Sin teclas no hay paraíso

Los anteriormente-conocidos-como-blogueros han pasado a la prehistoria, como tampoco hubo pergamineros, ni pizarreros ni impresores a chorro de tinta. Porque limitarse a identificarse a la tecnología empleada es tan pasajero como ser amanuense, daguerrotipista o wordperfectionista. ¡Escribe un blog, pero que no te llamen bloguero!

Sin teclas no hay paraíso

17 noviembre 2008

Como bien decía Arturo Paniagua, maestro de ceremonias del congreso broguil EBE'08, en una analogía con el tercer disco de un grupo de rock, éste siempre es el más difícil y en el que más se la juega: demasiado pronto para un grandes éxitos o uno doble en vivo, solo queda o bien seguir con lo mismo de antes, obviamente sin tanta frescura, o bien crecer musicalmente y explorar nuevos territorios, aun a costa de defraudar a los incondicionales. Bueno, pues creo que el EBE’08, si bien no ha defraudado a incondicionales en cuanto al interesante contenido de las 30 horas de ponencias, sí que debiera plantearse un salto cuantitativo para que no le pase lo que al SIMO en su cuadragésima octava edición o, en lo virtual, a tanto portal generalista, esto es, querer vender tráfico de audiencia al peso, sin segmentar el discurso y queriendo contentar a todos.

 

A las pruebas del Twitter me remito: cuanto más interesante era una ponencia desde el sentido diacrítico de un no-blogger, más silbidos y bostezos en la sala del Hotel Renacimiento en la Isla de la Cartuja. Por suerte, los focos encegaba a los ponentes y en cierta manera les brindaban para que apenas se apartaran del hilo argumental de su charla. Por eso digo que quizá para estos blogueros endogamos, lo más pertinente el próximo año sea una tanda de talleres prácticos en paralelo que les puedan decir a la oreja lo buenos que son y lo famosos que se van hacer, y toda esa pasta gansa que van a poder amasar en un pis-pás.

 

Pero para la ciudadanía en general, y sobre todo como consumidora de utilities (cada vez más privatizadas) en particular, temas como la neutralidad en el acceso a contenidos en Internet (Genís Roca), el cibernauta siempre conectado y siempre emitiendo (Eduardo Arcos), la modificación de hábitos en el consumo de la electricidad (Tom Raferty), el lifestreaming de los agregadores sociales (Bret Taylor), la muerte del correo electrónico en la empresa (Luis Suárez) y el bluf de los blogs (Hernán Casciari) fueron temas muy bien traídos y que me van a proporcionar combustible para desbrozar maleza en las páginas de esta revista durante medio 2009.

 

También hubo mesas redondas, como la inaugural del viernes en la que se sometió a los tres capos nativos de Microsoft, Google y Yahoo! a la disciplina de Rosalía Lloret (RTVE) en plan dominátrix. ¡Parecían corderillos dispuestos a cederse el turno para atacar el pastel de Internet! «¡No, no, por favor, tú primero... (engorda, que ya te comeré, ya)!». Está claro que van a setas y a rólex y a todo lo que se mueva, cada uno marcando su estrategia: uno desde el ordenador hacia la Web, otro en el camino inverso desde Internet hasta la punta de los dedos del usuario, y el tercero en discordia en plan conejillo de indias explorando todos los caminos hasta donde se lo permitan los dos grandes.

 

Le siguió otra interesante mesa bien conducida por José Antonio del Moral (Alianzo) sobre el impacto de la crisis de los mercados financieros del mundo real en el incipiente segmento de las start-ups. «Si lo del 96 fue el estallido de la burbuja, lo de ahora es una botella de gaseosa bien agitada». Al menos queda cierta esperanza: Internet cada vez va a tener más minutos en la vida de las personas, y si cuando el primer reventón había 300 millones de usuarios conectados en el mundo, ahora ya vamos por los 2.000 millones. Esta esperanza es a la que se agarrarron también la mesa de Juan Luis Polo (Territorio Creativo) que enfrentó a las agencias de medios tradicionales como TAPSA y emergentes como Social Media. «Los clientes se ganan con creatividad y se pierden por servicio».

 

Puedes saber más en:

¡Viva el lifestreaming!

La gran cita de la Web con Ñ

Ven al Evento Blog España 2008