El software libre, a mejor

Aprovechamos estos meses vacacionales para recopilar las contribuciones a PCA de uno de los indiscutibles amos de la blogosfera hispana: con ustedes, la dosis diaria de Javier Candeira, uno de los principales artífices de Barrapunto

 El software libre, a mejor

22 septiembre 2008

LÓGICA DISCRETA (#208, JUN2008)

Stewart Brand gusta de explicar que el mundo siempre ha ido a mejor en el largo plazo, aunque a peor en el corto plazo. Al software libre le pasa lo mismo que al mundo: el futuro es brillante comparado con el presente. ¡Y eso que el presente ya es bueno!

En la edición de 2004 del festival de arte y tecnología Ars Electronica, Stewart Brand presentó su tesis sobre la historia humana, bromeando que en los últimos 10.000 años casi todo había ido a mejor, como la odontología y la televisión, ¡hasta la televisión había mejorado!

Por ejemplo, visto desde 2008, el mundo parece un lugar horrible, lleno de guerras y miseria. Y para muchas personas en muchos lugares, lo es. Sin embargo, esta es la visión a corto plazo. Si comparamos los últimos 50 años (de 1959 a 2008) con los 50 años anteriores (de 1909 a 1958) veremos que, en proporción, las guerras han disminuido y en hay menos hambre y enfermedad. Es cierto que todavía sobra violencia y muerte, pero sobra menos que antes. Esta visión de la historia a largo plazo es tan necesaria como difícil, porque los humanos tenemos un mal sentido intuitivo de la historia. En términos psicológicos, tenemos un sesgo que prima los hechos próximos en el tiempo sobre los más lejanos, igual que los más cercanos en el espacio sobre los más remotos.

Lo mismo sucede en las noticias sobre software libre. Si seguimos el día a día, no hacemos más que ver altibajos. Se aprueba ODF como estándar ISO: ¡bien! Se aprueba OOXML como estándar ISO: ¡mal! Se derrotan los intentos de legalizar las patentes de software: ¡bien! Se siguen concediendo patentes ridículas, tanto en EE UU como en la UE: ¡mal! SCO no logra demostrar ante los tribunales que es dueña de Linux, ni siquiera que es dueña de Unix: ¡bien! El proyecto XO de portátiles baratos para la educación de niños en países en vías de desarrollo decide que no sólo usará software libre, sino que también se distribuirá con Windows: ¡mal! Un tribunal alemán reivindica la GPL: ¡bien!

Esta visión del mundo no sólo es agotadora, sino que tiene el problema de los árboles que no dejan ver el bosque. La verdad es que, visto de un año para otro o, mejor aún, cada dos o tres años, el panorama del software libre no para de mejorar. En 2008 prácticamente todo el hardware funciona a la primera con las distribuciones de escritorio más usadas. Tanto Linux como los *BSD son líderes en aplicaciones como servidores web, en sistemas de computación paralela, en renderizado 3D (Hollywood es uno de los mayores usuarios de sistemas libres), incluso en aplicaciones empotradas. Un usuario sin experiencia puede usar Firefox, Thunderbird, Open Office y tantos otros programas libres para realizar su trabajo, tanto en plataformas libres como en privativas.

Como le gusta decir a Pedro de las Heras, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos y firme defensor del software libre, «ya hemos ganado, lo que pasa es que aún no nos hemos dado cuenta». El problema de los altibajos lo ejemplifican las bancarrotas de los inversores en bolsa. A largo plazo, la bolsa siempre sube. En el corto plazo, uno puede arruinarse. Lo mismo podría pasar con la civilización humana: para que el mundo siga yendo, como dice Stewart Brand, continuamente a mejor es necesario que el mundo siga yendo, o que nosotros sigamos yendo en él. Y lo mismo sucede con el software libre. Para que siga triunfando es necesario que siga vivo. Pero esto también es una buena noticia: no hay que luchar por ganar, basta con sobrevivir, y con seguir trabajando como cada día. Porque el triunfo ya está en manos de la Historia.