Análisis

Teclado inalámbrico Logitech Wireless Solar K750

Inalámbrico y alimentado exclusivamente por energía solar, este teclado es un ejemplo acerca de cómo cuidar al máximo el medio ambiente sin renunciar a un producto de calidad

Óscar Santos García

Logitech Wireless Solar K750

4 agosto 2011

Al margen de sus placas solares, situadas en la parte superior, lo que más llama la atención del periférico de Logitech es su extrema delgadez, de tan solo 7,5 mm. Encima del teclado numérico encontramos el interruptor de encendido y apagado junto a unos leds que nos informan del nivel de carga de la batería.

La luz artificial también sirve para cargarla, de modo que podemos usarlo en cualquier entorno, siempre y cuando esté bien iluminado (o a oscuras durante más de tres meses). Pero, sin duda, la pregunta que la mayoría os estaréis haciendo es si realmente es cómodo de usar.

El K750 se puede elevar gracias a unas pequeñas patas que hay en la parte posterior, pero su delgadez obliga a colocar las manos en una posición ligeramente diferente a la habitual en los teclados de sobremesa. Además, no cuenta con reposamuñecas. Las teclas también son más finas, de modo que la sensación al teclear cambia totalmente: es más parecido a un teclado de portátil que a uno de sobremesa.

Por último, queremos destacar que el receptor inalámbrico es de los más pequeños que hemos analizado (menos de un centímetro de grosor), por lo que resulta idóneo para convivir con portátiles. También incluye un adaptador para conectarlo a la parte posterior de un PC. Sin duda, un producto muy innovador y atractivo.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });