Tendencias: lo que está por venir en el mundo de la telefonía móvil

Mejores conexiones, baterías más potentes y duraderas, mejores pantallas, cámaras de mayor calidad... Los usuarios de telefonía móvil siempre queremos más prestaciones en nuestros terminales y la única que puede darnos respuesta es la tecnología

Tendencias: lo que está por venir en el mundo de la telefonía móvil

28 febrero 2008

Los teléfonos del futuro están a la vuelta de la esquina. Retos en lo que respecta a la tecnología, con nuevas y más potentes redes de comunicaciones en el campo de las funciones y aumento de prestaciones de las anteriores, y, cómo no, también un desafío en el diseño. No hay que olvidar, por un lado, que los clientes de la telefonía móvil cada vez exigen más de sus terminales y redes, pero también que la telefonía móvil es un gran negocio basado en la tecnología y que para mantener el empuje de este mercado, tanto los operadores como los fabricantes de terminales están casi obligados a ofrecernos nuevos teléfonos con nuevas y sorprendentes tecnologías.
Una nueva red
El futuro de la telefonía móvil pasa, en primer lugar, por el desarrollo de una red de comunicaciones con mayor eficacia y capacidad de transferencia de datos, ya que los contenidos de Internet cada vez requieren un mayor ancho de banda para disfrutarlos. Por lo tanto, la clave está en ofrecer conexiones más rápidas para brindar servicios más completos y potentes. En la actualidad, la última tecnología en el mercado para la conexión de telefonía móvil es UMTS o 3G, que convive con un escalón más, HSDPA, también llamada 3,5G, que aprovecha la red UMTS para ofrecer velocidades de transferencia de datos de hasta 14,4 Mbits por segundo.
La cuarta generación de redes de comunicaciones aún está por desarrollar, pero ya se conocen algunas características que se están barajando. En primer lugar, las prestaciones; la tecnología 4G tiene que permitir la descarga de programas de televisión en tiempo real. En el futuro, las redes 4G coexistirán con otras, como WiMAX o WiFi para complementar sus prestaciones.
Características de la 4G
Dentro de los cambios a introducir, se encuentra un nuevo esquema de acceso para las comunicaciones que supere en prestaciones el CDMA que se utiliza en UMTS. El esquema de acceso es el protocolo que se utiliza para que funcione una red celular, en el caso del CDMA en cada célula el usuario no dispone de una frecuencia asignada (como en GSM a través de TDMA, con acceso múltiple por división de tiempo) sino que utiliza todo el espectro de frecuencia para codificar las conversaciones y los datos. Para la siguiente generación, se han propuesto tecnologías más avanzadas, como OFDMA (que ya utiliza el WiMAX), que ofrece la misma eficiencia que el CDMA, pero permitiendo mayores tasas de transferencia. Para las redes 4G ya no convivirán dos infraestructuras paralelas sino que se utilizará el protocolo IP para la transmisión de datos y voz.
Otro objetivo clave es la mejora de  las antenas para optimizar la comunicación. Se prevé que la red 4G utilice un sistema MIMO (Multiple Input, Multiple Output), es decir, de varias antenas para establecer la comunicación aumentando las prestaciones. Estos sistemas se han utilizado en dispositivos WiFi y WiMAX para incrementar la velocidad de transmisión de datos. Para la 4G también se está experimentando con otra tecnología de radio llamada SDR (Software Defined Radio). Se trata de un receptor de radio controlado por un programa, por lo que es capaz de sintonizar distintas bandas de frecuencia y adaptarse a distintas modulaciones sin necesidad de un aparato de radio complejo. Es decir, en vez de asignar las comunicaciones de radio sólo a un dispositivo electrónico, se incorpora un ordenador y un programa capaz de realizar muchas más funciones en menor espacio.
En la actualidad ya se están realizando pruebas con redes 4G en Japón alcanzando velocidades de transmisión de hasta 100 Mbits por segundo. Verdadera banda ancha en el bolsillo que podremos ver en marcha no antes del año 2010.
