AIMP 2.51, gran variedad de formatos

Su comunidad de usuarios crece sin cesar, al tiempo que sus actualizaciones se suceden a ritmo endiablado. Con una apariencia deudora del primer Winamp, este catalogador y reproductor no defraurará

Sergi Puertas

24 noviembre 2009

Dirigido a aquellos usuarios cuyas necesidades se limiten a mantener una clasificación coherente de todas las canciones alojadas en sus discos duros y que no requieran el manejo de vídeo.

Una vez instalado, descubrimos que cuenta con traducción al castellano, por más que resulte algo incompleta. En pocos minutos, lo habremos descubierto prácticamente todo, pues trabajar con su biblioteca, su gestor de complementos y skins y su elenco de opciones resulta de lo más sencillo. Su inteligente utilización de pestañas para acceder a distintas listas de reproducción facilita las tareas y familiarizarse con la interfaz apenas lleva unos minutos.

Emplearlo comporta delegar en otros programas las tareas de grabar discos, transferir ficheros al reproductor portátil, visualizar vídeos y catalogarlos; pero, a cambio, ofrece una serie de ventajas ciertamente destacables. En primer lugar, apenas consume recursos.

Por otra parte, permite reproducir prácticamente todos los formatos de audio que circulan por la Red, además de algunos ya en desuso que satisfarán las necesidades de aquellos que todavía conservan archivos generados por herramientas como FastTracker o Scream Tracker.

Además, ofrece la posibilidad de volcar las pistas de audio de cualquier compacto al formato que elijamos y la de realizar conversiones entre ficheros. Su grabadora de audio, muy inusual, puede resultar redundante para algunos, pero cubrirá las necesidades de aquellos que deseen grabar todo sonido que emitan otros programas o el proveniente de las entradas de línea y de micrófono del PC.

Otro de los motivos de su alta puntuación es la reproducción de música. Y es que, si bien todos los programas han ofrecido una calidad de sonido notable, AIMP destaca con un sonido deslumbrante que, además, puede ser modulado mediante un ecualizador y otros plug-ins.

Temas Relacionados