SIMO tira la toalla

Debido principalmente al goteo de grandes empresas que confirmaban su no asistencia a la feria referencial de la informática en España, los organizadores de la misma han tomado la decisión de desconvocarla sine die

SIMO tira la toalla

14 octubre 2008

La gota que colmó el vaso ha sido Telefónica (a la que siguió en la misma mañana Vodafone), cuando ya previamente ni France Telecom, ni Microsoft, ni Lenovo, ni Toshiba, ni Fujitsu Siemens Computers, ni Apple, ni Panda, ni Conceptronic y así hasta la extenuación pensaban acudir con stand propio. Por ejemplo, habíamos pasado de 50.000 m2 el año pasado a 13.000 contratados hasta la fecha, y de 750 empresas expositoras a 260 confirmadas…

En un lacónico comunicado en su web, Ifema señalaba que “la feria no se celebrará hasta que no se configure el marco comercial y promocional adecuado para las empresas participantes, así como con el suficiente atractivo profesional para todos los colectivos interesados en las nuevas tecnologías".

Este iba a ser el XLVIII SIMO, que durante las últimas cuatro décadas había sido un referente al principio sobre el equipamiento de oficina, y más tarde sobre la informática, el ocio digital y las nuevas tecnologías. Había empezado su andadura en 1961 como el Salón Informativo del Mueble de Oficina, y se venía celebrabando ininterrumpidamente (con diversas ubicaciones desde el Retiro o el palacio de Congresos de la Castellana hasta el pabellón de Cristal de la Casa de Campo y más tarde el Campo de las Naciones) la primera semana de noviembre, comenzando un martes para profesionales y terminando el fin de semana abierto al público general. A lo último ya era el Salón TIC de la Informática, la Multimedia y las Comunicaciones.

Pero en los últimos años, después de ser capaz de llenar diez pabellones enteros, había cada vez más ausencias de empresas importantes, que encontraban un tanto desorbitado el esfuerzo económico que había que desembolsar. Por lo mismo que les costaba alquiler del espacio, dietas de los directivos desplazados y demás parafernalia y merchandising (que se perdía en un enjambre de público con diferentes objetivos, donde no faltaba quien te desmantelaba el tenderete a poco que te dieras la vuelta), podían destinar dicho presupuesto en realizar un macroevento a sus clientes y socios “patanegras” (incluido el flete de un avión y llevárselos un fin de semana a Marrakech a cuerpo de sultán).

La organización de SIMO, al frente del cual ha estado en la última década, Santiago Quiroga, (quien por cierto jamás ha dado datos desglosados de los resultados económicos de la feria) trabaja no obstante junto a la consultora Gardner en un proyecto "totalmente renovado" para 2009 sobre el que se darán detalles en próximas fechas. "El objetivo es revitalizar esta gran plataforma a través de una propuesta absolutamente innovadora", adelantaba la escueta nota informativa.

Premoniciones

Un día antes de la noticia, en un encuentro con los máximos responsables de Asimelec (la patronal de las empresas de electrónica y comunicaciones) en el Club Financiero Génova, ya se olía el desastre.

PCA: Desde luego, si hay que creérselo y predicar con el ejemplo para sustituir al ladrillo como locomotora de la economía española, no es precisamente acudiendo al SIMO como se está demostrando. La feria más emblemática de informática de este país está en claro retroceso (otros dirían que en caída libre). ¿Son las empresas las que están en crisis, o es el SIMO?

Martín Pérez, presidente: Precisamente, venimos de la feria TaiTronics de Taiwán y allí había más empresas que nunca. Y Matelec tampoco pierde expositores, al contrario, sube un poco (y eso que también la organiza Ifema)… Pero quizás el modelo ferial tal y como se plantea actualmente en España no sea el más adecuado. Puede también que en el caso del SIMO haya un cierto castigo a determinados organizadores (nosotros también estamos en el comité) y haya resultado cuestionada por parte de ciertos sectores, por su orientación más a lo comercial y menos a lo profesional.

El SIMO es un referente en el sector y sería un mal antecedente a lamentar que fuera hacia atrás. Es verdad que el modelo ferial es cíclico, recuerdo que hace diez o doce años también se cuestionó su viabilidad y fue cuando Ifema se hizo cargo de su organización. Luego se recuperó y fue la feria de referencia y la segunda en Europa tras el CeBIT. En Alemania, había compañías informáticas que alquilaban el pabellón por años, y hacían hasta obras de ladrillo. Pero los medios feriales evolucionan, y nadie se salva del crack, y si hay crisis lo primero que se recorta son los presupuestos de publicidad, marketing y ferias, aquí y en Hannover.

PCA: Entonces, ¿qué habría que cambiar del modelo actual para hacerlo más atractivo y a prueba de recesiones, o dicho de otra forma, qué esperan sus asociados de la principal feria de informática de España?

José Pérez, director general: Mucho antes de que se hablase de crisis general, ya había algunas grandes compañías que en los años anteriores habían dejado de acudir al SIMO y no pasaba nada. Evidentemente, en el contexto actual, lo primero que se quitan las empresas son los gastos de publicidad y marketing, y eso el SIMO lo va a sufrir y mucho.

Así que en este proceso de debilitamiento, lo ideal sería hacer una revisión y ver en qué nos hemos podido equivocar. Pienso que en general es bueno que haya un escaparate como el SIMO y perderlo sería una pena. A lo mejor habría que sectorizarla más y hacer una clara división entre empresa y consumo, es una cosa a analizar y debatir. Cuando yo llegué a este sector de las TIC en los años 90, había 810 ISP, la mayoría dedicadas al usuario final, y eso que los módems iban a 54 Kbps cuando ahora estamos hablando de 20 megas y televisión a la carta. No era normal, cuando en un país como EEUU había solo unas quince y ya lo empezaban a pasar mal con el estallido de la burbuja de Internet. Las TIC son un sector en continua reconversión y adaptándose al medio de manera muy acelerada. Es difícil poder organizar una feria que contente a todos a la vez.