Sony presenta su gama familiar de réflex

El fabricante japonés se lo pone muy fácil a los aficionados que quieran evolucionar desde las manejables CyberShot, o simplemente como una asumible alternativa a los que quieran introducirse en el mundo de las cámaras digitales con «sabor» réflex

Sony presenta su gama familiar de réflex

26 mayo 2009

Tras la presentación de la cámara digital réflex profesional a900, le llega el turno a las Alpha de consumo. Se trata de tres modelos en los que se ha intentado limar toda complejidad llevando los botones a la derecha para que se pueda manejar con una mano, y simplificando el interfaz hasta el punto de que desaparezcan las opciones que no correspondan al tipo de toma.

 

Los modelos a230 (600 euros), a330 (650 euros) y a380 (800 euros) tienen en común el sistema estabilizador de imagen mecánico del fabricante japonés («Super Steady Shot») comptible con todas las lentes Carl Zeiss que incluye, sistema de doble protección antipolvo (por vibración y por electricidad estática), conexión HDMI (que permite la navegación desde el mando a distancia de un televisor Bravia), soporte para tarjetas SD/SDHC (llamativo detalle, en vez del propietario Memory Stick), visor de 2,7” con resolución de 230.000 píxeles y capa antirreflectante, unos pesos por debajo de los 490 g, y a lo que se añade el objetivo estándar SAL-18/55 mm.

 

En cuanto a las diferencias, mientras que el CMOS de las dos primeras es un APS-C de 10,2 Mpíxeles, el tercero llega a los 14,2 Mpíxeles; y mientras que los dos últimos gozan de la tecnología mejorada de autofocus Life View, de la que carece la primera. Ninguna de las tres hace vídeo ni geoposiciona por GPS, «en un futuro quizás los incorpore, pero el tema es el espacio limitado que tenemos, y que preferimos dedicar a meter mejores lentes ópticas o al estabilizador de imagen», explica Xavier Surós, responsable de la gama Digital Imaging de Sony España. «No obstante, como accesorio externo sí se puede optar a un GPS, pero en lo referente al vídeo, pensamos que la calidad del CMOS para las fotos no vale para el vídeo a 30 fps, que al pasarlo a un sistema PAL o similar a 50 fps salta a trompicones, y además solo guarda en MPEG-4».

 

Loading...
'); doc.close(); });