¿Ha tocado techo la revolución digital?

La nueva plataforma de comunicación surgida a partir de la llamada revolución digital, ha conseguido calar hondo en la sociedad, consiguiendo influir en la manera de pensar y de actuar de millones de seres humanos en todo el planeta

¿Ha tocado techo la revolución digital?

16 agosto 2008

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Quienes se han esmerado en resaltar la brecha existente entre los que permanecen conectados al mundo digital y los marginados del nuevo sistema de comunicación, van disminuyendo el discurso ante los resultados de los esfuerzos realizados por Administraciones y Gobiernos para llevar la nueva tecnología hasta los confines más lejanos.

Pero, ¿quién dirige los cables de esta revolución? ¿Quienes aportan las directrices necesarias para la consecución de nuevas soluciones creadas por la Industria? Realmente los usuarios o los consumidores y las empresas. Ellos son los verdaderos artífices de la revolución digital.

Aunque Internet ha abanderado la conectividad mundial haciendo que hasta las humanidades irrumpan en la Red, otros sistemas han colaborado activa y paralelamente al desarrollo de la tecnología digital, como es el caso de las Telecomunicaciones, la movilidad, y los accesos y dispositivos a la información digital.

La informática distribuida en red surge con terminales más económicos que permiten su utilización a quienes ni se lo podían imaginar ni permitir, los servicios on-line se popularizan y los usuarios se convierten en agregadores de contenidos digitales. Toda una amplia oferta para dar respuesta a la demanda generada por la nueva mentalidad social.

Por su parte, las empresas se suman a la dinámica económica que ha reestructurado la forma de hacer negocios desarrollando e-estrategias que permitan nuevas oportunidades rentables así como un distanciamiento competitivo en pos de dar lo mejor a sus clientes. Encuentran más utilidad en el beneficio que proporciona la Red (como las aplicaciones Web 2.0) y potencian los entornos colaborativos así como las infraestructuras de banda ancha; apuestan por nuevos modelos de negocio sostenible y abren las puertas a nuevas iniciativas en servicios que faciliten una mejor proyección del negocio en un entorno seguro.

Pero, ¿qué queda más por hacer? ¿Hacia donde se encamina todo este sistema compuesto de innumerables elementos?

Existen dos teorías: una, que aboga por una evolución natural hacia una tendencia global que tendrá que contar con una nueva legislación, administración y consenso mundial, abogada por las grandes organizaciones internacionales; y, una segunda, más independiente y arbitraría que encabezarán los usuarios según avancen sus nuevas necesidades.

El arte está en equilibrar ambas partes para que la nueva Era Digital no sea un concepto abstracto ni arbitrario dirigido por una demanda caprichosa de los nuevos consumidores, ni establecido por políticas más orientadas a favorecer a las empresas.

No es de extrañar que tomen el protagonismo especialistas profundamente formados para nivelar la sociedad mediante el análisis de estrategias y del mercado con el fin de establecer los raíles que permitan un desarrollo y evolución de la tecnología digital que beneficie a todos.

Jorge Herranz Rausell, director de ProyectosdeNext Computer Services