Windows 10: Microsoft deberá pagar 10.000 dólares a una usuaria

David Cerdán

Update Windows10

28 junio 2016

Una usuaria de Windows 7 residente en California ha ganado un juicio contra Microsoft. La empresa deberá pagarle 10.000 dólares por forzarla a actualizar a Windows 10.

Teri Goldstein es propietaria de una agencia de viajes en California. El año pasado su equipo empezó a descargar e intentar instalar la nueva versión de Windows, Windows 10, al parecer sin su consentimiento.

La actualización falló y entonces empezó el calvario para ella. El equipo se volvió terriblemente lento y empezó a fallar hasta el punto de hacerse casi inutilizable. La usuaria contactó con el equipo de soporte de Microsoft pero no le solucionaron el problema, por lo que decidió demandarlos.

Ahora la sentencia condena a Microsoft a pagarle 10.000 dólares. La empresa ha decidido no recurrir la decisión.

Forzando la máquina

Cuando Windows 10 fue lanzado al mercado el pasado 25 de julio de 2015, Microsoft anunció que la actualización sería gratuita durante un año. Lo que no sabían los usuarios era que la empresa no estaba dispuesta a ponérselo fácil a los rezagados.

Las técnicas a las que ha recurrido Microsoft durante los últimos meses para forzar a los usuarios a actualizarse han sido diversas: notificaciones para actualizarse sin botón “Cerrar”, descargas de la nueva versión del sistema en segundo plano (!de hasta 6GB!) e incluso actualizacionesa automáticas sin consentimiento en caso de no visualizarlas a tiempo.

Una política cada vez más agresiva para forzar un cambio que nadie duda que es a mejor, pero que sin duda no debería llegar a estos extremos.

El porqué de la presión

A juzgar por lo que está sucediendo está claro que Microsoft tiene un gran interés por que la gente se actualice a Windows 10. Pero, ¿cuáles son los motivos?

Uno de los principales es la liberación de recursos. Mantener antiguas versiones del sistema operativo con un elevado número de usuarios impide recolocar a los ingenieros en nuevos proyectos, aumentado los costes de la empresa.

Otro de los motivos importantes es la monetización: anuncios, tienda de aplicaciones… Microsoft necesita tener a todos los usuarios utilizando Windows 10 para aumentar sus posibilidades de obtener beneficios.

Finalmente, también existe un motivo estratégico. Las plataformas de Google y Apple cada vez son más atractivas para los desarrolladores, por las posibilidades que bridan a la hora de monetizar y de hacer llegar el software a los usuarios. Microsoft desea subirse al carro pero para ello necesita una comunidad fuerte con un gran número de usuarios.