Assassin’s Creed II

Italia. Siglo XV. La familia de Ezio Auditore da Firenze, el personaje al que encarnamos, ha sido víctima de una terrible conspiración que se ha saldado con el asesinato del cabeza de familia y los hermanos de nuestro héroe

Juan Carlos López Revilla

13 mayo 2010

Dando continuidad al legado de nuestro padre, nos vemos obligados a acabar con la vida de sus asesinos en medio de las disputas de las familias más influyentes de la época: los Borgia y los Médici. La principal cualidad de Assassin’s Creed II es su fabulosa ambientación. La recreación de Venecia, Florencia o Roma es asombrosa gracias a su elevado nivel de detalle.

La iluminación a pie de calle también es muy realista, pero es si cabe más espectacular si nos subimos a la azotea de cualquiera de los edificios a los que podemos acceder para otear el horizonte. Si a todo esto añadimos que el modelado y las texturas de la vestimenta de Ezio son muy minuciosos, no cabe duda de que nos encontramos ante uno de los juegos con el mejor apartado gráfico de esta generación.

Para hacernos con el control de nuestro héroe tendremos que seguir a pies juntillas las instrucciones del tutorial con el que comienza la aventura. Contamos con un amplio arsenal de armas puesto a punto por Leonardo da Vinci, una agilidad envidiable y numerosas artimañas ideadas para confundir a nuestros enemigos. Sin embargo, al igual que el título original, ACII peca de una jugabilidad y una IA mejorables. Y es que después de 4 o 5 horas de juego resulta un poco repetitivo. Aun así, nos parece un título muy apetecible que tiene suficientes alicientes para cautivar a un abanico muy amplio de jugones.

Temas Relacionados