WhatsApp habría rechazado una oferta de Google de más de 19 mil millones

24 febrero 2014

La compra de WhatsApp por parte de Facebook ha agitado al mercado del mundo de la tecnología. Nada más y nada menos que un montante total de 19 mil millones de dólares es lo que ha habido en medio de una compra totalmente inesperada. Lo sorprendente, es que parece que Google habría pagado más que los de Palo Alto por la aplicación, superando esos 19 mil millones de dólares.

Y no solo se trata de que Google habría estado dispuesta a superar la oferta de la red social, sino que además la compañía americana habría estado en permanente contacto con Jan Koum, el máximo responsable de WhatsApp hasta el momento, y habrían conocido incluso la intención y la oferta de Facebook por la aplicación.

Nunca es raro que aplicaciones como WhatsApp reciban ofertas de todas las grandes compañías tecnológicas, lo que sí es raro que es haya sido Facebook la que haya conseguido vencer, y más cuando parece que Google estaba dispuesta a mejorar la oferta. Fueron los responsables de la aplicación de mensajería los que rechazaron la oferta de los de Mountain View.

Según sabíamos ya de antes, Google había llegado a un acuerdo con WhatsApp, obviamente económico, en el cual se reservaban el derecho a conocer cualquier oferta que hiciera otra compañía para comprar la app. No es raro, por tanto, que estuvieran al tanto del interés de Facebook y de la oferta concreta.

Ante esta situación, fue el propio Larry Page, uno de los fundadores de Google, el que estuvo en conversaciones con Jan Koum, también uno de los fundadores de WhatsApp. Y se plantearon dos alternativas. Por una parte, Page intentó convencer a Koum de que no vendiera WhatsApp a Facebook, de que se mantuvieran independientes tal y como se habían propuesto desde un principio. Pero no fue el único planteamiento. Google, que no estaba especialmente entusiasmada en tener que comprar WhatsApp, acabó realizando una oferta mayor que la de Facebook. Hubieran superado los 19 mil millones de dólares que ofrecía Mark Zuckerberg.

La sorpresa fue que WhatsApp optó por la oferta de Facebook, lo que, por cierto, también convierte a los fundadores en inmensamente ricos, e incluso a los empleados en personas notablemente adineradas, y además con acciones de Facebook.

Lo que llevó a WhatsApp a decidirse por la oferta de la red social fue la falta de entusiasmo de Google por el proyecto. Estaba claro el motivo por el que los de Mountain View querían ofrecer más que Facebook, simplemente para que un rival como era la red social no acabara teniendo una de las aplicaciones de mensajería más utilizadas del mundo. Si Jan Koum y compañía querían continuar con el proyecto, la venta a Google no les ofrecía muchas garantías. Por una parte, el CEO de WhatsApp no hubiera ocupado un puesto de directivo en la mesa del buscador, algo que sí hace en la red social. Esto, a su vez, implicaba una cosa, el que no iban a tener tanto poder en la aplicación como tienen ahora en Facebook. Según afirman, siguen siendo independientes. Y aunque finalmente no vaya a ser así, parece muy claro que los dirigentes de WhatsApp, así como sus empleados, van a tener un gran papel en Facebook. En Google hubieran sido unos más.

Todo, por no hablar de la dinámica del buscador de ir comprando empresas, integrándolas en su sistema y acabar con lo que eran anteriormente. No hubiera sido raro acabar viendo WhatsApp, denominada nuevamente como Hangouts, que vendría preinstalada en todos los smartphones Android del mundo.

Ahora WhatsApp tiene un futuro mucho más prometedor. Facebook es puramente social, y podrá explotar al máximo el potencial que todavía tiene la aplicación de mensajería.