Smartphones con memorias de 1 TB: no solo posible, sino que es factible

31 julio 2014

Los smartphones básicos hoy en día cuentan con memorias de 8 GB. Si hablamos de un smartphone de gama media-alta, lo más normal es que lleguen a los 16 GB. Si compramos la versión con mayor memoria podemos conseguir un teléfono inteligente con memoria de 64 GB. Sin embargo, lo cierto es que esa es la máxima capacidad de memoria a la que hoy se aspira al comprar un smartphone. No obstante, en un futuro próximo eso podría cambiar, pudiendo llegar con facilidad a 1 TB.

1 TB, que se dice pronto, pero que son en realidad 1.024 GB, una cantidad realmente grande en lo que se refiere al almacenamiento en un smartphone. Sin embargo, no parece demasiado para unos científicos de la Universidad de Rice, quienes han descubierto un nuevo sistema para fabricar unidades de memoria que pueden funcionar perfectamente en temperatura ambiente, y que además se pueden fabricar con equipo convencional.

Estas nuevas memorias son las memorias RAM Resistivas. Se trata de unidades de memoria no volátiles. Una memoria volátil es aquella cuyo contenido es borrado cuando deja de contar con alimentación eléctrica. Una memoria no volátil es la que almacena la información incluso aunque deje de contar con alimentación eléctrica. Las memorias RAM son memorias volátiles, pero se utilizan porque son memorias de una mayor velocidad que las memorias no volátiles, como los discos duros, o las memorias SSD. Sin embargo, las nuevas memorias RAM Resistivas son memorias no volátiles que, aun así, conservan semejanzas con las memorias RAM, al contar con una velocidad de escritura mucho mayor que la de una memoria no volátil convencional, siendo capaz de escribir hasta 20 veces más rápido que una memoria SSD.

No obstante, con todas esas ventajas, hay que decir que lo más importante es que ya se ha descubierto cómo se pueden fabricar fácilmente, o al menos, de una manera relativamente factible. Y es que, se utilizaría óxido de silicio poroso para fabricar estas nuevas unidades de memoria, utilizando metales como el oro, o el platino para rellenar los poros. Las ventajas son múltiples. Por un lado, se trabaja con silicio, por lo que los fabricantes estarán muy familiarizados con la fabricación con este material. Por otro lado, al tratarse de una unidad de memoria no volátil, el consumo energético es menor, al no necesitar alimentación eléctrica para almacenar los datos. Además, al poder almacenar información en tres dimensiones, es posible llegar a una capacidad de 1 TB en un chip. De esta manera, el futuro de los smartphones y los tablets en unos años podría ser muy diferente del que es actualmente, con smartphones y tablets con memorias de 1 TB. Obviamente, lo mismo ocurriría con los portátiles, o incluso las memorias USB.

Temas Relacionados