Comparativa

Analizamos 5 equipos multifunción con conexión WiFi

Las impresoras han ido evolucionando poco a poco hasta conformar lo que hoy se conoce como equipos multifunción. Con ellos, disponer de tu propio centro de reprografía es más sencillo que nunca

Alberto Castro Gallardo

Equipos multifunción con conexión WiFi

20 noviembre 2012

Las impresoras han ido evolucionando poco a poco e incorporando prestaciones hasta conformar lo que hoy se conoce como equipos multifunción. Con ellos, disponer de tu propio centro de reprografía es más sencillo que nunca.

Ya sea para ocio o trabajo, la impresión de fotos y documentos es una de las tareas más habituales que llevamos a cabo con el PC. Si bien antes teníamos que adquirir una impresora y un escáner por separado, desde hace unos años, los equipos multifunción simplifican todo el proceso y nos ahorran un valioso espacio en el escritorio. Así, imprimir, escanear, fotocopiar e incluso enviar faxes queda al alcance de nuestra mano y sin tener que descuidar el presupuesto.

En el mercado existen modelos de todo tipo, siendo los de inyección de tinta y láser los predominantes. Por su parte, uno de los últimos avances tiene que ver con la conectividad: si bien hasta hace poco era imprescindible conectarlos mediante un cable USB, ahora existe una basta oferta con WiFi integrado, con lo que podemos compartir uno de estos equipos con varios ordenadores e incluso tienen capacidad para funcionar sin depender de un PC. Y, por supuesto, son compatibles con los omnipresentes smartphones y tabletas, permitiendo también la impresión desde la Nube gracias a tecnologías como AirPrint de Apple o Google Cloud Print.

Además, también es posible instalar en ellos aplicaciones que simplifican multitud de tareas, sobre todo tras la incorporación de pequeñas pantallas (algunas táctiles) directamente en el chasis de muchos de los modelos más recientes. Así, con cada vez más prestaciones, sencillez de uso y extrema facilidad de configuración, plantan cara al nuevo escenario de «oficina sin papeles» que muchos analistas pronosticaban como ineludible y que no acaba de triunfar.

Equipos multifunción con conexión WiFi 6

¿Láser o inyección?

A la hora de decidirnos por un modelo u otro, el coste de impresión es un factor fundamental, así como la asiduidad con la que lo utilizaremos y el volumen de operaciones que vayamos a llevar a cabo. No es lo mismo necesitar un equipo para una tarea puntual que saber que prácticamente todas las semanas imprimiremos unas cuantas hojas. La inyección de tinta, como indicábamos, es la tecnología más apropiada para el hogar, ya que requiere de menos mantenimiento que el láser y, sobre todo, los consumibles son más asequibles (el precio de un tóner láser supera con creces el de un cartucho de tinta).

En cambio, en oficinas en las que se imprime a diario y la máxima calidad puede ser determinante, el láser se impone. Y, por supuesto, siempre podemos recurrir a un servicio profesional en forma de centro de reprografía, pagando solo por lo que vayamos a imprimir y escogiendo entre un buen número de alternativas en lo que a calidad y acabados se refiere.

En cuanto a fabricantes, para el ámbito doméstico las opciones se reducen prácticamente a cinco: Brother, Canon, Epson, HP y Lexmark, mientras que otras grandes marcas, como Oki, Kyocera o Samsung, se centran en láser, con lo que se trata de un nicho con poca competencia.

Centrándonos en los equipos de inyección de tinta, el precio de la máquina suele ser más que asequible, pero no conviene guiarse en absoluto solo por el desembolso inicial: por una parte, los cartuchos que vienen de serie están a media capacidad; por otra, es en el coste de los consumibles donde veremos realmente lo rentable de cada modelo.

Por ejemplo, los de tinta negra más asequibles pueden costarnos unos 10 euros, llegando en otros casos a sobrepasar los 15. Para acabar de complicarlo todo, los recambios se suelen comercializar con distintos tamaños, que varían en función del fabricante. Por lo general, los normales nos servirán para unas 300 páginas, mientras que los de larga duración llegan a cerca de 600. En este caso, y aunque los de mayor capacidad siempre ofrecen un ratio duración/precio más ventajoso, conviene saber que en caso de no imprimir mucho la tinta se reseca, y estaremos obligados a limpiar los cabezales, un proceso que consume una considerable cantidad de tinta.