Los nuevos teléfonos
Basta echar un vistazo a los nuevos teléfonos como el iPhone para saber que una de las partes más importantes de los móviles del futuro será mejorar el diseño y aumentar la facilidad de uso de los terminales. Con la llegada de más funciones y posibilidades, el viejo teclado numérico y las pantallas de reducido tamaño pasarán a la historia dejando paso a las táctiles de generosas dimensiones y a unos controles cada vez más fáciles de utilizar.
Hay que tener en cuenta que, en un futuro, la navegación por Internet y la reproducción de contenidos multimedia, como vídeos de alta resolución, se difundirán más y los teléfonos tendrán que adaptarse a esas necesidades.
A la vez será necesario integrar cada vez más dispositivos, como el receptor GPS, la cámara de fotos, conexiones WiFi..., por lo que el diseño no sólo va a encontrar retos en el exterior (agradable a la vista y fácil de manejar) sino también en el interior, pues tendrán que incorporar gran cantidad de componentes con la precaución de que puedan refrigerar correctamente.
El diseño de los entornos de usuario también cobrará una importancia fundamental, ya que tendremos a nuestro alcance multitud de aplicaciones. Presentar todas ellas en menús accesibles y de fácil manejo será un reto más en el que tendrán que intervenir los programadores. Todo ello con la premisa de que el entorno funcione y responda con rapidez, pues el usuario de telefonía móvil no está acostumbrado a esperar como lo está el usuario de ordenador. Como hemos dicho, un vistazo al iPhone y otros terminales de altas prestaciones de Nokia y HTC nos dará una pista de qué camino está tomando el diseño de estos dispositivos del futuro.
Nuevas prestaciones
Estos móviles dispondrán de nuevas y mejoradas prestaciones en un espacio más reducido. Algunos fabricantes ya hacen pruebas con teléfonos enrollables, basados en una película electrónica que puede guardarse en un cilindro. Una función que evoluciona es, sin duda, la cámara digital. Los modelos actuales ya superan los 5 megapíxeles y disponen de objetivos autofoco. Las nuevas tecnologías de integración de lentes y sensores pueden dar pronto con teléfonos que integren cámaras de más de ocho megapíxeles con un zoom óptico respetable. En lo que se refiere a las baterías, parece claro que el siguiente hito será el de las células de combustible. Una tecnología que hace ya años que se experimenta con ella, pero que aún se resiste a salir al mercado.
Con baterías basadas en este sistema, disfrutaremos de una autonomía mucho mayor con un peso más reducido. La integración también nos traerá procesadores más potentes en los teléfonos, permitiendo aplicaciones más completas que nos acerquen cada vez más a las prestaciones de un ordenador. La comunicación entre PC y teléfono móvil tendrá que mejorarse, ya que Bluetooth no podrá dar las prestaciones necesarias.
Servicios del mañana
Algunos de los servicios que nos ofrecerá el futuro ya están funcionando en la actualidad. El que se prevé que alcance una mayor popularidad es el de la televisión por móvil. En la actualidad, es posible verla a través de redes UMTS, pero las nuevas prestaciones permitirán incluso disfrutar de contenidos de alta definición.

Otra aplicación será la descarga de películas o la confección de canales a la carta desde el teléfono móvil. También está previsto poner en funcionamiento plataformas de entretenimiento on-line basadas en nuevos dispositivos con mejores prestaciones para los juegos (gráficos, sonido...).
Es probable que el precio de las llamadas por videoconferencia se reduzca al no utilizar tanto porcentaje de ancho de banda como en UMTS y es muy posible que los nuevos móviles estén preparados para un renacer de este servicio. La incorporación de receptores de satélite GPS a la mayoría de los teléfonos abrirá posibilidades a nuevos servicios, como una guía turística interactiva capaz de contarnos detalles de los lugares en los que estamos o la identificación de las fotografías que tomemos con el lugar donde las hemos tomado.