Mac OS X Snow Leopard, aún mejor

Esta nueva versión 10.6 de Mac OS X, comercialmente conocida como Snow Leopard, de la que nos ocupamos en el siguiente artículo, nos sorprende gratamente debido a las grandes mejoras que se han llevado a cabo a nivel interno.

Enrique Sánchez rojo

Mac OS X Snow Leopard, aún mejor

28 enero 2011

A primeros de septiembre llegó al mercado la versión 10.6 de Mac OS X, comercialmente conocida como Snow Leopard. Aunque externamente puede parecer un pequeño lavado de cara para Leopard, internamente sorprende al estar cargada de novedades muy interesantes.

Dos años después de la llegada al mercado de Mac OS X Leopard, Apple ha aprovechado la vuelta del verano para deleitarnos con su nuevo Snow Leopard. Para muchos no era más que una simple actualización que mejoraba algunos aspectos de la interfaz o de las ciertas aplicaciones del sistema; sin embargo, el nuevo sistema operativo va más allá, aplicando muchas de las grandes novedades por dentro. Algo que se agradece, sobre todo si tenemos en cuenta que el precio de la actualización es de solo 29€.

El nuevo Mac OS X 10.6 ha sido reprogramado a nivel interno en código de 64 bits, kernel, drivers, Finder y utilidades del sistema incluidas. Esto supone que exprime al máximo las posibilidades de la arquitectura 64 bits de los actuales procesadores de Intel que montan los Mac, ganando en velocidad y estabilidad. Incluso ofrece soporte para OpenCL, un estándar que permite aprovechar la capacidad de proceso de la GPU para tareas de cálculo del propio equipo. Además, es el primer Mac OS X que deja de ser compatible con los Mac basados en Power PC. Esto permite que, entre otras cosas, ocupe 7 Gbytes menos que la versión anterior, pues puede prescindir de código y librerías que eran precisos para mantener la compatibilidad.

Primeras impresiones

Metidos en faena, lo primero que pudimos comprobar es que nuestro disco de Snow Leopard servía tanto para la actualización de un sistema Leopard como para la instalación de cero en nuestro Mac, y ello sin necesidad de validación previa alguna. Es un detalle importante, pues se había especulado con que solo permitiría actualizar el sistema o que exigiría una validación previa.

Reloj en mano, comprobamos que la actualización completa de nuestro Leopard en un iMac a 2,4 GHz tardó unos 50 minutos en completarse hasta la pantalla de bienvenida del nuevo sistema. A partir de este momento, de inmediato, comenzamos a notar que la navegación por el Finder es más fluida que antes, y la carga de aplicaciones parece ir más ligera. Nada milagroso, pero si llamativo si tenemos en cuenta que todo sigue tal y como estaba antes de la actualización. Basta comentar que las primeras pruebas exhaustivas realizadas por medios especializados arrojaban cifras de entre un 15 y un 50% más rápidas que la versión anterior.

Lo primero que comprobamos es que el Dock ha recibido algunas pequeñas mejoras, insignificantes, pero prácticas. Así, han cambiado las pilas de documentos y los menús contextuales de cada uno de los iconos del Dock ahora son negros traslucidos, dando un aspecto más moderno y visualizándose mejor. También sorprende cómo podemos invocar a Exposé con sólo mantener pulsado el icono de una misma aplicación con múltiples ventanas abiertas. Así, si por ejemplo tenemos abiertas cuatro o cinco ventanas de Safari, basta mantener pulsado dicho icono sobre el Dock, para que se nos muestre un mosaico de las mismas y podamos pinchar en la que nos interese tener en pantalla.

El Finder, gran beneficiado

El gestor de archivos de Mac OS X, el Finder, ha sido uno de los que más mejoras ha recibido. Ahora está íntegramente programado en 64 bits, lo que lo hace más estable y ligero, logrando mostrar las vistas en miniatura de los documentos hasta un 80% más rápido. Además, ofrece vistas rápidas de PDFs, vídeos, imágenes y otros documentos del sistema de manera directa. Es decir, basta ampliar el tamaño de los iconos (ahora hasta 512 x 512 píxeles), para que podamos ver una previsualización de, por ejemplo, todos los PDFs que tenemos en una carpeta. Además, colocando el puntero sobre dichas previsualizaciones, aparecerán unas flechas que nos permitirán movernos por cada una de las páginas sin ni siquiera abrir el archivo. También tenemos la nueva vista rápida de los archivos, que podemos invocar seleccionando un fichero determinado y pulsando CMD+Y.

