Especial

Analizamos cinco televisores con acceso a Internet

Si os ha llegado el momento de cambiar de televisión, debéis tener dos cosas claras. Decantaros por la tecnología LED, que es el futuro. Y la segunda, aseguraros de que tiene conectividad a Internet

Óscar Santos

Comparativa TV con Internet Intro

10 marzo 2014

Si os ha llegado el momento de cambiar de televisión, debéis tener dos cosas claras. La primera, decantaros por la tecnología LED, que es el futuro. Y la segunda, aseguraros de que tiene conectividad a Internet.

Uniendo estas dos necesidades básicas, nos encontramos con un amplio abanico de posibilidades en el mercado. Prácticamente todos los fabricantes a partir de las 40 pulgadas ofrecen conexión a Internet asociada a servicios on-line. Nuestra selección abarcar las soluciones de Panasonic, Philips, Samsung, Sony y Toshiba. Falta a la cita LG, que lamentablemente no dispondrá de modelo hasta más adelante y que esperamos analizar cuando esté disponible.

En cuanto al tamaño, nos hemos decantado por los más comunes en estos momentos: entre 40 y 46 pulgadas. El hecho de haber escogido la tecnología LED y no Plasma o LCD responde a una realidad: hoy por hoy, es lo más demandado, aunque todavía los paneles de plasma resuelven mejor las imágenes en movimiento gracias a su reducidísimo tiempo de respuesta, alrededor de la milésima parte de un milisegundo, en comparación con el mejor LED que no baja del milisegundo. No obstante, su evolución es rápida y las diferencias entre una y otra tecnología cada vez son menores en este capítulo.

Así funciona la LED

Los paneles que aquí analizamos son todos Edge LED. Es decir, la iluminación se realiza desde el marco del televisor, lugar en el que una serie de diodos emiten luz blanca para iluminar la pantalla. Para alcanzar toda la superficie (obviamente darían más luz en los bordes que en el centro, especialmente en pantallas de gran tamaño), se ayudan de una serie de espejos que proyectan esa luz o la difuminan en toda la superficie. Para aquellos que estéis interesados en el tema, recomendamos un vídeo alojado YouTube en el que se muestra un panel desmontado y cómo funciona el sistema.

Hay otra tecnología similar, denominada Direct LED, que simplemente lo que hace es colocar los diodos en grupos en la parte posterior, de forma parecida a los LCD convencionales (en estos, en lugar de leds hay unos tubos de cátodo frío siempre encendidos). Su mayor problema es el precio (son necesarios muchos más puntos de luz) y que «engorda» ligeramente el producto (se necesita espacio para su colocación). A su favor hay que anotar que es un sistema más preciso para mostrar tonos oscuros en pantalla y mejorar el contraste con los tonos claros.

Conexión a Internet

El otro pilar en el que asentamos la comparativa es la conectividad a la red de redes. A día de hoy, tenemos un sentimiento contradictorio al respecto. Por un lado, estamos emocionados con el amplio abanico de posibilidades que se abren al tener la televisión del salón conectada a Internet.

Ya no hará falta que tengamos un ordenador cerca para consultar el correo, acceder a las últimas noticias o incluso a películas y contenidos multimedia. Incluso será posible usar la televisión para hablar con otras personas, todos sentados cómodamente desde el salón de nuestra casa (la aplicación Skype ya lo permite).

Televisores LED con acceso a Internet 2

Sin embargo, creemos que todavía falta un importante camino que recorrer para que sea una realidad cotidiana, empezando por la propia conectividad de las televisiones. Todas tienen un puerto Ethernet RJ-45 para acceso por cable, pero solo el modelo de Toshiba incorpora conectividad WiFi, para que no sea preciso tener cerca el router o el módem.

Cierto que existen adaptadores USB que nos brindan dicha posibilidad, pero, por lo que cuestan, ya podrían venir incluidos de serie (en este punto, recordar que, para acceder a contenidos en HD, es recomendable que soporte el estándar 802.11n, con velocidades de hasta 600 Mbps con unos 300 Mbps estables, suficientes para el HD).

Por fortuna, todas las televisiones ofrecen soporte completo DLNA (Digital Living Network Alliance, o lo que es lo mismo, alianza para el estilo de vida digital en red). Gracias a este estándar, podemos reproducir contenidos multimedia entre diferentes dispositivos (TV, consolas, PC, móviles...) de la misma red de forma sencilla y rápida, evitando los problemas de configuración. Así, podríamos usar nuestro PC como servidor multimedia de música, fotos y vídeos, centralizando todo el contenido en un sitio y permitiendo que se vea en cualquier dispositivo de la casa (siempre que sea compatible con DLNA, claro).

Un apasionante mundo se abre ante nosotros, si bien todavía parece que tiene un largo camino por recorrer para que la televisión vuelva a ser el centro de la vida familiar. Eso sí, ¿podemos seguir llamando televisión a un aparato que conjuga tantas posibilidades y parece todo menos una caja tonta?

La elección del cable HDMI

Es obvio que una televisión LED como las de esta comparativa necesita que usemos sus puertos HDMI para la entrada de la señal digital de audio y vídeo. Como ninguno de los cinco modelos analizados incluye uno de serie, sus dueños deben plantearse qué cable comprar y cuánto gastar en él. La respuesta es sencilla: cualquiera vale. Al contrario de lo que podamos pensar (sobre todo el famoso baño dorado de los conectores analógicos para reducir las interferencias), es prácticamente indistinto usar un cable de 10 euros que uno de 200.

Televisores LED con acceso a Internet 3

Estamos en la era digital y la señal, en estos casos, llega o no llega. No lo hace mejor ni peor, es tan sencillo como que se reciben los datos y se ven en pantalla, o no se reciben y tenemos un bonito negro. De modo que, a la hora de elegir el cable, es más importante comprobar el estándar que soporta (la versión 1.4 es la más moderna y soporta envío de datos en 3D) y la calidad del cable si la distancia a salvar es mayor de 5 metros, pues hasta esa longitud un cable de Categoría 1 es suficiente, pero para mayores distancias, es necesario uno de Categoría 2, más caro.

El futuro del cine es on-line

UltraViolet es el nombre de la plataforma que está llamada a acabar en buena medida con la piratería. En ella, participan los principales estudios de Hollywood (Fox, Universal, Paramount, Sony y Warner), muchos desarrolladores de hardware (los seis con presencia en esta comparativa más HP, Intel, IBM o Fujitsu, entre otros) y otros miembros clave de la industria audiovisual, como Microsoft, DivX, Cisco o VeriSign.

Televisores LED con acceso a Internet 4

Juntos están poniendo en marcha este servicio que comprende la descarga de archivos multimedia a través de Internet e incluso la compra en formato físico (Blu-ray o DVD). Todo el contenido multimedia que compremos pasará a engrosar una cuenta familiar a la que pueden acceder hasta 6 miembros y podremos reproducirlos en ordenadores, tablets, consolas, smartphones y televisiones.

Loading...
'); doc.close(); });