El más veloz, el cable

Banda ancha no significa necesariamente ADSL. Todo lo contrario: el cable es la tecnología con más potencial de crecimiento tecnológico a corto y medio plazo y la más rápida en el presente

Manuel Arenas

El más veloz, el cable

24 febrero 2010

Hay muchos factores que influyen en la implementación de una tecnología u otra y en el sector de la banda ancha hay razones de peso que justifican la popularidad de ADSL por un lado, y la relativa excepcionalidad del cable. La verticalidad de las poblaciones en España y Europa convierte al par de cobre y la organización mediante centralitas en una tecnología óptima para hacer llegar a muchos usuarios las comunicaciones de voz primero y las de Internet después sin invertir demasiado en infraestructura. Con una centralita se puede llegar a miles de hogares en un radio de uno o incluso dos kilómetros usando métodos que no han sufrido cambios sustanciales durante las últimas décadas.

En países como Estados Unidos, sin embargo, la horizontalidad de las ciudades hace que la organización mediante centralitas y el par de cobre sea poco interesante, pues una de ellas solo proveería de servicio a unos cientos de usuarios a lo sumo. Por este motivo, el cable se ha hecho más popular y se ha convertido en la tecnología preferida para llevar las comunicaciones de voz y datos a los hogares en ese país. De todos modos, la demanda de más ancho de banda ha puesto en evidencia a la tecnología ADSL y la distribución mediante centralitas y par trenzado a causa de la importante dependencia de la velocidad máxima y la distancia a la central. Por desgracia, estas últimas están dispuestas de un modo pensado sobre todo para servicios de voz, de manera que no todos los usuarios que dependen de una centralita pueden disfrutar en igualdad de condiciones el acceso a Internet o los servicios de televisión.

cable-trenzado

Fibra óptica y cable coaxial

La diferencia fundamental entre el cable y el ADSL es el soporte físico empleado para el transporte de los datos. Mientras que en este último dependemos de cables con centenares de pares trenzados que se comunican de forma individual para cada usuario con la centralita, en el cable se emplea fibra óptica como troncal hasta llegar a los barrios o calles donde se conecta con redes locales en las que es un cable coaxial el que lleva Internet a los hogares con un ancho de banda compartido entre todos los usuarios a los que esta red local da servicio. La ventaja del cable coaxial es su mayor robustez frente a las interferencias si se compara con el par trenzado de ADSL, así como su mayor ancho de banda, que en principio está en torno a los 900 Mbps o incluso 1 Gbps. En la tecnología DSL el límite es de unos 100 Mbps, con el agravante de que este ancho de banda se comparte con el empleado en los servicios de televisión.

Sin embargo, el problema del cable coaxial es que se comparte con el resto de los usuarios de la zona donde se recibe el servicio. En cualquier caso, en caso de saturación está en manos del proveedor redimensionar la carga de clientes de cada nodo para gestionar el uso compartido del mismo cable coaxial, mientras que en el caso de DSL el límite de 100 Mbps compartidos con la televisión sigue siendo una barrera. Y eso siempre y cuando se den las condiciones ideales de proximidad de la centralita al domicilio, que para los 100 Mbps supone prácticamente que la centralita esté en el parking del edificio.

Info_Manu

DOCSIS 3.0

Esta es la sigla de la designación Data Over Cable Service Interface Specification, un protocolo de comunicaciones que aprovecha la tecnología del cable para codificar la información, transmitirla y recibirla en su destino. Para aprovechar el caudal disponible, se necesitan señales de radiofrecuencia separadas en bandas de 6 MHz, en las cuales «caben» unos 27 Mbps. En las primeras versiones del estándar Docsis, cada canal solo ofrecía un máximo de 9 Mbps; pero, con la revisión 3.0, el ancho de banda es prácticamente ilimitado gracias a la combinación de varios canales.

