Shigeru Miyamoto logra el Premio Príncipe de Asturias

Considerado el padre del videojuego moderno, creador de Mario Bros, Zelda o Donkey Kong y cara visible de Nintendo, Miyamoto ha obtenido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades

Shigeru Miyamoto

23 mayo 2012

Considerado el padre del videojuego moderno, creador de Mario Bros, Zelda o Donkey Kong y cara visible de Nintendo, Miyamoto ha obtenido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

El diseñador y productor de videojuegos más influyente de la historia se ha impuesto a la agencia fotográfica Magnum y al filósofo francés Edgar Morin. Según el jurado, su elección se debe a ser «el principal artífice de la revolución del videojuego didáctico, formativo y constructivo».

Nacido en Kyoto (Japón) en 1952, Shigeru Miyamoto ha revolucionado en ocasiones sucesivas el mundo de los videojuegos al traspasar una y otra vez los límites técnicos y creativos vigentes hasta el momento. Escogido como uno de los personajes más influyentes del mundo por la revista Time y distinguido con la Legión de Honor francesa o el BAFTA de la Academia Británica, su carrera se ha caracterizado también por excluir de sus creaciones el recurso a la violencia y ha conseguido que las mujeres y personas de mayor edad se incorporen al mundo del ocio interactivo.

Entre sus logros más recordados figura la creación de un hombre bajito y bigotudo que trataba de salvar a una chica de las garras de Donkey Kong. Naturalmente, hablamos de Mario, un personaje que rompió moldes y obtuvo un éxito sin igual, llegando a ser la franquicia más exitosa de la historia con más de 450 millones de videojuegos vendidos.

En un comunicado, Miyamoto afirma sentirse «muy honrado por el galardón. La labor de crear videojuegos es en gran medida un trabajo en equipo. Como consecuencia, me gustaría recibir este premio en representación de mis amigos y compañeros, con los que he creado videojuegos a lo largo de mi carrera».

«En el futuro, continuaré esforzándome para que los videojuegos sean capaces de ofrecer de manera continuada diversión y alegría a personas de todas las generaciones y en todo el mundo», concluye el nuevo Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Temas Relacionados
Loading...