Equipos multifunción con conexión WiFi 2

La cantidad de cartuchos que utiliza cada máquina, así como su precio y capacidad, son factores clave en la compra de un multifunción

Cantidad de tintas

Equipos multifunción con conexión WiFi 5

Otro de los apartados que debemos considerar antes de adquirir un equipo es la cantidad de cartuchos que utiliza. Lo más habitual es disponer de un mínimo de cuatro tintas, correspondientes al estándar CMYK (cian, magenta, amarillo y negro), y es preferible que los cuatro puedan reemplazarse por separado. Hasta hace poco, muchos fabricantes solían comercializar uno de tinta negra y otro de color que mezclaba amarillo, cian y magenta, con el inconveniente de que si uno de ellos se agotaba antes, nos veíamos obligados a reemplazarlo por completo.

En el mejor de los casos, sobre todo en equipos multifunción con calidad fotográfica, el número de tintas asciende a un total de seis, al añadir a los cuatro habituales otro de gris y separar el negro en dos tipos: con pigmentos y tradicional. Por otra parte, si queremos ahorrar al comprar los cartuchos, casi todos los fabricantes ofrecen packs que hacen más rentable su adquisición.

Por último, también hay casos en los que el cabezal de impresión y el cartucho de tinta se venden por separado. Por regla general, en los modelos más asequibles vienen juntos, pero si queremos un nivel de calidad por encima de lo habitual y no nos importa gastar más, entonces nos decantaremos por los que ofrecen ambos consumibles de forma independiente.

Otros aspectos a considerar

Otra característica que debemos tener en cuenta es la velocidad a la que imprimen, pero debe ir unida al de la calidad, evitando que los documentos presenten algún tipo de deficiencia, como colores tenues, manchas puntuales o distorsiones.

Para mayor comodidad, el que incorpore función dúplex (o impresión automática a doble cara) es algo a tener en cuenta, así como la capacidad de la bandeja de entrada de papel y los formatos que es capaz de manejar (como A4, fotografías o sobres, por ejemplo).

Centrándonos ya en el apartado de escaneo, la resolución óptica de la que suelen partir es de 1.200 ppp, y suelen ser compatibles con la tecnología OCR (reconocimiento de caracteres). De igual modo, si el escáner dispone de alimentador ADF, tendremos un plus de comodidad, ya que posibilitan el escaneo de varias hojas sin nuestra intervención.

En cuanto a últimas tendencias, la integración con Internet es cada vez mayor, y la compatibilidad con servicios como Facebook, Flickr o Dropbox facilita mucho las cosas. De igual modo, los principales fabricantes ya disponen de apps para Android e iOS, que posibilitan trabajar desde móviles inteligentes o tabletas.

Componentes de un multifunción

  • Alimentador ADF: Permite el escaneo automático de documentos, sin tener que introducirlos uno a uno.
  • Escáner: Al levantar la tapa superior, accedemos directamente al escáner, en donde los fotorreceptores se encargan de digitalizar el papel.
  • Pantalla: No solo permiten utilizar todas las opciones del multifunción con claridad y sencillez, sino que puede que el equipo también disponga de apps instalables de manera similar a lo que ocurre con los smartphones. Eso sí, no todos los modelos son táctiles.
  • Cartuchos: Junto a los cabezales de impresión y los inyectores, se sitúan los cartuchos, en algunos casos con fácil acceso y en otros protegidos (con lo que solo podemos acceder a ellos interactuando previamente con la interfaz del equipo). Por lo general, oscilan entre cuatro y seis (al cian, magenta, amarillo y negro se suman el gris y otro negro).
  • Conexiones: El estándar PictureBridge permite conectar directamente una cámara o una llave USB para imprimir sin necesidad de un PC. Además, se suele complementar con la inclusión de un lector de tarjetas.
  • Botones: Junto a la pantalla, lo normal es que dispongamos de botones de acceso directo a las funciones de impresión, escaneo o copia, y en el caso de no disponer de pantalla táctil, nos permiten movernos por los distintos menús.
  • Bandeja de entrada/salida: Lo más habitual es que la entrada y salida de papel se sitúen juntas, aunque algunos modelos también pueden cargar papel por la parte trasera, para ofrecer mayor capacidad.
Equipos multifunción con conexión WiFi 3
Loading...