Titan: superordenador con chips AMD y NVIDIA

Con un rendimiento de 20 Petaflops, el nuevo superordenador se sitúa como el segundo más potente del mundo, y como el número uno de los dedicados a investigación científica abierta

Titan superordenador AMD

5 noviembre 2012

Con un rendimiento de 20 Petaflops, el nuevo superordenador se sitúa como el segundo más potente del mundo, y como el número uno de los dedicados a investigación científica abierta.

El segundo ordenador más potente del mundo se llama Titan y tiene procesadores AMD y chips gráficos NVIDIA. Instalado en el Laboratorio Nacional Oak Ridge del Departamento de Energía estadounidense en Tennessee, es el ordenador más potente del mundo dedicado a la investigación científica abierta. Esto significa que está disponible para que investigadores académicos, gubernamentales y de la industria lo utilicen para sus proyectos.

Esta máquina es capaz de hacer 20.000 billones de cálculos por segundo gracias a sus procesadores AMD y GPUs NVIDIA. Esto lo coloca por encima de los mayores superordenadores de Japón y China, y en segundo lugar tras la máquina Sequoia de IBM, que se encuentra en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore.

Se trata de un sistema Cray XK7 que contiene 18.688 nodos, cada uno de ellos con un procesador  AMD Opteron 6274 de 16 núcleos y un acelerador de GPU NVIDIA Tesla K20. Titan tiene más de 700 Terabytes de memoria.

La peculiaridad de Titan reside en la combinación de chips gráficos habitualmente utilizados en los equipos destinados a la ejecución de videojuegos con microprocesadores estándares para acelerar la cantidad de operaciones que es capaz de realizar. Esto permite, además, que la máquina ocupe menos espacio y no consuma mucha más energía que su predecesor en el Laboratorio Oak Ridge, el denominado Jaguar.

Aunque las áreas de investigación en las que es aplicable la enorme potencia de cálculo de Titan son diversas, sus responsables han identificado las principales áreas a las que podría destinarse: cambio climático, biocombustibles, energía nuclear, investigación de materiales a nivel atómico, combustión o astrofísica. De todas ellas la sociedad podría extraer grandes beneficios. Por ejemplo, de la investigación de materiales a nivel atómico podría surgir la construcción de nuevos materiales con propiedades superiores a los actuales.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });