Sony prepara el lanzamiento de sus mejores TVs Bravia

La hornada de televisiones que llegará a las tiendas durante el mes de abril ofrecerá una calidad de imagen muy superior tanto en 2D como en 3D, y estará a la última en diseño y conectividad

Sony HX850

26 marzo 2012

Durante el próximo mes de abril llegará a las tiendas la nueva hornada de televisores de alta definición de Sony. No obstante, esta generación de productos no es una simple actualización de la familia lanzada por la compañía japonesa el año pasado, sino un replanteamiento tecnológico muy profundo de toda su gama de televisores con el objetivo de ofrecer a los usuarios la máxima calidad de imagen que la tecnología actual es capaz de alcanzar.

A principios de marzo tuvimos la ocasión de viajar a Tokio para conocer de primera mano qué innovaciones tecnológicas han introducido los ingenieros de Sony en sus nuevos televisores. Y lo cierto es que el salto cualitativo que ha dado esta compañía en la hornada de soluciones que está a punto de llegar al mercado es muy notable.

Las propuestas más ambiciosas son las que pertenecen a la familia Bravia HX850 (estarán disponibles en 40, 46 y 55 pulgadas). Incorporan un panel de última generación capaz de trabajar a 200 Hz de forma nativa y dotado de iluminación LED periférica dinámica (Dynamic Edge LED). El contraste de estos televisores es realmente asombroso gracias a la tecnología Local Dimming, que permite modificar la intensidad de la iluminación de la pantalla por zonas y con una enorme precisión. Esta innovación arroja unos resultados excelentes, precisamente, en los fotogramas más difíciles de restituir, como son aquellos con zonas muy brillantes sobre un fondo oscuro. El control de este esquema de iluminación es muy complejo, por lo que los ingenieros de Sony se han decantado por un control del balance adaptativo que les ha permitido reducir la fuga de luz a nivel de píxel, corregir la pureza del color, mejorar la gama dinámica mediante la compensación de la señal y reducir el desenfoque de movimiento (motion blur), lo que proporciona una sensación de mayor velocidad de respuesta subjetiva.

Sony Bravia HX750

Además, los televisores HX850 incorporan el motor de procesado de vídeo X-Reality PRO, que está conformado por dos chips capaces de incrementar sensiblemente la resolución de los vídeos de baja calidad procedentes de Internet para, así, reproducirlos con mucha más calidad y menos ruido. Estos procesadores también intervienen en la restitución de las imágenes en 3D, de hecho, son capaces de analizar minuciosamente y de forma independiente los objetos situados en primer plano y los más alejados, para, de esta forma, generar una base de datos que aglutina toda la información sobre cada fotograma. Durante nuestras pruebas en los laboratorios de Sony en Tokio pudimos contemplar la espectacular mejora que ofrecen los nuevos televisores al reproducir imágenes en 3D si los comparamos tanto con sus predecesores como con buena parte de la competencia. De hecho, su nivel de detalle es muy superior y, a la par, la ausencia del molesto efecto de diafonía (crosstalk) es prácticamente total.

Los televisores de la familia HX850 también incorporarán las tecnologías Motionflow XR 800, que incrementa la estabilidad de la imagen en las secuencias con objetos que se desplazan a mucha rapidez, y Wi-Fi Direct Mode. Además, lucirán la última iteración del diseño monolítico de Sony, lo que les confiere una estética aún más cuidada y sofisticada que la de sus predecesores.

La familia Bravia HX750 cuenta con algunas de las innovaciones de la HX850, aunque el precio de estos televisores será más comedido. Su tamaño oscilará entre las 32 y las 55 pulgadas, y, al igual que sus hermanos mayores, contarán con paneles nativos de 200 Hz e iluminación Dynamic Edge LED. Además, incorporarán el motor de procesado de las imágenes X-Reality (aunque no la versión PRO de los HX850), Frame Dimming y Motionflow XR 400.

Además de las familias de alta gama HX850 y HX750, Sony comercializará también las series Bravia EX650, EX550 y EX410, conformadas por televisores de menor tamaño e inferiores prestaciones, aunque también dotados de un coste más comedido. Eso sí, todos ellos contarán con paneles LED de última generación y estarán disponibles en tamaños que oscilan entre las 22 y las 46 pulgadas.

Sony Bravia diseño monolítico
Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });