La tecnología LED llega a los monitores

Si bien en los televisores las siglas LED son una constante en las gamas de los fabricantes más avanzados, en los monitores de ordenador aún cuesta encontrar esta tecnología, al menos en los tamaños superiores a la media

Manuel Arenas

La tecnología LED llega a los monitores

24 septiembre 2012

Las siglas LED corresponden a Light Emitting Diode y, en pocas palabras, se trata de conseguir luz a partir de componentes electrónicos en vez de los métodos tradicionales como la fluorescencia o la incandescencia halógena. Esta fuente de luz presenta más ventajas que la tradicional CCFL (Cold Cathode Fluorescent Light), exceptuando el factor coste, y caracteriza de forma determinante a las pantallas que integran esta fuente de luz como retroiluminación.

A modo de recordatorio, conviene describir cómo se generan las imágenes en un monitor LCD (Liquid Crystal Display). En ellos, hay tres elementos: la pantalla con distintas celdas coloreadas de rojo verde y azul, que combinadas de tres en tres (RGB) forman los píxeles individuales de la pantalla. Cada uno de esos elementos RGB se llama subpíxel y le corresponde una celda de cristal líquido controlada por un transistor dentro de una matriz activa de control.

Los cristales líquidos presentan como propiedad relevante su capacidad para variar la polaridad con la corriente aplicada, de modo que pueden dejar pasar más o menos luz procedente del tercer componente fundamental de un monitor: la retroiluminación. Los cristales LCD no son capaces de generar luz por sí mismos como ocurre con los paneles OLED, y precisan de una fuente de calidad para que los resultados sean los mejores posibles.

Philips_MASTER_LED

La clave es la luz

A la vista de la estructura de un monitor LCD, una buena parte del buen hacer de un monitor depende del tipo de retroiluminación que se utilice. La uniformidad, la intensidad o incluso la tonalidad de la iluminación afectan a la percepción de las imágenes por parte de los usuarios.

Y no solo la de la retroiluminación, sino también la iluminación ambiente. Es por ello que, en las oficinas donde se trabaje en diseño, moda o artes gráficas, es importante que la iluminación sea constante y esté perfectamente calibrada, así como el monitor. Para escenarios domésticos, no lo es tanto. Al mismo tiempo, esta menor exigencia hace posible que los precios sean menos elevados, en lo que también influye el tamaño de la pantalla.

Para esta comparativa, la condición ha sido la de tener 24’’. Aun así, algún fabricante ha hecho una aproximación con 23,8’’, por tanto, si el monitor lo merece, lo comentamos también en el presente informe. En esta categoría, se pueden dar dos opciones principales: resolución de 1.920 x 1.200 o de 1.920 x 1.080 píxeles, dependiendo de la relación de aspecto, de 16:10 ó 16:9, respectivamente.

Mucho ojo con los argumentos de venta

En principio, para un uso informático, la resolución «buena» es la de 1.920 x 1.200 puntos, pero los fabricantes se empeñan en «vender» que 1.920 x 1.080 es la ideal para ver películas. En cierto modo es así, pero en un ordenador se hacen muchas otras cosas.

El motivo tras este interés no es otro que el de amortizar al máximo las plantas de fabricación de paneles, ya que, de este modo, pueden aprovecharlas para fabricar pantallas tanto para televisores como para ordenadores. Eso sí, la resolución buena tiene su precio. Así pues, como primera recomendación, considera la compra de un monitor de 24’’ con 1.920 x 1.200 píxeles si el precio está en tu presupuesto. No son fáciles de encontrar.

La conectividad es otro aspecto importante. HDMI no debe faltar y como mínimo una segunda conexión DVI y/o VGA. En un monitor LED, la fuente de alimentación estará en muchos casos fuera del monitor. En principio, permite ahorrar espacio y no es un problema mayor, sobre todo merced al pequeño consumo de estas pantallas. Por desgracia, no hay una cultura generalizada de implementación de PiP (Picture in Picture), que permite ver en una ventana el vídeo procedente de una entrada de vídeo, mientras en la pantalla se ve el procedente de otra.

La tendencia es la de ir aumentando el espacio útil del escritorio, ya sea mediante pantallas de más resolución o mediante configuraciones multimonitor. Por precio, aunque parezca una contradicción, es más económico comprar dos pantallas de 24’’ LED como éstas, que una de 30’’.

ledxxx

Ventajas de los LED

La retroiluminación LED se fundamenta en el uso de matrices de puntos de luz para generar la cantidad y la intensidad necesarias para representar las imágenes en la pantalla. Así pues, las ventajas asociadas a los LED son básicamente las mismas que las que se argumentan para otras actividades donde se usan exhaustivamente.

