Tus vídeos en la Red

Desde un vídeo gracioso hasta un film artístico o un show casero, todos ellos son videos que tienen un sitio reservado en la Red e, incluso, diversas opciones para cada uno. Nos ocupamos de la presencia que pueden tener tus vídeos en la Red, en esta noticia

Tus vídeos en la Red

18 marzo 2009

Está claro que no todos disponemos de los conocimientos o el dinero para colocar un videostreaming personalizado en nuestra página web, pero, a cualquiera de nosotros, le gustaría exponer ese vídeo que tenemos guardado en la Red y avisar a familiares y amigos para que lo vean o esperar comentarios de terceras personas a las que les guste nuestro trabajo.

Realmente, no hace falta un gran despliegue de medios, ya que multitud de servicios en Internet ofrecen un espacio personalizado y gratuito para hacer de todo con tus vídeos y, si no te llena lo que te ofrecen, tenemos la oportunidad de ampliar esas características pasándonos a una opción Premium.

Entre las características más valoradas, podríamos citar el espacio ofertado, la calidad y resolución del vídeo, los formatos admitidos, opciones de privacidad y, alargando un poco más el baremo, las alternativas de pago, muy valoradas por muchos videoaficionados.

En medio quedarían otras posibilidades que, dependiendo del tipo de vídeos que queramos alojar, serían de gran importancia a la hora de elegir uno u otro servicio, como, por ejemplo, la publicidad en el vídeo, la duración del mismo, las posibilidades de monetización o bien las opciones de envío de nuestros contenidos, sobre todo si tenemos la opción de acceder mediante teléfono móvil o correo electrónico.

Aparte de estas características, es importante la calidad en la que queda expuesto nuestro vídeo y el tiempo que puede llegar a tardar un servicio en colgar nuestro archivo tras subirlo, codificarlo y explorar el contenido. Quizá para hacer contenidos familiares o graciosos no tenga excesiva importancia la forma en la que el vídeo queda publicado en la Web; no obstante, si nuestro objetivo es subir aquellos que sean artísticos o creativos, no todas las propuestas on-line existentes estarán a la altura de nuestras pretensiones.

Nuestras pruebas

En la prueba de subida, utilizamos un fichero relativamente pequeño de 5,7 Mbytes con una duración de un minuto y 50 segundos, lo que nos permitirá tener una referencia aproximada de lo que podríamos tardar con un vídeo mayor o menor en cada uno de los servicios. En esta prueba, tuvimos en cuenta el tiempo total, que incluye la subida, la codificación y la revisión del contenido por parte de algunos de estos servicios.

Alta calidad o alta definición

Una de las últimas tendencias en el mundo del vídeo streaming es ofrecer a los creadores la posibilidad de mostrar sus trabajos en alta calidad o alta definición. En este apartado, nos encontramos desde servicios que sólo se ofrecen a usuarios Premium, hasta otros muy limitados en las cuentas gratuitas pasando por los que sólo se proporcionan a los usuarios más creativos. Con este tipo de oferta, poco a poco, nos vamos olvidando de las pixelaciones en los vídeos y otros detalles que restan realismo a las creaciones.

Servidores de videostreaming analizados

* Blip.tv

* Break

* Dailymotion

* Dalealplay

* Guba

* Jaycut

* LiveVideo

* Megavideo

* Photobucket

* Vimeo

La opinión de PC Actual: no hay servicios completes

Un detalle que nos ha llamado bastante la atención una vez revisados todos estos servicios es que resulta casi imposible encontrar un producto de vídeostreaming que cubra las necesidades de todos los casos posibles que comentábamos al comienzo de nuestra comparativa, es decir, que cubra las necesidades de espacio, calidad, privacidad y seriedad. Esto implica que el usuario tenga que decantarse por unos u otros, dependiendo de cuál sea su prioridad.

Tener espacio suficiente para alojar los vídeos es sinónimo de libertad y continuidad, no tienes que preocuparte de ajustar los archivos a un tamaño o duración determinadas y es especialmente deseado por aquellos usuarios a los que les gusta subir vídeos indiscriminadamente. Ésta es la gran baza de propuestas como blip.tv, Guba, Megavideo o Vimeo.

En cuanto a calidad, bien en forma de HD o HQ, es una de las bazas que más se está barajando a estas alturas. Mientras en Dailymotion podemos disfrutar de la mayor parte de sus vídeos en calidad normal o alta calidad, Vimeo ofrece un lugar destacado para los aficionados a los contenidos creativos en alta calidad, e incluso su servicio Premium, aparte de ser de los más asequibles, es el que ofrece las mejores prestaciones.

La privacidad, por su parte, aunque todavía hay servicios que la utilizan como apetitoso manjar en sus propuestas premium, cada vez son más los que permiten disfrutar de cierta intimidad en la versión gratuita, poniendo a nuestra disposición varios niveles para permitir a otros visualizar nuestros ficheros. La versión que más abunda y la mejor para todo usuario es la que nos permite distinguir entre los demás usuarios del servicio, nuestros amigos y familiares o, por decirlo de alguna forma, nuestras amistades más cercanas.

La seriedad ha sido también muy valorada, pues, a estas alturas, resulta un poco desagradable encontrarse servicios de alojamiento de vídeo, que, a pesar de especificar en sus términos y condiciones que no permiten contenidos de adulto, estos se encuentran fácilmente por sus categorías y canales entremezclados con otros.

La monetización, el tiempo y la compatibilidad

El gran debate de videocasters y aficionados al vídeo es que, si ellos producen unos contenidos que atraen un gran tráfico a estos servicios, por qué no se van a beneficiar económicamente. Aunque todavía no son ni mucho menos una mayoría, cada vez son más los servicios de vídeostreaming que compensan a sus usuarios económicamente o a cambio de sus servicios premium por publicar sus contenidos.

Puede que haya condiciones tales como que el vídeo tenga que aparecer en la primera página, en la cima de sus listas o complejos sistemas de puntuación, pero los premios suelen ser cuantiosos. Entre los servicios analizados, encontramos varios que ofrecen esta posibilidad a sus usuarios, como blip.tv y Break.

Atrás queda la laboriosa tarea de cambiar el formato del vídeo, ahora, los servicios de alojamiento vienen integrados con una herramienta que puede cambiar el formato y la codificación del vídeo a partir del estándar en el que se haya grabado.

Este hecho influye en la subida del vídeo a los servidores, ya que, hasta que no está codificado, el vídeo no sale publicado en ninguno de ellos. También hay que sumar las diferentes normativas de algunos servicios que, mediante sistemas propios, revisan cada uno de los vídeos en busca de material protegido o contenido que incumpla con su normativa, como podría ser para adultos o violento.

Lo mejor: Tamaño y calidad

Gracias a la gran competencia en este sector de Internet, los usuarios salimos ganando con una serie de prestaciones que serían inimaginables al comienzo de la llamada Web 2.0, por ejemplo, ya podemos subir vídeos sin las típicas pixelaciones, de más de cuatro minutos y visualizarlos en una calidad excepcional de forma gratuita.

Lo peor: Sólo para adultos

Resulta un poco desagradable encontrar sitios que todavía no controlan el acceso a vídeos de alto contenido adulto o que no lo separan adecuadamente de otros. En algunos caso, el precio de los servicios premium no está muy acorde con las prestaciones ofrecidas, incluso, hemos encontrado alguno que nos cuesta el doble que otros con mayores prestaciones.

Loading...