¿Qué significa el nacimiento de los dominios «a medida»?

En poco tiempo podrían empezar a existir direcciones de Internet tales como www.noticias.pcactual o missobriniñas.familiareno09. Nos ocupamos de estos “dominios a medias” en el artículo que te ofrecemos a continuación.

¿Qué significa el nacimiento de los dominios «a medida»?

11 febrero 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

25 años después de su introducción, el sistema de nombres de dominio acomete la mayor reforma de su historia. Hace unos meses que los expertos de ICANN, la organización internacional que regula el mercado de dominios, empezaron a debatir una iniciativa para la creación de dominios propios.

Es decir, la extensión del dominio podrá llevar un nombre cualquiera y podrán crearse «a medida», huyendo de los .com o de los .es. En poco tiempo podrían empezar a verse direcciones de Internet como veranearen.laplaya o informacion.miempresa.

No obstante, eso no quiere decir que cualquiera pueda tener su propia extensión de Internet, ya que ICANN ha fijado unas directrices en las que prima el sentido común.

El primer baremo es meramente económico. Para proponer una nueva extensión, se necesitará una inversión inicial de 185.000 dólares (150.000 euros, aproximadamente), por lo que todo parece indicar que la gestión técnica y administrativa de un dominio estará sólo al alcance de las instituciones y las empresas.

Además, las autoridades públicas tendrán prioridad e, incluso, derecho de veto sobre las propuestas que afecten a nombres geográficos, como las ciudades o las provincias. Incluso en los casos en los que las denominaciones comerciales y los criterios geográficos coincidan, ICANN ha definido que el interés público resulta determinante para la asignación de los dominios.

Por ejemplo, .santander no podrá ser gestionado por ninguna entidad financiera, salvo que se comprometa a utilizarlo sólo como marca, sin asociarlo a la ciudad del mismo nombre.

Respecto a aspectos técnicos, un algoritmo medirá la tasa de similitud visual entre distintas extensiones, tanto entre las nuevas solicitudes como entre éstas y las ya existentes. De este modo, se evita la confusión entre los internautas.

Los nuevos dominios «a medida» podrán tener una longitud de hasta 63 caracteres y no tienen barreras idiomáticas, ya que podrán incorporar letras y símbolos propios de cualquier lengua, como las eñes o los acentos.

Ya han surgido numerosas iniciativas en todo el mundo para obtener su propio dominio. En España, el .gal para la lengua gallega o el .bcn para la ciudad de Barcelona, pero también hay iniciativas internacionales entre ciudades como Berlín, Londres, París o Nueva York y comunidades más amplias, como el .arab y el .africa.

Por Laura Fernández, responsable de Comunicación de Piensa Solutions