• El consumo es menor: para una misma intensidad de luz, la potencia que se necesita para generarla es varios órdenes de magnitud inferior a la necesaria para conseguir luz en las lámparas incandescentes o fluorescentes. Esto no significa que los LED sean fríos, pues la temperatura que se genera en el punto donde se producen las reacciones atómicas que originan la radiación lumínica es elevada. En cualquier caso, se puede disipar con eficiencia. Al mismo tiempo, un menor consumo supone usar transformadores más compactos y ligeros, lo cual también redunda en una mejor usabilidad.

• El tiempo de vida de las lámparas LED es mayor: la duración de las lámparas LED está en torno a las decenas de miles de horas. Eso sí, siempre y cuando se tenga la temperatura a raya y en condiciones ambientales no extremas. Esto hace que el mantenimiento sea prácticamente nulo y que el monitor no degrade la calidad de las imágenes. Las lámparas CCFL tienen un tiempo de vida de decenas de miles de horas, pero están sujetas a degradación. Y los LED no lo están y durarán prácticamente toda la vida del monitor.

• Se puede trabajar con grosores más delgados: las lámparas LED son extremadamente compactas y apenas ocupan espacio y, además, al usar voltajes bajos, también se simplifican los aspectos de la regulación del voltaje o la potencia de los circuitos. Así, los diseños se pueden hacer extremadamente delgados y con menor peso.

• La puesta en marcha es inmediata: las lámparas tradicionales tardan unos minutos en alcanzar las condiciones de trabajo óptimas en cuanto a calidad de la luz y temperatura, pero los LED consiguen ese punto inmediatamente, sin esperas. Otra ventaja a favor de los LED.

Como punto negativo está la ligera tonalidad azulada que se percibe cuando se trabaja por primera vez con una pantalla LED; o el precio, que por lo general será más elevado que los convencionales. En cualquier caso, se trata de una evolución necesaria que supone más ventajas que desventajas para el usuario.

Walmart-LED-technology-2

Saca más partido al monitor

Un monitor de 24’’ es ya una herramienta de gran calado dentro de un entorno informático. Para sacar el máximo partido de una pantalla como ésta, se pueden seguir ciertos consejos, que no por inmediatos dejan de ser interesantes.

1. Conéctalo todo: si el monitor tiene múltiples entradas, no dudes en conectar dos equipos a la pantalla para trabajar con varios ordenadores, incluso para conectar el portátil o la consola o los dispositivos multimedia. Los modos PiP no son habituales, pero, si lo tienes, será aún más divertido.

2. Configura la máxima resolución: en ocasiones, al pasar a un monitor de alta resolución, da la impresión de que «se ve pequeño». Si eso ocurre, deja pasar uno o dos días antes de hacer el cambio a resoluciones más bajas.

3. Usa el modo sRGB: dale una oportunidad a modos neutros como el sRGB, que, a primera vista, parecen pálidos y apagados, pero son más fidedignos.

4. Apaga el monitor: los modos de consumo en stand by son muy económicos en general, pero siempre es más recomendable apagar completamente el monitor.

5. Compra dos monitores: un modo estupendo de aumentar la resolución del escritorio es combinar dos monitores.

led1

Cómo hemos hecho las pruebas

Como punto de partida para la realización de las pruebas, se ha tomado el estado de los monitores tras calibrarlos con un dispositivo Colormunki Design de Xrite. De este modo, se obtiene un perfil de referencia para cada pantalla en igualdad de condiciones para posteriormente examinar los patrones y cartas de color generados por el software Eizo Monitor Test. Se trata de un programa que muestra en pantalla distintas cartas de ajuste a partir de las cuales se puede extraer información sobre el funcionamiento de los monitores.

Otro programa empleado en las pruebas es Pixperan (Pixel Persistence Analyzer) que permite hacerse una idea acerca de la velocidad de respuesta de las pantallas más allá de los datos teóricos. Un texto recorre la pantalla de derecha a izquierda con diferentes velocidades y se registra el último valor para el cual fue posible identificar correctamente todos los caracteres. Además, se han tomado medidas de la potencia consumida por cada monitor.

Conoce al detalle el banco de pruebas utilizado

Resultados de Eizo Monitor Test

En estas seis imágenes podemos ver los resultados que ofrece cada monitor al representar una carta de ajuste. Esta rueba se realiza con Eizo Monitor Test, que permite extraer relevante información sobre el funcionamiento de cada uno de los dispositivos.

