Abit IX38 QuadGT

La única de nuestra comparativa que admite módulos DDR2 y, además, incluye un visor LCD realmente brillante. Una placa concebida para trastearla y exprimir todos los componentes conectados a ella hasta el límite

27 marzo 2008

Este modelo de Abit nos sorprende gratamente con detalles muy apetecibles para el usuario extremo al que le guste trastear «a corazón abierto» con su equipo. En este aspecto, cabe destacar sus dos interruptores internos preparados para encender y apagar la placa, así como para reiniciarla, sin tener que recurrir a puentear los pines del frontal. En el panel trasero, disponemos de otro botón gracias al cual podemos borrar cómodamente la memoria CMOS de nuestra BIOS en caso de que necesitemos reiniciarla a los valores por defecto. Integrada de manera adyacente a los interruptores de la placa se encuentra un pequeño display LCD que nos informa en todo momento de las etapas y de los posibles códigos de error generados en el POST.
En cuanto a la disposición de los elementos en el PCB, destacamos los conectores SATA estratégicamente situados para evitar enredo de cables al instalar voluminosas tarjetas gráficas y un buen sistema de anclaje diseñado para asegurar éstas a la placa. Sin embargo, existe algún aspecto que no nos ha gustado en este sentido, como la fijación de algunos de los disipadores de cobre que llegan a «bailar» debido a la holgura que presentan. Echamos de menos algún puerto serie y paralelo así como alguna utilidad extra, aunque la que viene por defecto, µGurú, nos será de mucha utilidad para monitorizar el sistema y para overclockear desde Windows nuestra placa.

 

Plataforma/ Socket
Intel Core 2 Extreme, Core 2 Quad, Core 2 Duo, Pentium Extreme, Pentium Dual Core, Pentium D y Pentium 4/ LGA775.