Xerox DP 1011

Para aquellos profesionales que busquen la máxima portabilidad

17 junio 2005

Esta firma, más conocida en ámbitos de copiadoras e impresión de gran formato, acaba de introducirse en este mercado de la imagen con, entre otros, un proyector basado en tecnología LCD y con diseño ultraportátil. Además de su aspecto externo, cuyo conjunto no llega a un kilo de peso, cuenta con unas especificaciones internas realmente sorprendentes. Su sistema de visualización de imagen se centra en la tecnología DLP, que viene acompañada por una lámpara con una potencia lumínica de 1.100 ANSI lumens y soporte para una resolución nativa XGA (1.024 x 768 puntos). La mencionada lámpara que monta tiene una tiempo estimado de vida de 2.000 horas, y cabe apuntar que, una vez nos dispongamos a sustituirla, su precio será de aproximadamente 460 euros. Puestos a cuidar hasta el más mínimo detalle, la firma ha utilizado una de las mejores ópticas que se pueden encontrar en el mercado, nos referimos a un sistema de lentes Carl Zeiss, que dota a la máquina de un zoom real de 1,16 aumentos no motorizados.

Sin embargo, algo que quizá podremos echar en falta en determinadas ocasiones será una mayor conectividad, ya que tan sólo dispone de la habitual entrada RGB más otras dos en formato S-Video y un RCA vídeo.

En lo que se refiere a las pruebas realizadas en nuestro Laboratorio, hemos podido observar que en términos generales las imágenes generadas quedan con cierta falta de luminosidad, lo que afecta directamente a la viveza de la colorimetría. Sin embargo, una vez ajustados los correspondientes parámetros del menú interno de la máquina, el realismo de las diferentes tonalidades mejora ostensiblemente, aunque lo más destacable de este producto es la gran definición de imagen que genera, sobre todo debido a la óptica que utiliza.