Software en la informática móvil

Hemos visto qué es mobile computing, pero toda tecnología, si no se refleja en utilidades concretas, no tiene ningún sentido. En este caso, los usos son múltiples y dependen del tipo de programas y accesorios que tengamos instalados

Software en la informática móvil

17 octubre 2007

Los dispositivos electrónicos como los PDA, los smartphones o los ordenadores portátiles demuestran su verdadera utilidad en aplicaciones concretas. Evidentemente, sus características hacen que estas herramientas cobren una dimensión distinta que la que tienen los equipos de sobremesa y otros productos no tan móviles. Lo habitual es que, para aprovechar estas aplicaciones, tengamos que instalar el software correspondiente y los dispositivos necesarios para que la aplicación funcione. Vamos a repasar las principales utilidades del mobile computing y sus características.
Agenda y sincronización
Entre los antepasados directos del mobile computing se encuentran las agendas electrónicas, dispositivos que permitían almacenar datos sobre contactos y un calendario con citas y eventos, además de albergar funciones como la calculadora o el traductor. Estas aplicaciones han sido heredadas sobre todo por parte de los sucesores de estos dispositivos: PDA y smartphones. Dentro de los programas básicos que ofrecen estas soluciones, encontramos este tipo de utilidades que se integran con otras funciones, como el correo electrónico, caso de tener conexión, y las llamadas de voz y mensajes cortos en el caso de disponer de acceso a la red telefónica móvil. El uso de estos programas suele ser muy intuitivo y, en ocasiones, ofrecen opciones como la posibilidad de asociar una fotografía al contacto de una agenda, que puede ser tomada por la cámara del propio dispositivo, o la de utilizar las direcciones de la misma con un sistema GPS para que nos indique el camino con sólo activar la opción correspondiente. En estos casos, la interacción entre varias aplicaciones aumenta la utilidad.
Una de las funciones más importantes de este tipo de software es la sincronización con los programas análogos que tengamos instalados en nuestro ordenador de sobremesa u otro dispositivo. De esta forma, cuando modifiquemos cualquier cosa en la agenda de contactos o citas en cualquiera de ellos, al sincronizar las agendas, los cambios quedarán reflejados en ambas. Normalmente, es el propio sistema operativo dentro de las utilidades básicas el que proporciona la herramienta de sincronización. En el caso de los portátiles y ultraportátiles, las agendas y clientes de correo son los mismos que tenemos instalados en el PC en casa o en la oficina, por lo que la sincronización es aún más sencilla. Para que la tarea de actualizar las agendas sea más sencilla y cómoda, la conexión inalámbrica por Bluetooth o por WiFi, en caso de que los ordenadores estén dentro de la misma red local, resulta muy útil.
E-mail y navegación web
Después de las agendas, la aplicación quizás más utilizada dentro de los dispositivos de mobile computing es la consulta del correo electrónico. En este caso, también el propio sistema suele tener preinstalado un programa que permita la descarga de correo. En ocasiones, es posible que las funciones que nos ofrezca este software no sean lo suficientemente potentes y optemos por descargar o adquirir un cliente de correo con más opciones, como herramientas antispam, mejores filtros y utilidades para hacer grupos... En cualquier caso, a la hora de consultar el correo en nuestro dispositivo, hay que tener muy en cuenta sus posibilidades. Debemos evitar, por ejemplo, descargar mensajes con archivos adjuntos de gran tamaño, sobre todo si lo que utilizamos es un PDA o smartphone. Por un lado, estaremos consumiendo ancho de banda y, por el otro, ocuparemos espacio en el dispositivo de almacenamiento que, si no disponemos de un disco duro como el de un portátil, resulta muy valioso. Para ello, algunos clientes de correo permiten directamente discriminar mensajes que lleven asociados adjuntos a partir de cierto tamaño.
En el caso de portátiles y ultraportátiles, las precauciones sólo se deben tomar si la conexión a Internet no tiene buenas prestaciones. Otro uso que está cobrando un auge cada vez mayor, incluso en los dispositivos más pequeños, es el de la navegación web. En el caso de determinados dispositivos, el navegador tiene que tener en cuenta el tamaño de la pantalla para presentar la información correctamente.
Para teléfonos móviles y PDA, existen páginas web diseñadas especialmente para que no tengan problemas para ser visualizadas en pantallas más reducidas. Éstas suelen acogerse al estándar WAP para que dichos dispositivos puedan visualizar la página correctamente. A pesar de todo, algunos navegadores son capaces de presentar la información más importante, agrupando los enlaces y utilizando otros recursos. Es el caso del Opera Mini, un navegador gratuito disponible para todo tipo de sistemas operativos, incluidos los de los principales smartphones, que realiza conversiones sobre la marcha de la información que contiene la página web para que se visualice correctamente sin necesidad de que esté diseñada especialmente para la pantalla de estos dispositivos. En el caso de los portátiles, también tenemos a disposición Opera, pero la limitación de tamaño de pantalla desaparece.
