Wikipedia vs Encarta, cuando el Open Source venció a Microsoft

5 febrero 2014

Cualquiera que se haya acercado al mundo del software de alto nivel puede predecir que el éxito de un programa de pago siempre está más asegurado que cualquier Open Source. Sin embargo, ese no ha sido el caso de las enciclopedias online. Wikipedia demostró a Microsoft que podía crear algo muy superior a lo que había hecho los de Redmond.

Durante muchos años, la enciclopedia Encarta ha sido una herramienta muy utilizada por estudiantes y usuarios de todo el mundo. Muchos de los que pudieron disfrutar del auge de esta herramienta durante su educación, seguro que recordarán haber utilizado los artículos de la misma para confeccionar trabajos completos. Es más, a tal situación llegó el copiar los artículos directamente de la enciclopedia Encarta, que incluso los profesores llegaban a obligar a sus alumnos a realizar los trabajos a mano, para que tuvieran que trabajar. Sin duda alguna, Microsoft creó un gran producto que incluso hizo historia. Y no lo hizo sin poco trabajo. Utilizaron como base otras enciclopedias, y pagaron a académicos para que escribieran artículos adicionales y mejoraran otros que más tarde serían revisado cientos de miles de veces. En total, llegaron a tener más de 62.000 artículos con información generalizada, y en varios idiomas, aunque no en una cantidad tan grande. Estábamos hablando de una enciclopedia única, que además podíamos llevar en un ordenador.

En su momento, además, era una completa revolución. Todo comenzó en los años 80, cuando responsables de Microsoft se reunieron con Enciclopædia Britannica, quienes entonces eran el novamás, con el objetivo de lanzar la misma en CD-ROM. Lo que ocurrió es lo que todos podíamos esperar de una organización tan tradicional como aquella, que no quisieran que su gran eciclopedia pasara a formato electrónico, e incluso amenazara su nivel de ventas. Su negocio, por cierto, estaba en vender estas enciclopedias por más de 1.100 euros, cuando a ellos les costaba unos 180 euros producirlas.

Con el "no" de los británicos, comenzaron a obtener los permisos de otras enciclopedias, como la Funk-Wagnalls, la Collier’s y la New Merit Scholar. Añadió más artículos y así nació Encarta, con más de 30.000 entradas, imágenes, gráficos, vídeos, tablas y todo, a golpe de click. Con menos información que la Enciclopædia Britannica quizá, pero con una facilidad pasmosa para encontrar lo que buscamos si lo comparamos con tener que seleccionar un tomo y acceder a lo que deseamos. Lo mejor, además, es que costaba tan solo 60 dólares. Durante muchos años, fue el clásico de las enciclopedias. Pero entonces todo cambió.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });