El valor de la información digital

¿Alguna vez se ha preguntado qué valor tiene la información que almacena en su PC? A esta pregunta ya están respondiendo los principales fabricantes de ordenadores, así como las principales compañías aseguradoras en España

El valor de la información digital

11 julio 2008

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Desde las primeras tarjetas perforadas hasta los discos duros actuales, los sistemas de almacenamiento informático han tenido muchas caras.  Atrás quedan los disquetes de 5,25 pulgadas, con una capacidad de almacenamiento de 360 kilobytes. Su evolución ha sido exponencial, hoy encontramos terabytes de capacidad disponibles para el usuario doméstico. Para hacernos una idea, un Tbyte son 2.844 millones de diskettes de 5,25 pulgadas.

 

Lo que no ha cambiado es el denominador común: los datos, el activo informático más importante.

 

La proliferación de las cámaras digitales, de las videograbadoras, de los teléfonos móviles y un largo etcétera está provocando que el particular genere a diario información digital con una característica peculiar: el elevado valor sentimental de los datos, así como la imposibilidad de volver a captar el momento pasado.

 

Ejemplos típicos de este tipo de información digital son las fotos de viajes, comuniones, bodas, bautizos, fotos del desarrollo de un hijo desde el primer día de edad a los tres años, etc.

 

¿Quién no ha perdido datos alguna vez en su vida?

Que los dispositivos de almacenamiento informático fallan es una realidad contrastada, es por ello que existe todo un mercado orientado a impedir que se produzca una pérdida de datos, o por lo menos a minimizar el impacto de la misma. Antivirus, firewalls, sistemas de alimentación ininterrumpida, sistemas de almacenamiento redundante, copias de seguridad, etc. Todos tratan de proteger nuestra información.

 

Lamentablemente estos sistemas no nos salvaguardan al 100% de sufrir una pérdida de datos. Es entonces cuando es necesario acudir a un servicio profesional de recuperación de datos. A día de hoy, recuperar un disco duro cuesta en el mercado unos 1.500€. Una cantidad que pocos usuarios domésticos se pueden permitir pagar.

 

Los usuarios más avanzados tratan de recuperar su información mediante el uso de software comercial de recuperación de datos, pero casi nunca logran tener éxito. El 71% de los casos de pérdida de información son fallos físicos en los que el disco duro no arranca, por lo que es imposible utilizar dichos programas. Tan sólo el 29% de los fallos son debidos a errores de software, y es necesario conocer el tipo concreto de fallo para saber que software usar.

 

Así las cosas, nos encontramos en un escenario donde el usuario está demandando un servicio básico para él, pero fuera de su alcance debido al coste. Una cifra significativa es que actualmente el 66% de las llamadas recibidas en LazaRus son particulares que desean recuperar sus datos.

 

Afortunadamente los principales fabricantes de ordenadores, así como las principales compañías aseguradoras en España se han hecho eco de esta necesidad.  A día de hoy existen ordenadores que llevan cubierto de serie el servicio profesional de recuperación de datos, con independencia del tipo de fallo que provocase la pérdida. Sirvan de ejemplo fabricantes como Visa Computers, Infostock, Beep y Fujitsu Siemens entre otros.  También encontramos el servicio incluido en almacenamiento portátil, como en los Handy Drive de Fujitsu.

 

En lo referente al sector asegurador, las principales compañías ya cubren en sus pólizas de hogar el servicio. Esta cobertura va más allá del disco duro del ordenador del asegurado, dispositivos de almacenamiento informático tales como pendrives, memorias de cámaras fotográficas, MP3, memorias USB, etc, también están cubiertos.

 

Es recomendable que el usuario llame a su compañía aseguradora para consultar si disponen del servicio de recuperación de datos en las coberturas de su póliza de hogar.

 

Esta revolución ha sido posible gracias a la garantía de recuperación de datos h2o que hemos desarrollado en LazaRus, y que es acorde a nuestro objetivo: acercar el servicio de recuperación de datos a todo el mundo, eliminando la barrera económica.

 

Así que podemos afirmar que la información digital en el hogar sí que tiene un valor, es el centro sobre el que gira la Sociedad de la Información, porque los cambios en la sociedad se producen poco a poco, llegan sin avisar, como ya sucedió con la telefonía móvil.

 

Para que la Sociedad de la Información siga desarrollándose en España es necesario que cada individuo acepte la tecnología y comprenda los beneficios que le aportan su uso. El paso que han dado los fabricantes de ordenadores y las aseguradoras tradicionales sigue ese camino. Están acercando al usuario un servicio inherente al uso de la informática, pero que había estado vedado hasta ahora por su alto coste.