Otras aplicaciones por Internet
Otra herramienta interesante para los dispositivos móviles más pequeños es la descarga de noticias a través del sistema RSS, que es un sencillo formato de datos destinado a enviar resúmenes de contenidos, que podremos ampliar si queremos. Si nuestro lector de RSS lo permite, será posible programar la descarga gratuita de los contenidos que más nos interesen para leerlos posteriormente. Los navegadores más populares disponen de lector RSS, pero, en el caso de los dispositivos de informática móvil más pequeños, resulta más práctico instalar una herramienta específica que ocupe poco espacio y que ofrezca más posibilidades. Según el sistema del que dispongamos, instalaremos AvantGo, quizás el más popular, o el News Copier.
Otra herramienta popular es la mensajería instantánea. En realidad, en un equipo conectado no deja de ser una forma más de ponernos en contacto con otros usuarios. La ventaja es que podemos utilizar la lista de contactos del sistema de mensajería que usamos en nuestro ordenador de sobremesa. De esta manera, estaremos siempre disponibles para enviar y recibir mensajes de nuestros contactos a pesar de no estar en nuestra casa o la oficina. Las características de los sistemas de mensajería instantánea les convierten en un buen complemento para la comunicación, pero sobre todo aportan un factor lúdico muy importante.
Telefonía IP
Una aplicación muy interesante que está convirtiéndose en popular es la de la telefonía IP, que junto a las características intrínsecas del mobile computing la convierten en una posibilidad llena de ventajas. Ésta aprovecha Internet para establecer llamadas sin que tenga que mediar una operadora de comunicaciones. Si llamamos a otra persona que utilice el mismo sistema de telefonía IP, lo único que tenemos que pagar es el precio de la conexión a la Red.
Si, por el contrario, queremos ponernos en contacto con un usuario a través de su teléfono fijo o móvil, tendremos que abonar una tarifa, que, sin embargo, suele ser bastante más baja que la de una operadora tradicional. De esta forma, si nuestro dispositivo Windows Mobile está conectado a Internet (idealmente mediante una conexión gratuita, por ejemplo WiFi abierto), podemos llamar gratis utilizando nuestro equipo móvil con las ventajas económicas que hemos apuntado. Nuestro PDA, portátil o smarthpone será entonces capaz de realizar llamadas siempre que tengamos conexión a Internet. El sistema más extendido en la totalidad de las plataformas mobile computing para realizar llamadas IP es, sin duda, Skype, que encontraremos en forma de programa para los principales sistemas operativos y modelos de dispositivos.
Ofimática
Para convertir nuestro dispositivo portátil en una verdadera extensión de la oficina, necesitaremos programas de ofimática que nos permitan visualizar y modificar documentos de texto, hojas de cálculo y presentaciones. En el caso de los portátiles, para la confección de los documentos tendremos la comodidad de disponer de teclado y ratón. En el caso de dispositivos móviles, como PDA o smartphones, la introducción de texto o de cifras y fórmulas en una hoja de cálculo será una labor más compleja, por lo que la utilidad nos servirá más que nada para visualizar documentos y realizar pequeñas modificaciones. Para facilitar la tarea de entrada de datos, existen en el mercado distintos modelos de teclados y ratones inalámbricos que pueden ser de ayuda. Veremos estos accesorios en el apartado correspondiente de esta guía.
En el caso que no necesitemos editar documentos, es posible que sea más eficaz instalar programas visualizadores en vez de las aplicaciones completas, que precisarán de mayor espacio de almacenamiento. En el caso de las presentaciones, la informática móvil es la herramienta esencial, ya que será posible llevar con nosotros el documento y reproducirlo conectándolo a una pantalla o u proyector. En el caso de los smartphones y PDA, incluso hay aplicaciones que permiten controlar a distancia el progreso de las presentaciones mediante conexión inalámbrica Bluetooth.
Otras propuestas
Una de las aplicaciones que se está haciendo más popular dentro de la categoría de PDA y smartphones es, sin duda, la del GPS. Algunos dispositivos incluyen incluso este accesorio de serie para conocer en todo momento dónde estamos y cómo ir a cualquier destino. Si nuestro dispositivo no dispone de GPS, existen múltiples opciones para incorporar esta función conectándolo a las ranuras de expansión o mediante un módulo externo a través de Bluetooth. Una vez tengamos el sistema GPS, habrá que instalar una aplicación de navegación y sus correspondientes mapas para sacarle partido.
Otro uso muy extendido de los dispositivos de informática móvil es el de la reproducción de contenidos multimedia. Incluso los smartphones y teléfonos móviles con menos prestaciones ofrecen la posibilidad de reproducir música e incluso vídeo. Algunas operadoras de telefonía brindan, además, a través de sus conexiones UMTS, la posibilidad de disfrutar de emisiones de televisión o descargar contenido multimedia. Si lo que queremos es reproducir películas que tengamos almacenadas en el PC de sobremesa, siempre tendremos que tener en cuenta las características de la pantalla del dispositivo en el que vamos a reproducir, así como que el aparato sea compatible con el tipo de archivo que vamos a utilizar. En estos casos, una vez más, el espacio de almacenamiento será nuestra principal limitación para tener a mano los contenidos que nos interesan.