Así, ONO hace posible ofrecer anchos de banda de 50 Mbps, y otros operadores hasta 100 Mbps. Y no solo de bajada, pues también se puede aplicar esta combinación de canales para la subida. De este modo, escalar la calidad del servicio es sencillo y no necesita inversiones en infraestructura. En cualquier caso, el potencial del cable es extraordinario, y deja espacio para ofrecer televisión en alta definición sin problemas. El ancho de banda necesario para transmitir una emisión en HD codificada en MPEG-2 es de unos 20 Mbps, mientras que usando un códec H.264 avanzado se puede reducir a 8 Mbps y hasta 2 Mbps para emisiones SD. De este modo, el número de canales que caben en un cable coaxial con 1 Gbps de ancho de banda es de cientos. La tecnología Docsis está detrás del progreso en el cable, aunque no todos los proveedores disponen de la infraestructura 3.0 aún. En aquellos casos donde el servicio se limite a 20 Mbps o inferiores velocidades, la infraestructura de red será aún Docsis 2.0 o incluso 1.0. A medida que actualizan los equipos, los operadores pueden ofrecer mayores velocidades.

speedtest1

TV de calidad, Internet y teléfono

Para la recepción de los servicios de Internet mediante cable se necesita un cable módem suministrado por la operadora, así como un STB (Set Top Box) para los servicios de TV. El teléfono va por otra línea separada que depende de la operadora, pero que utiliza un par de cobre tradicional en vez del coaxial.

Del cajetín de entrada en la casa parte un cable coaxial que luego se separa, mediante un splitter, en dos. Uno va al cable módem y otro al STB. En ambos casos, el proveedor autenticará los dispositivos de forma unívoca mediante su dirección MAC de red. De este modo, no se pueden hacer modificaciones en esos dispositivos por parte del usuario. El cable módem tiene en su versión básica una salida de red que se puede conectar a un router o un switch para configurar la red de casa. El proveedor también puede ofrecer modelos de cable modem con WiFi o un concentrador integrados, aunque seguramente a cambio de un desembolso económico mayor.

En el caso de las conexiones de 50 Mbps o superiores te puedes encontrar con cierta reticencia por parte de las compañías a dejar que te montes la red por tu cuenta y te invitan con cierta contundencia a usar sus equipos de red. En parte se debe a lo siguiente: 50 Mbps es una velocidad mayor que la que ofrece un router WiFi 802.11g o un PLC que no sea de 200 Mbps. Los de 80 Mbps tienen velocidades de transmisión reales de menos de 50 Mbps y, si el usuario no es consciente de ello, puede culpar al proveedor de una deficiente velocidad en las conexiones, cuando en realidad es un problema de la infraestructura de red. Si sabes lo que haces y lo que quieres, explícalo claramente en el momento de contratar el servicio, de modo que asumas que dependes de tu hardware para crear la red en la casa.

speedtest2

En el ámbito de la televisión, el STB es distinto según el operador y la zona de residencia. Servicios como el vídeo bajo demanda están ya activos, pero no de forma generalizada. De todos modos, el funcionamiento básico es similar: hay un menú desde el cual accedemos a los distintos servicios de TV disponibles en una zona, incluyendo los Premium de pago que hayamos contratado por encima del servicio básico de televisión. Los menús y la navegación a través de los canales y la guía son funcionales, al menos en el caso de ONO, con quien hemos hecho las pruebas, pero aún hay mucho que mejorar.

En el futuro, los decodificadores (otra forma de llamar al STB) tendrán conexiones HDMI y posibilidad de grabación de emisiones, aunque de momento son bastante básicos. En lo que concierne al teléfono, lo único que necesitamos es un terminal convencional para conectarlo a la roseta de la pared. Lo más destacable del servicio de TV, yendo a casos concretos, es la elevada calidad de las emisiones. El códec empleado para la compresión difiere de un canal a otro, o al menos así lo parece a la vista de los artefactos visuales y el pixelado que se aprecia en los programas; pero, en general, es menor que el observado en emisiones de TV a través de ADSL. El ancho de banda es limitado en este último caso y depende de la distancia, de modo que las emisiones se tienden a comprimir más.

