El 40% de usuarios presta sus llaves antes que su contraseña WiFi

Los usuarios de redes inalámbricas están cada vez más concienciados de la importancia que tiene mantener sus Wifi seguras, según Wi-Fi Alliance

Redes domésticas WiFi seguras

7 febrero 2011

Un estudio elaborado por Wakefield Research en colaboración con Wi-Fi Alliance indica que el 40% de los encuestados preferiría dejar a otro las llaves de su casa a facilitarle la contraseña de su red WiFi. Este dato pone de manifiesto la importancia que los usuarios dan a la seguridad de sus redes y de los datos que por ellas viajan, aunque todavía no es suficiente.

Según Wi-Fi Alliance, actualmente existen 201 millones de hogares con redes WiFi, y en total en todo el mundo hay 750.000 puntos de acceso inalámbricos, lo que multiplica la cantidad de información que viaja actualmente a través de redes sin cables en todo el mundo. Para esta organización internacional es urgente que los usuarios protejan adecuadamente sus redes y dispositivos inalámbricos.

Siguiendo con los datos de la encuesta, más del 25% de los participantes afirmó que la contraseña de su WiFi era más personal que su cepillo de dientes. Sin embargo, todavía hay un elevado porcentaje de respuestas afirmativas cuando se trata de «prestar» la contraseña de las redes inalámbricas. Es más, el 32% dijo que había intentado entrar alguna vez en una red WiFi que no era suya, un 18% más que en una encuesta previa realizada en 2008.

Consejos para disfrutar de una WiFi segura

Wi-Fi Alliance recuerda que, «aunque los usuarios saben que dejar su red WiFi abierta no es bueno, la realidad es que tampoco ponen en práctica ninguna acción para protegerla». Estas son algunas de ellas:

  • Configurar las redes WiFi con seguridad WPA2, que controla quién se conecta a la red y encripta los datos. Aquí hay que recordar que el nivel de seguridad de la red doméstica está determinado por el dispositivo menos avanzado y que muchos dispositivos se venden con las opciones de seguridad deshabilitadas.
  • Buscar productos certificados WiFi, y que cuenten con configuración protegida (Wi-Fi Protected Setup).
  • Utilizar contraseñas robustas: que tengan al menos ocho caracteres, no incluyan palabras que se encuentren en el diccionario ni datos personales, y mezclen mayúsculas, minúsculas y símbolos. Un truco para lograrlo es crear acrónimos de frases fáciles de recordar, como «Mi padre cumple años el 17-1» (Mpcae17-1).
  • No transmitir datos sensibles sobre WiFi públicas, ya que muchas dejan deshabilitada la seguridad. Es decir, que podemos navegar pero no consultar la cuenta bancaria.
  • Deshabilitar la conexión automática de los dispositivos a las redes WiFi disponibles. Esto impedirá que se conecten sin nuestro conocimiento a redes en las que no confiemos.

 

Temas Relacionados