No hay que olvidar dentro del apartado de las utilidades los antivirus y antispam. Sea cual sea nuestro dispositivo de informática móvil, éste puede ser vulnerable a la entrada de un programa malicioso que perjudique el funcionamiento, o incluso destruir datos valiosos que tengamos almacenados. Finalmente, también hay que mencionar que las soluciones mobile computing también pueden utilizarse para juegos. En el caso de los portátiles, es posible instalar juegos para ordenador, pero siempre teniendo en cuenta las limitaciones de la tarjeta gráfica, que será menos potente de la que pueda incorporar un PC de sobremesa. Por esta razón, los juegos con una gran carga gráfica en tres dimensiones no suelen funcionar con soltura. En este caso, tendremos la opción de acudir a la Web, ya que existen multitud de juegos en línea que podemos disfrutar sin necesidad de instalarlos en nuestro navegador.
Web 2.0 y almacenamiento remoto
Uno de los inconvenientes de la informática móvil, sobre todo en el caso de los PDA y smartphones, es que el espacio para almacenar programas es limitado. Por un lado, esto es un problema para instalar aplicaciones que requieren cierto espacio y, por el otro, también dificulta que guardemos gran cantidad de datos en nuestro dispositivo. Para hacer frente a estas limitaciones y obtener además otro tipo de ventajas, en Internet están en pleno auge los servicios llamados Web 2.0, que, entre otras cosas, ofrecen la posibilidad de ejecutar aplicaciones de forma remota, esto es, que el programa esté instalado en el servidor y que podamos controlarlo desde nuestro dispositivo a la vez que vemos en pantalla su funcionamiento.
En realidad Web 2.0 es un concepto que abarca una nueva filosofía en lo que se refiere a los servicios a través de la web, una mayor interacción, colaboración e intercambio de información entre usuarios. El principal responsable de que estas aplicaciones alojadas en servidores web funcionen correctamente es, en realidad, la tecnología de desarrollo web AJAX. Para que estas aplicaciones funcionen con la suficiente soltura, necesitaremos una buena conexión a Internet y un navegador que soporte los últimos estándares, como Java, JavaScript, DHTML o Flash. Estas aplicaciones pueden estar alojadas en el servidor de nuestra empresa o en un servidor público. Un ejemplo de aplicaciones web es Google docs (docs.google.com), que ofrece procesador de textos y hoja de cálculo. Para consultar una lista de aplicaciones web, nos podemos dirigir a www.webapplist.com.
Internet también ofrece múltiples posibilidades para almacenar nuestros documentos en un servidor y que no ocupen sitio dentro de nuestro dispositivo. Esto conlleva la ventaja adicional de que, si se estropea el sistema de almacenamiento del mismo, nuestros documentos estarán a salvo, por lo que tampoco es mala idea acudir a estos servicios, aunque nos sobre el espacio. Existen muchos sites especializados, como www.flikr.com, para el almacenamiento de fotos, o el propio Google docs, que permite almacenar documentos de ofimática. Sin embargo, hay servicios en los que podemos almacenar el tipo de ficheros que queramos e, incluso, utilizarlos como si fueran un disco duro instalado en nuestro dispositivo. Algunos de los servicios más populares son www.mediamax.com, con 25 Gigabytes de espacio disponibles, y www.dropboks.com, con 1 Gigabyte. También, en este caso, es conveniente disponer de una buena conexión para que no se eternice el envío de archivos.
Aplicaciones portátiles en USB
Siempre con el objetivo de ahorrar espacio, existe la posibilidad de disponer de programas que se encuentran instalados en una memoria externa, normalmente en una memoria USB. Esto no sólo ahorra espacio de almacenamiento sino que no modifica la configuración de nuestro dispositivo, con lo que todos los cambios se quedarán en la propia memoria. Se denominan aplicaciones portátiles. Otra ventaja es que, teniendo los programas almacenados en memorias USB, es posible utilizarlos en otros ordenadores (cibercafés, otras oficinas...) y ponernos a trabajar en las aplicaciones que conocemos sin necesidad de que estén instaladas. Existe, incluso, la posibilidad de instalar un sistema operativo dentro de la memoria. Para aprender más y descargar aplicaciones portátiles consultar la web www.portableapps.com.
Programas gratis
Para el mundo de la informática móvil existen multitud de posibilidades para conseguir programas gratuitos, algunos de ellos incluso de dominio público. En algunas las páginas web dedicadas a recopilar herramientas sin coste, como Softonic (www.softonic.com), encontraremos apartados dedicados al mobile computing. Es importante comprobar que el programa que vamos a descargar es compatible con nuestro dispositivo para que no tengamos dificultades a la hora de funcionar con él más adelante.