La última lata que te dará la informática

Cualquier usuario, tanto novel como profesional, puede requerir en cualquier momento de una mano amiga que le ayude a superar alguna incidencia con su equipo. Los servicios de mantenimiento están para eso, y que en algunos casos añaden incluso de recuperación de datos

La última lata que te dará la informática

5 enero 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

El uso del ordenador se ha extendido porque nos hace la vida más fácil. ¿Fácil?... Fácil hasta que falla. Entonces el ordenador y la informática se convierten en una pesadilla: pantallas en negro, impresoras que no se configuran, software que no conseguimos instalar, y la última catástrofe, la pérdida de toda la información que acumulábamos en el equipo.

 

Consideremos algunos datos. Más del 80% de las llamadas que reciben los fabricantes de ordenadores en sus centros de soporte son incidentes relacionados con el software o con el uso del ordenador, es decir, no cubiertas por su garantía.

 

Y llevar un ordenador a reparar a un servicio técnico tiene un coste de al menos 60 euros, además de que nos quedamos sin él durante varios días hasta que la reparación se efectúa. Este tipo de incidentes, sin embargo, se pueden solucionar en remoto, sin necesidad de desplazamientos.

 

El mantenimiento informático remoto debería constar al menos de los siguientes servicios básicos:

 

-Resolución de incidencias. Es decir, resolver cualquier problema o duda técnica que le surja al usuario con su ordenador.

 

-Ayuda con el uso de aplicaciones cotidianas. Por ejemplo: como poner el texto en negrita en Word, como cambiar el idioma o como introducir una fórmula en Excel.

 

-Configuración del ordenador y de los periféricos en toda su amplitud: Esto es, opciones del sistema operativo, opciones de Internet, cuentas de correo electrónico, configuración de routers en remoto, etc.

 

Este tipo de servicios hace tiempo que están disponibles, se puede solicitar ayuda de un técnico desde el propio escritorio. El técnico nos atenderá a través de un Chat desde el cual puede resolver nuestra consulta, manejando nuestro ordenador en remoto. Sin embargo, lo novedoso es que ahora se puede encontrar también “enlatado”, vendiéndose como un accesorio más de los que están en los blísters del lineal de tu tienda informática, como en la Fnac.

 

A cambio de una cuota fija al año (un buen precio estaría entorno a los 8 euros mensuales), la línea de soporte informático no debería tener límites de uso: se puede solicitar que un técnico te ayude todas las veces que lo necesites, durante todo el tiempo que sea necesario, durante los doce meses que dura el contrato. Y una vez cumplido, según tus expectativas y experiencia, que se puede renovar o cancelar fácilmente.

 

La gran olvidada

Sin embargo, en lo que a recuperación de datos se refiere, el usuario doméstico ha estado muy desamparado. Recuperar un disco duro a día de hoy cuesta unos 1.500 euros. Los usuarios más avanzados tratan de recuperar su información mediante software comercial, pero lamentablemente, en el 49% de los casos de pérdida de información, el disco duro no arranca, por lo que es imposible utilizar dichos programas. Además, tan sólo el 29% de los fallos son debidos a errores de software, y es necesario conocer el tipo concreto de fallo para saber que software utilizar.

 

Después de analizar las necesidades del usuario medio, y tras considerar información proporcionada por fabricantes de ordenadores, concluimos que lo que éste necesitaba era un informático que les resolviese cualquier duda o problema relacionado con el uso del ordenador, además de la garantía de que su información pueda ser recuperada en caso de desastre.

 

Sin embargo, ello suele suponer un servicio bastante gravoso en relación al coste total de propiedad de un ordenador medio. Otra cosa es el valor sentimental (fotos de recuerdo, vídeos irrepetibles…) o comercial (balances económicos, datos bancarios, documentos de clientes…) que puedan tener los datos perdidos, y que nos obligue a contratar un servicio ex profeso o en invertir en aplicaciones específicas. En cualquier caso, supone una alta barrera económica.

 

Es por ello que ideamos “Imperdible”, un servicio comedido y accesible, dirigido específicamente al usuario doméstico, así como al autónomo que utiliza su ordenador para trabajar y para su vida privada, que evitará que se vuelvan a sentir perdidos en el proceloso mundo de la informática. Tan sencillo como hacer clic en el icono instalado en el escritorio del ordenador, y automáticamente un técnico aparecerá para solventar la duda. Y por solo 99 euros al año.

 

Lo más curioso es que se vende “tangibilizado” en una lata, un formato innovador que nos permite ganar notoriedad en un lineal. Imaginaos yendo a comprar un ordenador y encontrarse con una lata. Seguro que os llamará la atención. Es algo que hasta ahora no se había hecho en nuestro sector y esperemos que sea la última “lata” que os dé la informática a partir de ahora.

 

Por Javier Llanes, director de Marketing de LazaRus