La videoteca perfecta

Cada vez contamos con más contenidos audiovisuales, tanto almacenados en el PC como en un buen número de unidades de DVDs y CDs, y a veces resulta complejo localizarlos. Para ayudarnos en esta gestión, tenemos buenas propuestas

La videoteca perfecta

16 julio 2009

La avalancha de contenidos digitales que desde hace años nos invaden en todo tipo de formatos ha hecho que disfrutemos de unas prestaciones y calidad impresionantes en audio y vídeo, pero esa ingente cantidad de información también ha planteado un problema: el de su catalogación.

La mayor parte de los usuarios tienen las películas en sus discos duros y en DVDs, pero puede suceder que desconozcan exactamente dónde se encuentran. Ya sean DVDs originales, copias de seguridad o contenidos en DivX/XviD (tanto en esos discos duros como almacenados en CDs y DVDs grabables) y otros formatos, muchas películas, series o documentales acaban perdidos en carpetas o álbumes que nunca conseguimos localizar.

Por esta razón, aparecieron desde hace años las aplicaciones que tratan de ayudarnos a gestionar nuestras bibliotecas multimedia. Mientras que los sistemas operativos Windows, Mac OS X y GNU/Linux ofrecen algunos gestores nativos, la mayoría de ellos no están destinados a gestionar toda nuestra biblioteca multimedia, sino solo aquellos ficheros que residen en el disco duro.

El problema llega a la hora de tratar de encontrar una película que teníamos guardada en algún DVD cuya localización exacta no recordamos. Precisamente, para este tipo de tareas, que, además, se convinan con las anteriores, surgen las utilidades de catalogación y gestión de contenidos multimedia.

En nuestro recorrido, hemos hecho un repaso por las soluciones orientadas sobre todo al mundo del vídeo, pero algunas de ellas también están perfectamente capacitadas para otros tipos de procesos de catalogación (libros, discos de música, etc.).

Más que una biblioteca

En nuestro repaso por las soluciones disponibles en este segmento, hemos dejado de lado un tipo de desarrollos que están presentes de forma muy patente en los sistemas operativos. Se trata de los reproductores multimedia, que se han convertido en gestores de nuestros contenidos de audio y vídeo. Como decíamos, su mayor problema es que se limitan a los que están en nuestros discos duros.

Además, en este sentido, las prestaciones de aplicaciones como Windows Media Player, iTunes o Totem (por citar tres desarrollos conocidos en Windows, Mac OS X y Linux, respectivamente) son muy limitadas. Pocas veces ofrecen la descarga de información desde Internet y, aunque es posible extender sus prestaciones con plug-ins, su función se ve circunscrita al PC o portátil en el que los utilizamos.

Sin embargo, lo ideal es combinar ambos sistemas –con las pegas que esto implica-, porque muchos usuarios necesitan disponer de un gestor de contenidos multimedia que sirva también para transferir ficheros a otros dispositivos. El ejemplo perfecto es iTunes, una aplicación que Apple ha concebido para que los usuarios dependan de ella a la hora de manejar su biblioteca multimedia, pero también todos sus reproductores portátiles iPod en sus distintos modelos y, por supuesto, los móviles iPhone.

Afortunadamente, muchos de los reproductores portátiles pueden ser gestionados sin dependencia directa del reproductor o gestor multimedia que utilicemos, pero sería deseable que alguna de las herramientas que analizamos tuviera también contemplada esa posibilidad, algo que no hacen.

Ventajas e inconvenientes

El principal problema de estas soluciones reside en el hecho de que tendremos que introducir todas las películas que queremos catalogar a mano. Afortunadamente, todas estas aplicaciones disponen de enlaces con las principales bases de datos de este segmento (por ejemplo, con la conocida Internet Movie DataBase). Por lo tanto, a menudo, solo bastará con introducir el título de la película para que el programa se encargue de todo lo demás.

Aun así, habrá operaciones que tendremos que realizar obligatoriamente para, por ejemplo, enlazar esa carátula y elemento de nuestra base de datos con un contenido real en el disco duro o con una localización en nuestros CDs o DVDs con copias de seguridad de estos contenidos.

Ese esfuerzo tendrá su recompensa: una vez catalogadas las películas, ya no nos tendremos que preocupar por esa gestión, ya que, en cualquier momento, podremos acceder mediante interfaces visuales muy atractivas a toda la información de esos contenidos de vídeo, además de a su reproducción.

No solo eso: la automatización del proceso de captura de datos (actores, directores, guionistas, duración, nacionalidad...) es inmediata y permite que esté interrelacionada. ¿Que acabamos de ver una película de Ridley Scott y queremos saber si tenemos otras disponibles? Facilísimo.

Algunas utilidades disponen de opciones adicionales que van desde la presentación de estadísticas hasta el control de los préstamos que hemos realizado, e incluso lenguajes de script propios para crear consultas avanzadas a las bases de datos que acaban generándose con la información recabada.

Nuestros protagonistas

Tras estas líneas de introducción, encontraréis un repaso a las aplicaciones elegidas para este análisis y que abarcan desde herramientas gratuitas a soluciones comerciales, lo que no significa ni mucho menos que sean mejores. Las protagonistas de la comparativa son DVD Profiler, Ant Movie Catalog, GCStar, Libra, Movie Collector, MediaMan, eXtreme Movie Manager y EDMB. Seguro que encontráis entre todas ellas la más apropiada para cada caso.

Toda la información a un clic

La captura de datos no solo se podrá realizar a través del título de una película. Muchos de los programas disponen de métodos avanzados destinados a la catalogación de éstas en formato DVD-Vídeo o Blu-ray, que disponen de un código UPC (Universal Product Code) para contrastar ese número con las bases de datos de venta de DVDs on-line (por ejemplo, Amazon).