Otra curiosa y práctica novedad es la mejora que ha recibido la expulsión de unidades extraíbles. Ahora, no solo se reduce el número de veces que falla la expulsión, sino que cuando algo bloquea dicho proceso, nos aparecerá un mensaje indicando qué aplicación está utilizando el medio extraíble para que, una vez cerrada, podamos extraerlo sin miedo.

Por último, se ha resuelto algo que había sido largamente criticado en anteriores versiones: al fin podemos predeterminar que las búsquedas que hagamos desde el recuadro Spotlight de la zona superior derecha de cada ventana sean, por defecto, dentro esa misma ventana y no en todo nuestro Mac.

QuickTime y Vista previa

El antiguo QuickTime Player, que básicamente nos permitía reproducir ciertos tipos de vídeos y poco más, ha pasado a la historia. El nuevo incluye tres grandes novedades: permite cortar directamente vídeos sin necesidad de utilizar programas de edición, grabarnos en audio y/o vídeo a través del micro y la webcam del iMac (por ejemplo, para nuestro videoblog) y, lo mejor, grabar en vídeo todos nuestros movimientos por pantalla. Algo que será de tremenda utilidad en muchas situaciones y que, aunque ya era posible, ahora está al alcance de cualquier usuario sin conocimiento alguno de temas de vídeo.

Otra aplicación que también ha recibido grandes mejoras es la de Vista previa. Este visor de nativo de imágenes y PDFs mejora sus prestaciones fundamentalmente en lo que atañe a los PDFs. Así, por ejemplo, ahora incluye un sofisticado algoritmo que identifica el número y tipo de columnas de texto de un documento, para así permitirnos hacer selecciones y copiar/pegar de manera eficaz. Asimismo, Vista previa también añade la posibilidad de importar documentos directamente desde un escáner conectado al Mac o con un nuevo algoritmo que maneja mejor el escalado y ampliación de imágenes.

Safari y otras novedades

Aunque en realidad no es una novedad en sí misma, Snow Leopard ahora integra la nueva versión 4.0.3 del navegador web Safari. Es un navegador que ya podíamos disfrutar desde hace unas semanas sobre Leopard con una simple actualización. No obstante, observamos pequeños detalles en la nueva revisión, como la posibilidad de gestionar mejor los Top Sites que se muestran nada más abrir una nueva ventana o la posibilidad de elegir entre diferentes tamaños de miniatura para dichas webs.

Por su parte, vale la pena comentar otras pequeñas novedades. Empezamos por iChat, el popular sistema de mensajería instantánea de Apple, que ahora incluye mejoras, como la reducción a un tercio del ancho de banda necesario para emitir una videoconferencia a 640 x 480 píxeles.

Otra pequeña curiosidad es la integración de soporte para la sustitución de texto en aplicaciones como Mail, Safari, iChat o TextEdit. De esta forma, podemos crear abreviaturas personalizadas rápidas para frases de uso común que aparecerán a medida que escribimos. Así, por ejemplo, podemos sustituir «esto es confidencial» por «eec», de manera que al escribir dichas letras aparezca la frase completa. Por último, también son llamativas las nuevas funciones de accesibilidad para personas con problema de visión, la nueva capacidad para actualizar automáticamente los controladores de las impresoras o para, en base a la localización geográfica que toma a partir de puntos de acceso conocidos (un hotel o aeropuerto), ajustar automáticamente la zona horaria en la que nos encontramos.

Un guiño al profesional: soporte para Exchange

La ausencia de un buen soporte de los servidores de mensajería corporativos MS Exchange ha sido tradicionalmente un gran freno para la adopción de Mac en muchas compañías. Existía la posibilidad de utilizar Entourage de Office para Mac, pero el soporte no era todo lo bueno que cabría esperar, y las posibilidades escasas. Por ello, sorprende que ahora tanto el cliente de correo Mail, como el Calendario y la Agenda que incorpora Snow Leopard ofrezcan un soporte completo para servidores MS Exchange 2007. De esta forma, ya es posible manejar el correo corporativo desde el eficaz Mail, consultar los calendarios compartidos desde Calendar o manejar el directorio de personas que trabajan en la empresa desde la Agenda.

Evidentemente, no vamos a encontrar el nivel de integración que ofrece MS Outlook sobre Windows, pero lo cierto es que las pocas pruebas que hemos realizado nos hacen ser bastante optimistas, pues incluso es posible crear y aceptar/rechazar invitaciones a eventos convocados desde el calendario de Exchange, algo impensable hace poco tiempo.

Temas Relacionados
Loading...