Los videojuegos arrasan en el móvil

En España, la gente se descarga unos 25.000 juegos al día para disfrutar en su móvil mientras espera el autobús o se lía en la piscina a una partida a tres bandas. Desde luego, es algo más que una moda pasajera

Los videojuegos arrasan en el móvil

29 junio 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Ya han pasado 30 años desde que llegaron a España las primeras maquinitas, y desde entonces los videojuegos han ido madurando y convirtiéndose en un medio narrativo y artístico que no dista mucho de ser tan válido como la letra impresa o el cine.

Cada vez hay más géneros de videojuegos que atraen a un público cada vez más amplio, y dentro de poco, en vez de preguntar "qué película has visto este fin de semana", preguntaremos "a qué juego has estado jugando". El estereotipo de que sólo hay juegos de pegar tiros es tan absurdo como decir que los únicos libros que existen son los cómics de superhéroes, o las únicas películas los documentales.

Sin duda la plataforma que más está contribuyendo a este crecimiento es la plataforma móvil. Por un lado, pone a disposición de todos un aparato con el que jugar: hace ya tiempo que en España la penetración es más del 100%, es decir, hay más de un teléfono móvil por habitante. La ventaja de no tener que ir a una tienda y desembolsar 300 euros para poder jugar a algo es obvia.

Por otro lado, el teléfono móvil está a nuestra disposición todo el tiempo: un estudio reciente decía que la mayoría de los encuestados en 17 países preferiría olvidarse la cartera o incluso las llaves de casa antes que olvidarse del móvil.

Ninguna persona mayor de 40 años se sorprende por jugar a videojuegos en su móvil, los más jóvenes incluso han aprendido que se puede jugar una partida multijugador vía Bluetooth al Pac-Man con tres amigos mientras esperan el autobús del instituto. Puedes adquirir un juego para el teléfono desde cualquier punto del país las 24 horas del día.

Sin embargo, en la mentalidad colectiva aún no se considera un fenómeno de masas. Siempre arranca miradas de incredulidad mencionar el número de juegos para móvil que se compran en España: casi 750.000 videojuegos cada cuatro semanas (25.000 juegos al día).

Cierto es que la calidad técnica que se puede conseguir en un dispositivo móvil está muy lejos de lo que se puede ver en una consola o en un PC, pero la nueva ola de smartphones como el iPhone está acortando la distancia considerablemente.

Aparte de que, como ha demostrado la Wii, los miles de juegos shareware para PC que venden compañías como PopCap o BigFish todos los días, al final del día lo que más nos importa es que la jugabilidad sea buena. Lo que es más, esas limitaciones técnicas han aguzado el ingenio de los desarrolladores, y nos han proporcionado juegos extraordinarios.

En los próximos meses vamos a presenciar cómo poco a poco los juegos en los móviles empiezan a usar el GPS, por ejemplo sólo activando ciertos puzzles si estamos en el sitio adecuado, o cerca de otras personas con el juego; la cámara, como por ejemplo teniendo que alimentar una mascota con objetos verdes, para lo que necesitaremos hacer fotos a cosas verdes; realidad aumentada, donde a través de la cámara jugaremos a personajes 3D incluidos en nuestro entorno real; y sobre todo, interactuaremos con nuestros amigos y con otras plataformas.

Es una de las partes más emocionante de lo que se ha dado en llamar hiperconectividad, estar conectados en todo momento con todo el mundo. Ya hoy uno puede jugar a Pac-Man Championship Edition en su móvil, subir los récords a Internet, a Facebook dónde uno puede comparar quién entre sus amigos tiene la mejor puntuación...

Aunque algunos medios se empeñen en poner el grito en el cielo y en repetir el gastado cliché del adolescente trastornado por los videojuegos violentos que coge una escopeta y se lía a tiros en su colegio, el futuro ya está aquí. Sólo hay que deternerse un momento y mirar al teléfono móvil.

Por Pablo Delgado, country manager de Namco Bandai España y Latinoamerica

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });