Vuelve el glamour al diseño web

¿Es posible que Google saque un nuevo navegador y se haya olvidado de las funciones básicas de accesibilidad? ¿O que Microsoft haya estado dejando de lado durante tanto tiempo esta cuestión y sea ahora cuando empieza a repararla? Pues sí, para algunos la Internet sí que estaba ciega

Vuelve el glamour al diseño web

20 octubre 2008

Aplicaciones enriquecidas WAI-ARIA, Ajax no intrusivo, Dojo, Dom… La creciente popularidad de Ajax y HTML dinámico con script ha creado importantes barreras para los usuarios con discapacidad, especialmente los usuarios invidentes con lector de pantalla. Para intentar superar este problema dentro de la WAI (la Iniciativa para la Accesibilidad de la Web del W3C) se está desarrollando desde hace unos años la especificación ARIA (aplicaciones de Internet ricas y accesibles).

 

El W3C define ARIA como un sintaxis para hacer accesibles los contenidos web dinámicos de la llamada Web 2.0 y los controles de interfaz de usuario creados por el diseñador. Hasta ahora la solución ha sido la creación de versiones simplificadas estáticas para los usuarios de lector de pantalla.

 

Pero con ARIA el desarrollador web puede ahora comunicar a las ayudas técnicas la funcionalidad (“rol”), estado y propiedades de sus elementos HTML. Por ejemplo, se puede manipular un DIV mediante script para transmitir a estas ayudas técnicas que funciona como un botón, una casilla de selección o una barra de deslizamiento.

 

ARIA está ya bastante avanzado, y se ha implementado en Firefox y otros navegadores (Safari, Opera) y en lectores de pantalla, pero hasta ahora el gran obstáculo ha sido su implementación en Microsoft Internet Explorer, que sigue siendo con diferencia el navegador más usado el mundo. La buena noticia es que según Microsoft, “Internet Explorer 8 ya emplea información de rol, estado y propiedades a través de ARIA”.

 

Sin embargo, si hay que dar por ello un tirón de orejas a la gente de Redmond, no menos fuerte es el que habría que dar a los de Montain View. El flamante nuevo y último navegador, Chrome, lanzado recientemente por Google, también carece de los principios básicos WAI-ARIA de accesibilidad como ha descubierto y denunciado Steve Faulkner, consultor web y responsable de The Paciello Group en Europa, y uno de los asistentes al Congreso Fundamentos Web a celebrar en Gijón la próxima semana.

 

Un aria mal orquestada

Las conclusiones de Steve Faulkner respecto al acceso desde teclado son claras: “Aunque Chrome tiene muchos atajos de teclado para manejarse sin ratón, esto no es suficiente. En apariencia no es posible desplegar sin el ratón los dos menús del navegador, y por tanto es imposible acceder por ejemplo a funciones como "Guardar como", "Opciones" o "Ayuda".

 

En lo que respecta al soporte de las opciones de accesibilidad del Sistema Operativo, “el navegador no es compatible con el modo "alto contraste" de Windows, como sí lo es por ejemplo Firefox. Sin embargo, sí que hereda la configuración del tamaño de letra”, añade Faulkner.

 

Con el fin de que las interfaces de usuario sean accesibles para aquellos usuarios que usan cualquier tecnología asistiva (lectores de pantalla, software de dictado, teclados de pantalla) se debe definir la información sobre determinados elementos de la interfaz, como son el nombre, el rol y el estado. “Sin embargo, muchos de los elementos de la interfaz de Google Chrome no proporcionan esta información básica. También presenta problemas para determinados tipos de contenido de las páginas, por ejemplo los enlaces, cosa que se agranda en los controles nativos HTML”.

 

La respuesta de Google no se hizo esperar. Jonas Klink, ingeniero software de la compañía, respondía a Faulkner en su blog con el siguiente comentario: “Nuestro nuevo navegador de código abierto se esfuerza por innovar e impulsar el desarrollo de la Web. Desde luego, esto se extiende a todos nuestros usuarios, incluido el aspecto de accesibilidad.

 

Con el objetivo de un lanzamiento temprano e iterativo, esta versión de Chrome se ha centrado en un soporte básico para la navegación por teclado y atajos, así como en una interfaz de usuario sencilla y clara para que todos los usuarios puedan navegar. Al mismo tiempo, hemos establecido las bases para la exposición de información apropiada a través de las Windows Accesibility APIs (usadas por los lectores de pantalla), además del soporte WAI-ARIA. Los usuarios verán mejoras sustanciales en estas dos áreas en las próximas versiones”.

 

No más relojes de arena

Y es que si algo está de moda en la programación y diseño de la Web 2.0 es el Ajax. Sin embargo, Ajax es una mezcla de tecnologías previas, más que un lenguaje nuevo de programación web, en aras de hacer la navegación por la Red más ágil, rápida y dinámica. Significa “JavaScript y XML asíncronos”, y además de éstos emplea HTML, CSS, XSLT y otras herramientas que permiten realizar acciones sin necesidad de esperar a que el navegador cargue de nuevo a cada petición al servidor.

 

Desde su formulación en febrero de 2005 por Jesse James Garrett, también presente en el Fundamentos Web de este año, se han creado numerosos foros de debate y discusión, y es uno de los pilares de la Web 2.0, entendida como Google Maps, Flickr o Amazon se nos muestra.

 

No es desde luego otra moda (pasajera) entre diseñadores y desarrolladores web, sino una tendencia que va en aumento y mejora día a día con nuevas formulaciones y experiencias más dinámicas. Básicamente, lo que persigue es que un usuario nunca tenga que experimentar una ventana en blanco o un reloj de arena para esperar a que algo suceda dentro de su navegador.

 

¿Hay algún tipo de sitio web en la cual sea más recomendable el uso de Ajax? Pues como ya lo comentaba JJ Garrett, su mayor apóstol y apologista, en una entrevista a El Mundo hace un par de años aprovechando el Internet Global Congress celebrado en Barcelona: “En cualquier tipo de aplicación en la que el papel de los usuarios sea importante y tengan un alto grado de implicación. Intentamos reducir el tiempo que la gente debe invertir en realizar una tarea, por ejemplo, cuando queremos proporcionarles un feed-back o una respuesta más rápida, con gran facilidad visual, además”.

 

Porque para ganar en usabilidad ya no basta con hacer una tipografía lo suficientemente clara ni no amontonar textos e imágenes en cada módulo, sino pensar en cómo interactúa el visitante y ponérselo fácil. Dice este autor del ya clásico “The Elements of User Experience” y fundador de la consultora Adaptive Path en San Francisco (California): “Para nosotros tiene más valor explorar y averiguar cómo los usuarios interactúan con tus productos, qué están intentando buscar, la psicología de la interacción. Si sabemos cómo piensan nuestros usuarios podremos incorporar todo lo que realmente necesitan. Para nosotros eso es lo que hace que una página tenga éxito. Pero  entiendo que no existen unas grandes normas a seguir”.

 

Venimos de un modelo adaptado al uso original de la Web como un medio hipertextual, pero lo que hace a la Web buena para el hipertexto, no la hace necesariamente buena para las aplicaciones de software. “Mientras el servidor esta haciendo lo suyo, qué está haciendo el usuario?”, se pregunta JJ Garret.

 

Exacto, esperando. Y, en cada paso de la tarea, el usuario espera más. Obviamente, si estuviéramos diseñando la Web desde cero para que corran aplicaciones, no querríamos hacer esperar a los usuarios. Una vez que la interfaz está cargada, ¿por qué la interacción del usuario debería detenerse cada vez que la aplicación necesita algo del servidor?”.

 

Un embrague para no calarse

Ajax elimina la naturaleza “arrancar-frenar-arrancar-frenar” introduciendo un intermediario -un motor Ajax- entre el usuario y el servidor. Parecería que sumar una capa a la aplicación la haría menos reactiva, pero la verdad es lo contrario”, dice JJ Garrett.

 

En vez de cargar un pagina Web, al inicio de la sesión, el navegador carga al motor Ajax (escrito en JavaScript y usualmente “sacado” en un frame oculto). Este motor es el responsable por renderizar la interfaz que el usuario ve y por comunicarse con el servidor en nombre del usuario, permitiendo que la interacción del usuario con la aplicación suceda asincrónicamente (independientemente de la comunicación con el servidor)”.

 

Por suerte, la brecha que había entre los diseñadores de interacción web respecto a sus envidiados colegas dedicados a crear software de escritorio con todo el poder de trabajar en local y no en remoto se ha reducido a casi la nada. Ahora el navegador puede trabajar incluso como un sistema operativo, y llamar a aplicaciones con la misma riqueza y nivel de respuesta que alcanzan alojadas en una CPU. Y es lo que está impulsando la llamada Web 2.0.

 

Los mayores desafíos al crear aplicaciones Ajax no intrusivas no son precisamente técnicas. Las tecnologías centrales son maduras, estables y bien conocidas. “En cambio, los desafíos son para los diseñadores de estas aplicaciones: olvidar lo que creemos saber sobre las limitaciones de la Web, y comenzar a imaginar un rango más amplio y rico de posibilidades.
 Va a ser divertido”.

  

Modelos mentales y hábitos de conducta

La comunicación de conceptos e ideas de una forma clara para llegar a un entendimiento común ha sido la pasión de Eric Fain, desde sus comienzos a mediados de los 90 como diseñador web. Tras varias experiencias como productor de catálogos on-line, estructuración de redes universitarias o redefiniendo la gestión de flotas, se dedicó a impartir talleres sobre modelos mentales; uno de estos talleres fue impartido a su paso por Gijón en el marco de Fundamentos Web.

 

Estos modelos mentales han llegado a convertirse en sus herramientas de selección para comunicar los comportamientos de los usuarios, motivaciones, creencias y filosofías que definen cómo se crea la estructura y el diseño de los productos y sistemas en entornos web.

 

Porque para entender todo el alcance de la accesibilidad y la usabilidad hay que diseñar las webs poniéndose en la piel del internauta que las va a visitar, lo cual no es tan sencillo. “Muchas de las aplicaciones que desarrollas son aplicaciones que tú usarías. Esto facilita el conocer qué funcionaría y qué no, pues sabes que la experiencia de usar el producto debería ser positiva, si no atractiva. Sin embargo, a veces te encontrarás a ti mismo desarrollando algo que sólo usarías de forma ocasional, y de repente estarás en lugares desconocidos”, señala Fain.

 

Conocer la filosofía de motivación abre diferentes caminos, hay que fijarse en los porqués. Los modelos mentales son diagramas que representan las filosofías y emociones básicas que dirigen los comportamientos de la gente, y que concuerdan con las formas que tú piensas que puedes cubrirlos con tu software. Por eso hay que ofrecer significados alternativos. Los modelos mentales son útiles como estructuras para unir esos significantes y poder generar nuevas ideas que sirvan de amalgama allí donde hay intersticios”.

 

Si quieres aprender más sobre diseño web bajo las directrices y estándares del W3C en accesibilidad y usabilidad, no dejes de seguir el congreso Fundamentos Web a celebrar en Gijón los próximos 27 y 28 de octubre. Más info:

 

http://www.pc-actual.com/actualidad/evento/2008/10/08/Ven-a-Fundamentos-Web-2008

 

http://www.pc-actual.com/actualidad/noticia/2008/09/24/Por-una-Internet-mas-accesible