Ubuntu 7.10

La mejor distribución del mercado, a la conquista del mundo los distribuidores con nuevas características y una interfaz limpia y sencilla

3 febrero 2008

Lo que comenzó siendo una distribución más basada en Debian se ha convertido en la referencia del mundo Linux, y con razón, resultando perfecta tanto para usuarios noveles como para avanzados y friquis. Además, las últimas mejoras lo confirman como el desarrollo preferido de la gran mayoría de linuxeros. Su base de usuarios es la mayor de este segmento. Y es que, pese a compartir los mismos pilares que el resto de distribuciones, Ubuntu es la que mejor combina la estabilidad con las versiones más avanzadas de las aplicaciones.
Decenas de novedades
El equipo de desarrollo de Canonical no se ha quedado cruzado de brazos. Muchas son las nuevas funcionalidades que pulen esta distribución, al margen de que otras resultan más maduras, eficientes y rápidas. La presencia de GNOME 2.20 como entorno de escritorio demuestra su vocación por incluir las últimas versiones de todos sus componentes. Como muchos sabréis, KDE no está disponible de serie, pero podemos instalarlo a través de apt-get kubuntu-desktop o bien optar por la distribución con este entorno de escritorio nativo, Kubuntu. Lo mismo ocurre con el resto de «sabores» de Ubuntu: Xubuntu (con XFCE), Edubuntu (educativa), Ubuntu Server Edition (servidores), Gobuntu (sin software o drivers propietarios) y Ubuntu Studio (perfecta para artistas digitales).
Si nos centrándonos en las novedades de Ubuntu 7.10, destaca BulletProof-X, una utilidad que permite restaurar la configuración del servidor gráfico en caso de error (antes era necesario configurar ficheros a mano). La gestión de la configuración gráfica ha tenido gran importancia en esta edición, como demuestra el nuevo gestor, que entre otras cosas facilita el acceso a la activación de los efectos de escritorio. Compiz Fusion es protagonista de nuevo, como también lo es la inclusión del repositorio Ubuntu Restricted Extras, que incluye códecs multimedia y aplicaciones que están disponibles «oficiosamente» y que aportan valor a los usuarios medios y avanzados.
Firefox también se ha remozado, siendo posible gestionar sus extensiones y complementos desde el gestor de actualizaciones de Ubuntu. Tanto en modo consola (con el legendario apt y sus derivados) como mediante la GUI de Synaptic, estamos de nuevo ante el mejor gestor de paquetes del mercado y, probablemente, de la historia. Otra novedad reseñable es la que afecta al sistema de búsquedas de escritorio, que ahora se realizan mediante Tracker, una herramienta que está cosechando excelentes críticas y que sustituye al mítico Beagle, al que se le habían detectado algunos defectos relevantes. El soporte de lectura y escritura nativas para particiones NTFS, la inclusión de la herramienta de seguridad AppArmor o la nueva utilidad para cambio rápido de usuarios son algunas pinceladas más que hacen de Ubuntu 7.10, de nuevo, la distribución perfecta. O casi.

Controladores restringidos, una gran idea
Pese al debate que ha generado la inclusión de controladores propietarios de tarjetas gráficas e inalámbricas en la nueva versión de Ubuntu, esta decisión es a nuestro juicio muy acertada. De hecho, dichos controladores no se instalan de serie, sino que están disponibles opcionalmente para ser activados. Eso evita que los puristas de Linux tengan que aguantar estas soluciones propietarias, pero también ofrece el máximo rendimiento a aquellos que están dispuestos a sacrificar algo del espíritu Open Source a cambio de un escritorio más potente visualmente, como ocurre con los controladores de NVIDIA y ATI, que hasta la fecha sólo estaban disponibles en forma de binarios. Con las tarjetas de red inalámbricas pasa lo mismo: el soporte de muchas de ellas ya es nativo, pero aquellas que no funcionan del todo bien pueden hacerlo gracias a la ayuda de estos controladores restringidos, cuya gestión tenemos al alcance de un clic en todo momento y que ofrecen (si el usuario acepta el hecho de que sean propietarios) ventajas muy importantes.

Características
Distribución Linux disponible para diversas plataformas, incluidas la x86 y x86-64. CD de instalación con funciones de LiveCD. Excelente sistema de gestión de paquetes y actualizaciones
Lo mejor
Facilidad de instalación y uso. Sistema de actualizaciones. Soporte opcional de drivers restringidos. Conectividad alámbrica y WiFi. Comunidad muy activa
Lo peor
Soporte limitado de algunos periféricos y características de gestión de energía. Menús descompensados y con demasiadas opciones en ciertos apartados