Este sistema es rápido y eficiente para las películas que hemos comprado físicamente, pero no tiene mucho sentido con los contenidos que descargamos de Internet, un apartado al que ninguno de los reproductores ha prestado atención.

Además de la recolección e información a través del UPC, existen programas que permiten capturar el código de barras con una webcam para analizarlo y obtener automáticamente los datos del disco DVD o Blu-ray. Es otro sistema interesante, aunque más laborioso. De hecho, algunos venden incluso lectores específicos de códigos de barras para este fin.

¿Qué hay de los Media Center?

Seguramente muchos estéis pensando en las aplicaciones Media Center para obtener este tipo de funciones. Curiosamente, la mayoría de soluciones disponibles (incluidas algunas tan conocidas como los Media Center integrados en Windows Vista o el futuro Windows 7) no solucionan demasiado bien de serie este apartado.

De hecho, aunque muchas disponen de funciones de bibliotecas multimedia (que es básicamente para lo que fueron concebidas), la catalogación de esos contenidos no es tan transparente como desearíamos. Eso ha hecho que, en lugar de estar disponibles de serie, estas funciones se implementen a modo de plug-ins para los distintos Media Center existentes.

Así, en Windows Vista Media Center existen varios complementos como My Movies (www.mymovies.dk), DVDLibrary (http://thegreenbutton.com/forums/1/211911/ShowThread.aspx), Video Library (http://thegreenbutton.com/forums/thread/259474.aspx) u Open Media Library (http://thegreenbutton.com/forums/thread/256504.aspx), aunque en los foros de The Green Button (referencia obligada para usuarios de esta solución de Microsoft), encontraréis más información al respecto.

Lo mismo ocurre con otra aplicación muy popular, Media Portal, que también cuenta con plug-ins como My Films (www.mp-fr.com/forums/index.php?showtopic=2431) para solventar este apartado de forma decente.

Software de catalogación de películas analizados

* Invelos DVD Profiler

* Eric´s Movie Database (EMDB)

* Ant Movie Catalog

* eXtreme Movie Manager

* GCStar

* Movie Collector

* Libra

* MediaMan

La opinión de PC Actual: para amantes del orden

Teniendo en cuenta que la mayoría de los usuarios confían en misteriosos procesos de organización para guardar sus contenidos de vídeo, la existencia de este tipo de aplicaciones es un descubrimiento. Sobre todo porque no hay por qué complicarse la vida con soluciones exageradas, como DVD Profiler, con una cantidad de datos mareante, y es posible acceder a soluciones gratuitas o de código abierto que proporcionan una aproximación a estas tareas.

La valía del Open Source

Durante las pruebas, hemos comprobado que hay dos secciones diferenciadas. Por un lado, aquellas ofertas en las que premia la inclusión de la máxima cantidad de información. Las bases de datos de soluciones como DVD Profiler o eXtreme Movie Manager son impresionantes, pero también difícilmente manejables.

De hecho, aunque la actuación del usuario puede ser mínima en ambas alternativas, la descarga y puesta a punto de la información de cada película es tediosa. Obviamente, luego llegarán los beneficios, que nos permitirán encontrar las películas a través de potentes filtros de búsqueda.

Justo lo contrario ocurre con las soluciones más básicas. GCStar es probablemente la más recomendable para empezar, ya que el proceso de inclusión de nuevas películas es instantáneo, además de poseer conexión a FilmAffinity.es, una de las bases de datos en español más completas. A partir de ahí, podemos experimentar con Ant Movie Catalog, que supone un paso más en posibilidades de gestión, al margen de que su combinación con Ant Viewer la diferencia de otras propuestas.

En un segundo plano, queda EMDB, demasiado elemental, pero válida para los usuarios que valoren sobre todo la ligereza de estos desarrollos. Por otro lado, Libra es una opción interesante por su interfaz, pero peca de limitaciones importantes tanto en el idioma como en su dependencia de Amazon.

Desarrollos comerciales y algo más completos

En el terreno comercial, consideramos a Movie Collector como la solución más equilibrada, algo a lo que se añade, además, su relación directa con Windows Media Center. Esta función exclusiva es especialmente interesante para usuarios de ordenadores de salón.

También es destacable DVD Profiler, que sobresale por su buena interfaz, que trata de aclarar la navegación entre una cantidad gigantesca de datos para cada una de las películas. MediaMan se ve demasiado limitado por su dependencia de Amazon, mientras que eXtreme MovieManager necesita un rediseño de la interfaz y una concepción que no obligue a descargar todos los datos que encuentra de cada película.

Lo mejor: Las opciones para introducir datos

La gran cantidad de opciones disponibles nos permite cubrir nuestras expectativas tanto si precisamos todos los datos de cada aplicación como si solo es necesario cumplimentar la información básica. La posibilidad de muchos programas de enlazar contenidos de la base de datos con películas guardadas en el disco duro es destacable, así como el soporte de múltiples BB DD en algunos desarrollos.

Lo peor: Todas deberían mejorar su interfaz

En general, creemos que la interfaz de estas aplicaciones es uno de sus puntos débiles. Los desarrolladores tratan de mezclar los conceptos de backend y frontend y lo mejor sería poder aprovechar la potencia de los sistemas de inclusión de películas con clientes independientes. Ant Viewer es el único ejemplo de ello, pero su desarrollo es muy, muy mejorable. La escasez de soporte para bases de datos de títulos en algunos casos hace algo más incómodo el uso de estas herramientas para usuarios de habla hispana.