• ACER

acer-carta-ajuste

• APPLE

apple-carta-ajuste

• ASUS

asus-carta-ajuste

• BENQ

benq-carta-ajuste

• PACKARD BELL

packard-bell-carta-ajuste

• SAMSUNG

samsung-carta-ajuste

Pixperan (Píxel Persistente Analyzer)

En esta gráfica, vemos el tiempo de respuesta que ha obtenido cada monitor en nuestras pruebas; unos datos que son diferentes a los datos teóricos ofrecidos por los fabricantes. Para interpretarlos, hay que tener en cuenta que a mayor valor se obtiene un mejor resultado.

pixperan

Consumo medio real

En esta prueba, hemos medido la potencia que ha consumido cada una de las pantallas.

consumo

La opinión de PC Actual: tecnología LED, recomendable

Tras probar estos seis monitores, la sensación es sumamente positiva. Solo con ver su consumo deberían de estar en las listas de top ventas. Con entre 20 y 25 W para modos normales, e incluso unos 15 W para el modo Eco de BenQ, estas pantallas son unas máquinas de ahorrar en un tiempo en el que la energía debe ser administrada con sensatez. El monitor de Apple se va hasta los 80 W de consumo, aunque también es cierto que está posicionado en un segmento semiprofesional, con una resolución de 1.920 x 1.200 puntos y con elementos como el alimentador MagSafe para portátil o el concentrador para la conexión de periféricos.

En general, no hay motivos para no hacerse con una pantalla LED, aunque a la vista del irregular comportamiento del equipo de Samsung en las pruebas de visualización de texto, no siempre se puede asegurar que la presencia de tecnología LED suponga una ventaja en todos los apartados. En el Samsung, da la impresión de que han dado demasiada intensidad a los LED y al mismo tiempo falla la máscara que diferencia a los píxeles individuales. De otro modo, no se entiende que el texto se vea tan «vibrante». Así, para obtener el mejor resultado, lo suyo es activar el modo AV incluso para usos informáticos.

Sea como fuere, no solo hay que dejarse llevar por las especificaciones ni por las tecnologías de «supuesta» mejora de la imagen. Un valor seguro para un uso informático de un monitor es que cuente con un modo de ajuste sRGB. Con ello, se medio garantiza una visualización realista de los colores en pantalla. Y decimos «medio» porque en este rango de precios no es factible realizar calibraciones, salvo con dispositivos como el empleado para las pruebas. Es un modo en el que parece que los tonos están apagados o pálidos, pero es el más cercano a la realidad, aunque también el menos espectacular.

opina

Modos mejorados

Con o sin modo sRGB, estos monitores incluyen ajustes para deformar la realidad de los colores de todas las formas inimaginables: aumentando la saturación o el contraste mediante métodos dinámicos, o incluso cambiando selectivamente los tonos de la piel o saturando los negros.

La finalidad es conseguir que resalten más las películas o las fotos. Y lo consiguen, aunque a costa de la fidelidad. Apple es el que mejor combina ambos mundos, pero no sin antes integrar un cristal frontal que refleja el entorno en gran medida. De todos modos, el resultado obtenido está muy por encima del que logran el resto de pantallas. Eso sí, para un hogar estándar, el resto de los monitores se posicionan muy bien.

Hay diferencias, como la conectividad, la presencia de altavoces o la ergonomía, que se traducen en pequeñas diferencias puntuables y valorables, pero salvo por el problema de la propuesta de Samsung, el resto hace una labor digna. BenQ o Packard Bell tienen una simplicidad que gusta en su diseño y también en su funcionamiento, especialmente el primero, con el modo Eco o el sRGB. Acer, por su parte, ofrece una conectividad completa, aunque sin un botón directo para cambio de fuente, integra ndo incluso un altavoz bastante práctico. Asus, finalmente, es el más peculiar en cuanto a ergonomía, además de quedarse corto en pulgadas.

colores-14

Lo mejor: Economía en el consumo energético

Con la tecnología LED, los fabricantes consiguen consumos mínimos de incluso menos de 20 W, al tiempo que emplean transformadores externos mínimos. Apple usa un sistema de alimentación menos compacto, pero se debe a su polivalencia como alimentador opcional para un portátil Mac. Al mismo tiempo, el grosor o el peso de estas pantallas se reduce notablemente frente a los LCD.

Lo-mejor

Lo peor: Las apariencias pueden engañar

Los fabricantes se empeñan en incluir todo tipo de modos de realce de la imagen y los colores en las pantallas y a veces se olvidan de la fidelidad. Menos mal que algunas pantallas contemplan el modo sRGB. Es menos «vivo», pero deberían proponer que se incluyera por defecto en todos los monitores.

Lo-peor
Temas Relacionados