Zotac Nitro, realmente sencillo

Este dispositivo externo incorpora una pantalla VFD (Vacuum Fluorescent Display) y tres botones para manipular sin problemas las velocidades de trabajo de la GPU, de la memoria, de los Shaders y del propio ventilador de la tarjeta gráfica

Eloy García Almadén

18 marzo 2009

Una de las principales novedades que incorpora este pequeño ingenio es la posibilidad de cambiar todos estos parámetros en tiempo real y sin necesidad de reiniciar el equipo. Así, si mientras estamos echando una partida a nuestro juego favorito necesitamos exprimir un poquito más el hardware, solo tendremos que recurrir a Nitro sin dejar de jugar.

El paquete incluye asimismo el controlador y el software FireStorm, verdadero encargado de aumentar o disminuir los MHz deseados de cada uno de los componentes manipulados (los incrementos se hacen de 5 MHz en 5 Mhz). Hemos estado probando Nitro con una tarjeta Zotac GeForce 9600GT DP (GPU a 675 MHz, memoria a 900 y Shaders a 1.650) y los rendimientos obtenidos han sido muy satisfactorios.

Tras overclockear el sistema gráfico hemos conseguido unas velocidades estables de 785, 1.115 y 1.960 MHz respectivamente para la GPU, memoria y Shaders, y eso se ha notado. De 6.592 puntos en 3DMark06 hemos pasado a 7.737 y de 2.200 en 3DMark Vantage a 2.700.

En definitiva, podemos concluir que nos ha gustado mucho este novedoso producto de Zotac, aunque como punto negativo encontramos que, a pesar de reflejar la temperatura alcanzada por el núcleo de la tarjeta en todo momento, no se nos avisa del peligro existente al realizar configuraciones extremas. Por lo tanto, lo hacemos especialmente recomendable para usuarios avanzados que sepan lo que se traen entre manos.

Temas Relacionados
Loading...