¿Significa WiMAX el final de la tecnología WiFi?

Cada vez más las redes inalámbricas permiten ofrecer servicios similares a los proporcionados a través de las redes fijas de comunicación. Sin embargo, la llegada de una tecnología más potente no implica el fin de la anterior

¿Significa WiMAX el final de la tecnología WiFi?

5 octubre 2008

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

El avance del Web 2.0 y la creciente demanda de movilidad por parte de los usuarios están catalizando la necesidad de disponer de banda ancha de manera ubicua y con todos los servicios posibles. WiFi y WiMAX son tecnologías inalámbricas de banda ancha complementarias.

Cabe resaltar que el acceso inalámbrico a las comunicaciones por parte de los usuarios se lleva a cabo, en general, a través de la tecnología WiFi, ya que los dispositivos de acceso –PC, PDA, lectores RFID, Tablet PC... – incorporan chips que integran dicha tecnología. WiMAX, por su parte, es exclusivamente una tecnología de transporte en el troncal.

Por lo tanto, cuando hablamos de redes de acceso, necesariamente hablamos de WiFi, ya que de otra manera los usuarios no podrían conectarse. WiMAX se comporta como una solución complementaria para la red troncal (tal y como lo sería cualquier otra tecnología de backhaul) y está especialmente diseñada para lugares de difícil acceso.

WiFi sigue por tanto siendo esencial en el punto de acceso final del usuario y en la distribución (o mallado), ya que soporta muchos servicios necesarios que no son soportados en WiMAX: servicios como RFID, voz, vídeo, seguridad física, ubicación y aplicaciones web de comunidades sociales, son hoy en día fundamentales en este tipo de despliegues y la tecnología WiFi permite su implementación con facilidad.

Las operadoras pueden extender sus actividades con una alta reducción de costes utilizando WiMAX para el acceso a poblaciones remotas, mientras que las Administraciones Públicas pueden ofrecer inclusión digital a sus ciudadanos y muchos otros servicios gracias a redes malladas WiFi.

Municipios como Rivas-Vaciamadrid en Madrid o Avilés en Asturias han desplegado ya redes inalámbricas WiFi ofreciendo acceso a Internet a los ciudadanos, servicios turísticos y servicios para mejorar la eficiencia de las fuerzas de seguridad.

En el futuro estos municipios tienen previsto implementar sobre la red WiFi servicios para la gestión del tráfico, iniciativas para el desarrollo económico local, servicios para prevenir la violencia y servicios para mejorar la calidad de vida mediante el control medioambiental.

Gracias a la gran versatilidad de la tecnología WiFi ésta se ha convertido en la palabra mágica para ofrecer una gran variedad de ventajas a los ciudadanos, más allá del simple acceso a Internet.

Pilar Santamaría, directora de Desarrollo de Negocio para Movilidad Cisco España