Vodafone y ONO, todo lo que tienes que saber

18 marzo 2014

7.200 millones de euros es lo que ha pagado Vodafone por ONO, una de las compañías cableras de mayor importancia en España, lo que hace que Vodafone pase ahora a ocupar el segundo puesto en banda ancha fija, y el primero en líneas de alta velocidad. ¿Qué es lo que podemos esperar de cara al futuro próximo?

No hay duda de que la compra de ONO por parte de Vodafone supone un cambio drástico en el mercado de las operadoras de teléfono y cable en nuestro país. Pocas adquisiones de este nivel recordamos en el sector, teniendo que irnos a la compra de Amena por parte de Orange, o Airtel por parte de la propia Vodafone. Lo que de verdad nos interesa es cómo va a afectar al mercado esta operación, y qué es lo que está por llegar.

En el sector de la telefonía móvil

Tanto Vodafone como ONO han actuado como operadoras móviles hasta el momento. Eso sí, la segunda de ellas tan solo a nivel virtual, subcontratando el servicio de telefonía a una tercera compañía, Movistar. ¿Qué va a ocurrir ahora? El acuerdo alcanzado entre ONO y Movistar se renovó muy recientemente, por lo que este todavía debería durar unos cuantos años más. Vodafone ha confirmado de manera oficial que todas las líneas que tuvieran ONO Móvil continuarán teniendo la misma cobertura de Movistar, por lo que no se va a producir ningún cambio importante a corto plazo. No obstante, la compañía británica también ha informado de que su objetivo es llegar pronto a un acuerdo con Movistar para que la cobertura que pasen a tener los hasta ahora clientes de ONO Móvil pase a ser de Vodafone, algo lógico si tenemos en cuenta que, en realidad, serán clientes de la compañía británica. Se van a estudiar todas las posibilidades para llegar a tomar una decisión en los próximos meses. Eso sí, las expectativas son que los clientes de ONO Móvil pasen a ser clientes de Vodafone, y que tengan cobertura 4G.

En lo que a las cifras se refiere, con la compra de ONO, Vodafone pasará a tener 1.000.000 de líneas móviles más que su inmediato perseguidor, Orange. La compañía naranja estaba ganando cuota de mercado, y contaba ya con superar en España a los británicos en uno o dos años. Parece que ahora es mucho más complicado ese hito, por lo que Vodafone consigue mantener su posición en el mercado.

En el sector de la banda ancha

Aunque Vodafone no era una operadora de ADSL de alto nivel, ONO sí lo era. De hecho, tan solo Movistar conseguía mejores cifras de clientes que ONO, y eso que esta última era mucho mejor valorada y contaba con planes de precios más equilibrados. Podemos esperar que la estructura de ONO no cambie demasiado en este sentido. Veremos nuevas ofertas y promociones, pero es muy probable que sigan contando con el mismo buen servicio, mejorado por contar ahora con una plantilla mucho mayor, y unos precios algo por debajo de los de Movistar, que era una de las más caras.

Vodafone pasa a convertirse en el segundo operador en España de banda ancha fija, solo por detrás de Movistar, controlando el 21% del mercado. Por su parte, con un 57%, será el operador con mayor número de líneas de alta velocidad, cobre y fibra óptica, del país.

Además, habían firmado un acuerdo con Orange para compartir las redes de fibra óptica que instalaran alrededor de todo el país. Ahora que han comprado ONO, quien ya había llegado a siete millones de hogares españoles, no quedaba claro qué iba a ocurrir con su acuerdo con Orange. Han confirmado que sigue en pie, y que cumplirán con su parte instalando fibra óptica en aquellas regiones donde ONO todavía no estaba presente, como gran parte del norte de España, así como algunos núcleos de las dos grandes ciudades, Barcelona y Madrid. Así, Vodafone llegaría a 10 millones de hogares del país, más de la mitad del total, y superando a Movistar, que tiene en previsión llegar a los 8 millones de hogares.

Ofertas convergentes

Sin embargo, los mayores cambios los vamos a ver en las ofertas convergentes que tan famosas se están haciendo últimamente. Se trata de ofrecer en un mismo pack el teléfono fijo, la conexión a Internet, el teléfono móvil, e incluso la televisión. Vodafone ya no cuenta solo con su ADSL, sino con la estructura y las instalaciones de una de las mayores cableras del país, y una de las que ofrece una mejor relación calidad/precio, además de estar en un lugar en el mercado que antes no tenía. Por otra parte, ONO también tenía en marcha TiVo, por lo que ofrecía televisión a sus clientes. Ahora, Vodafone lo tiene todo para rivalizar con Movistar en las mismas condiciones. Las ofertas que combinen todos los servicios de los que dispone Vodafone serán muy a tener en cuenta, y más sabiendo que sus precios suelen ser más equilibrados que los de Movistar.

Orange, la más afectada

Todo el mercado se va a ver afectado por la compra de ONO por parte de Vodafone, pero principalmente Orange. La compañía naranja era la tercera operadora, y esperaba poder alcanzar a Vodafone en un espacio de tiempo relativamente corto. Sin embargo, ahora su situación se complica en España. Las ofertas convergentes están ganando cada vez más popularidad. Permiten a las compañías firmar contratos con sus clientes de varios servicios a la vez, por lo que consiguen una gran estabilidad, y los clientes, a su vez, al contratar varios servicios unificados en uno, suelen conseguir mejores precios. Orange no puede ofrecer esto en las mismas condiciones que Vodafone, pues no es una compañía cablera, pero tampoco tiene las ventajas de una operadora móvil virtual, sino que tiene que mantener toda su estructura, y todo ello sin olvidarse de que sus precios no serán tan económicos para el cliente como los de las ofertas convergentes.

Por otro lado, el futuro de fibra óptica de Orange estaba unido al de Vodafone. La compañía británica cumplirá con el acuerdo de los franceses, según parece, pero instalarán fibra óptica en aquellos lugares en los que ONO no hubiera llegado. Si tenemos en cuenta que ONO se habría centrado en los hogares que potencialmente fueran más rentables, y que Vodafone ya se puede olvidar de esos, Orange lo tendrá difícil para dar cobertura a los hogares que puedan ser potenciales clientes. Sus opciones pasan por invertir de una manera más activa en fibra, o por comprar una tercera compañía, como Jazztel. Esta última opción no resulta sencilla, y más teniendo en cuenta que la compañía, a día de hoy, tiene un valor de 2.600 millones de euros.

Sea como sea, la compra de ONO por parte de Vodafone ha creado una verdadera vorágine en el mundo de las telecos. Eso sí, todavía habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos con el paso de los meses.

Loading...