado, ratón, pantalla VGA, red Ethernet y alimentación. Es tan pequeña que incluso podemos instalarla en la parte trasera de cualquier pantalla TFT gracias al adaptador incluido. Una vez que la encendamos, tan solo se nos mostrará una pantalla donde podremos seleccionar un servidor virtual al que deseamos conectarnos para comenzar a trabajar.

Este servidor puede ser cualquier PC de sobremesa o servidor con Windows 2000/XP/Vista/7/2003 Server/2008 Server o Linux con el software vSpace instalado. En el paquete que analizamos solo se incluía la versión vSpace compatible con 2000/XP/2003 Server, aunque desde el área de soporte de www.ncomputing.com podemos hacernos con la última versión compatible con los últimos Windows. vSpace, escritorios virtuales Una vez instalado vSpace, no tenemos más que crear, en la máquina que actuará como servidor de sesiones virtuales, tantos usuarios como vayamos a necesitar.

Además, contaremos con una consola de administración desde la que gestionar todos los nComputing conectados a nuestra red: desde actualizaciones de firmware, hasta la asignación de una contraseña a la BIOS del cliente o el bloqueo del puerto USB. En el equipo cliente, aparece el nuevo servidor en el listado de los disponibles. Al iniciar sesión, se nos pedirá usuario y contraseña y, acto seguido, tendremos en pantalla una sesión virtual con todas las aplicaciones y prestaciones del equipo que actúa como servidor. Según la compañía, se pueden crear hasta 30 sesiones virtuales por servidor y, sin llegar a esos extremos, lo cierto es que el sistema funciona realmente bien. En nuestras pruebas pudimos comprobar cómo incluso equipos de mediana potencia eran capaces de ejecutar varias sesiones virtuales simultáneamente manteniendo un aceptable nivel de velocidad de ejecución.

Además este modelo L230 incluye un puerto USB que nos permite conectar unidades de almacenamiento externo, así como conexiones de entrada y salida de audio. En la práctica, este nComputing L230 nos permite tener múltiples puestos de trabajo a un precio mínimo, centralizando en un mismo servidor físico todas las sesiones de los usuarios. De esta forma, se pueden reducir el nº de licencias software necesarias para funcionar, simplificar las copias de seguridad y el cumplimiento de las políticas de seguridad, y mejorar la fiabilidad de todo el entorno.

Temas Relacionados
Loading...