Tecnología eficiente, pero costosa

Los servicios de cable no tienen nada que envidiar a los de ADSL. Todo lo contrario: hay más puntos tecnológicos a favor que en contra, con la excepción del uso compartido de la infraestructura local frente a las conexiones dedicadas de las líneas ADSL. De todos modos es una cuestión que sucede en todos los casos y que muchas veces tiene más que ver con el uso global de las redes que con el local en un nodo concreto. La velocidad máxima es excelente, sobre todo también en el apartado de la subida con hasta 3 Mbps en el caso de las modalidades avanzadas de 50 Mbps o 100 Mbps.

El uso de Internet está pasando a ser cada vez más participativo y los usuarios quieren publicar sus propios contenidos y creaciones: fotos, vídeos, juegos en red, redes sociales, etc. Para un óptimo funcionamiento y, sobre todo, rápido, un ancho de banda de subida holgado es esencial. Es más, una de las fuentes de ralentización de la conexión web es la saturación del canal de subida por parte de un programa P2P. Si el canal de subida está saturado, la navegación web será lenta, pues no encontrará huecos para enviar sus peticiones de vuelta al servidor. Y sin ese diálogo es imposible que una página web se cargue con rapidez. Eso sí, el precio de una conexión de cable es al menos tan elevado como el del ADSL.

cable-fibra-optica

Y las modalidades más avanzadas solo se justifican para usuarios profesionales o entusiastas con economías desahogadas. De todos modos, la progresión del cable en España es notable y no ha hecho más que empezar. La cobertura no es total y, en los casos más complejos para el despliegue de infraestructura propia, las operadoras están ofreciendo ADSL como alternativa temporal. Si es vuestro caso, examinad con detenimiento las condiciones del servicio y la velocidad y, en caso de duda, no tengáis reparos en contratar otro proveedor de ADSL, pues siempre estaréis a tiempo de cambiar a cable cuando realmente llegue la infraestructura.

Nuestro banco de pruebas

La conexión de cable que hemos analizado pertenece a ONO (ver PDF), y se trata de la modalidad de 50 Mbps / 3 Mbps, una de las más ambiciosas del panorama de la banda ancha en España. Entre sus mayores atractivos está la cifra de 3 Mbps de velocidad de subida, que es superior a la de bajada de muchas de las conexiones de banda ancha del territorio nacional.

Para probar este enlace hemos empleado un equipo conectado mediante cable Ethernet al router que a su vez recibe los datos directamente desde el cable módem. Si se probase con un PLC o una conexión WiFi se corre el riesgo de que el límite de velocidad lo ponga el PLC o la red inalámbrica, de modo que es imprescindible usar la conexión tradicional de red Ethernet. En las pruebas de medida de la velocidad de transferencia hemos procedido a descargar un archivo de 100 Mbytes desde tres servidores FTP diferentes.

También hemos subido estos ficheros para evaluar su velocidad. Por otra parte, desde el portal Speednet.net hemos realizado pruebas de ping y velocidades de subida y bajada contra distintos servidores. Nuestra valoración global es muy satisfactoria, pues hemos obtenido cifras de rendimiento que incluso superan los valores nominales publicitados por ONO en algunas ocasiones.

Ventajas

  • Ancho de banda tan elevado como se necesite. Velocidades de 50 Mbps y 100 Mbps disponibles actualmente. En ADSL se publicitan hasta 20 Mbps pero la velocidad real es inferior en muchos casos

  • Las emisiones de TV no interfieren con el funcionamiento de Internet

  • El cable es independiente del teléfono

  • La calidad no depende de la distancia

  • La infraestructura es propiedad de la operadora hasta el hogar del usuario

  • La calidad de la codificación de la televisión es elevada

Inconvenientes

  • El ancho de banda se comparte entre los usuarios del mismo nodo local

  • Los dispositivos (módem cable y STB para la TV) no se pueden elegir en el mercado libre

  • Para modalidades de 50 Mbps o 100 Mbps se necesita una infraestructura de red capaz de estar a la altura: PLC 200 Mbps, WiFi 802.11n, etc.

Temas Relacionados
Loading...