Tecnologías inmóviles: Por ti no pasan los años

Aunque parezca mentira, en este loco mundo de la informática también existen diversos tipos de dispositivos que hace ya un tiempo quedaron estancados y cuyo desarrollo tecnológico prácticamente es nulo en los últimos años

Tecnologías inmóviles: Por ti no pasan los años

6 enero 2008

Uno ejemplo claro es el que hace referencia a los dispositivos de salida basados en la impresión. Si hablamos de las tecnologías reinantes, desde hace bastantes años se establecieron varios estándares utilizados por los principales fabricantes de este tipo de productos y que apenas han variado.
La principal es la tecnología de inyección de tinta, ya sea en su variante de inyección térmica (usada por la mayoría de las firmas) o MicroPiezo (propietaria de Epson). Los únicos cambios que hemos detectado han sido un paulatino descenso del tamaño de la gota, lo que ha conseguido que la calidad y realismo de las fotografías impresas sea cada vez mayor, aunque siempre utilizando el mismo sistema de impresión.
Por lo que se refiere a la tecnología láser, con el paso del tiempo se ha ido abriendo paso desbancando en parte a la inyección. Esto se debe, además de a la bajada de precios que estos sistemas han ido sufriendo, a la clara mejora en la calidad ofrecida en el tratamiento fotográfico, siendo comparable en algunos casos a la inyección de tinta.
Por último, un nuevo sistema que ha ido surgiendo y teniendo un cierto éxito en los últimos años es el conocido como sublimación térmica. El mayor inconveniente que presenta esta tecnología es que resulta algo cara, más si tenemos en cuenta que sólo está capacitada para el tratamiento fotográfico. Los dispositivos que la utilizan, por regla general, sólo tienen soporte para papeles en formato de 10x15 cm, aunque quizá en un futuro las impresoras A4 de sublimación vayan adentrándose en el mercado.
En los últimos años, la venta de impresoras propiamente dichas ha sufrido una considerable caída, debido al incremento de la demanda de los equipos multifuncionales.
Por ello, lo comentado en el campo de las impresoras es válido también para éstos, unos dispositivos en los cuales la única mejoría que hemos detectado en los últimos tiempos es un aumento de velocidad de tratamiento de documentos.
Pero además de ser responsables de la caída en ventas de las impresoras, los multifunción también han afectado de manera importante a los escáneres. Éstos tampoco han sufrido grandes cambios en los últimos años, ya que siguen utilizado sensores de digitalización en formato CCD o CIS, dependiendo del fabricante.
Los únicos avances que hemos detectado son un aumento de las resoluciones reales que soportan, pero poco más. De hecho, el nicho de mercado para este tipo de productos se está reduciendo a un uso profesional y específico (como diseñadores o ingenieros).
Otro de los apartados que está estabilizado sin que su tecnología haya mejorado en los últimos tiempos es el que hace referencia a las tarjetas de sonido.
Este tipo de hardware ha dejado prácticamente de venderse debido al importante avance que han ido sufriendo los chipsets de las últimas placas base, que ya integran su propio controlador de sonido además con una calidad más que aceptable.
Quizá el único paso que podremos ver en un futuro cercano (de hecho ya está ocurriendo) es la desaparición del sonido analógico.
Relacionado con las tarjetas de sonido tenemos que hablar también de los sistemas de altavoces, unos productos que cada vez están más extendidos.
A la calidad que estos sistemas ya están capacitados para ofrecer debemos sumarle la paulatina bajada de precios.
En un futuro además, es probable que ofrezcan una mayor amplificación digital, así como un aumento de ventas de los sistemas 5.1 inalámbricos.
Asimismo, y de manera casi obligada, los fabricantes de altavoces tendrán que ir preparándolos para los nuevos estándares de sonido del vídeo HD: Dolby True HD y DTS-HD.