El bestseller se hace electrónico

Los grandes grupos editoriales están poniendo a la venta la versión digital de sus títulos más preciados

Juan Ignacio Cabrera

El bestseller  se hace electrónico

24 septiembre 2012

Hasta hace unos meses había muchos lectores electrónicos a la venta, pero poco contenido de interés que leer. Ahora, los grandes grupos editoriales están poniendo a la venta la versión digital de sus títulos más preciados

En septiembre veía la luz la versión definitiva de Libranda, plataforma de distribución de libros electrónicos respaldada por los grupos editoriales más importantes del país (Planeta, Random House Mondadori, Santillana y SM, entre ellos) y a la que recientemente se ha unido RBA. De esta forma, se puede decir que la literatura más seguida y los autores más conocidos empiezan a dar el salto al formato digital.

Hasta la fecha, una persona provista de un ebook podía acceder a miles de títulos (la cifra más repetida señala más de 20.000 disponibles en nuestro idioma), pero entre ellos nunca iba a encontrar algunos tan leídos en los últimos meses como El tiempo entre costuras, de María Dueñas, Dime quién soy, de Julia Navarro, o la trilogía Millennium, del indefectible Stieg Larsson. El catálogo existente de títulos consistía básicamente en libros sin derechos de autor o muy especializados en materias como el derecho, la medicina o la informática.

Web2

Arantza Larrauri, directora general de Libranda, asegura que las librerías on-line asociadas a la plataforma (en estos momentos hay alrededor de una veintena, pero otras 150 están en lista de espera) disponen de 1.500 títulos de sellos como Anagrama, Seix-Barral, Alfaguara, Maeva o Siruela; y su objetivo es llegar a 5.000 en el medio plazo. Además, Larrauri está convencida de que «el gran salto» en el mundo de la edición digital se producirá el año que viene.

Y es que varios miles de títulos solo suponen la punta del iceberg de una industria editorial que en España genera 60.000 obras cada año. Entre los planes de Libranda no solo está difundir el ebook en el mercado español, sino llegar a acuerdos con librerías de referencia a escala mundial como Amazon, Barnes & Noble y Apple, que, aprovechando la salida al mercado del iPad, firmó hace unos meses con los mayores grupos editoriales de Estados Unidos para vender libros electrónicos desde iTunes.

Web1

Sin embargo, Libranda no es la única plataforma que proporciona libros electrónicos en España. También operan Publidisa, que da la oportunidad a editores de menor tamaño de lanzarse a Internet, o Leer-e, una firma navarra que también vende desde su página lectores y todo tipo de accesorios para la lectura digital.

Web3

En España no son más caros

Uno de los temas más controvertidos en el mundo del libro electrónico es el del precio. Por término medio, un título en formato digital es «solo» un 30% más barato que si se compra en formato papel. En alguna editorial, como Anagrama, esta diferencia es incluso más reducida (un 20%). Larrauri dice que el PVP que están poniendo los editores españoles están en línea con los de otros países y para ello echa mano de una comparativa del blog especializado Anatomiadelaedicion.com, que hace unos meses comparó el PVP de 15 títulos ya disponibles en España con los que se pueden conseguir en Amazon o la británica Waterstone, y descubrió que no había diferencias significativas.

Sin embargo, hay quien cree que el ebook sigue siendo caro y que tendrá que bajar de precio. «En los próximos dos años viviremos campañas agresivas de editores tratando de vender mejor sus contenidos, y veremos una reducción drástica de precios», señala Luis Francisco Rodríguez, director general de Publidisa.

Hay que decir en este punto que uno de los grandes beneficiados con la aparición del ebook es el autor, puesto que si en el papel sus derechos suponen, por término medio, entre un 8 y un 10% del precio final, con el nuevo formato pueden subir hasta el 20%. Para Juan González de la Cámara, alma máter de Grammata, la empresa española que comercializa el muy extendido Papyre, el gran cambio llegará «cuando el IVA se normalice y deje de ser la aberración que tenemos actualmente». Y es que Hacienda, en varias circulares enviadas este año, ha decidido mantener el impuesto del libro electrónico en el 18%, mientras que el formato papel tributa un 4%.

Esta divergencia se explica porque un libro electrónico que se descarga de Internet a través de una librería virtual se considera un servicio y no un bien de interés cultural, como su correlato en papel. Se da la paradoja, además, de que si ese mismo archivo fuera comercializado en una llave USB o en CD, el IVA también sería del 4%. Se grava pues el formato y no el contenido. Larrauri cree que el Gobierno finalmente rectificará y dará fin a estas incongruencias, que, por el momento, suponen un sobrecoste para el libro electrónico.

Contenidos para frenar la piratería

El mundo del libro electrónico no quiere correr la misma suerte que el de la música o el cine, los cuales, por no poner en marcha modelos de negocio con precios atractivos en Internet, han visto cómo la piratería y las descargas los ponían contra las cuerdas. A pesar de la tardanza del sector editorial español en lanzarse a la piscina, desde Libranda creen que la industria «ha ido muy rápido» y confían en que la piratería no prospere.

Según las cifras aportadas por la patronal de los editores (FGEE), la piratería ocasiona al sector del libro 150 millones de euros de pérdidas, una cifra a tener en cuenta, pero que queda lejos de los más de 1.000 millones que cada año pierde la música por este mismo concepto. «Una oferta de contenidos actuales es la mejor arma para luchar contra la piratería», afirma Luis Francisco Rodríguez, de Publidisa.

¿Mucho o poco hardware?

Otro aspecto clave para la difusión del libro electrónico es el de la necesaria popularización del dispositivo de lectura. En España, debido a la tardanza del sector editorial en digitalizar sus fondos, se ha producido una situación curiosa. Y es que, mientras en las tiendas y en las calles se podían ver muchos e-readers, sus propietarios no tenían muchos contenidos de interés a los que acceder, por lo menos legalmente. La indecisión de los autores y editores, sus temores a perder el control del producto, así como la falta de un formato que hiciera feliz a todo el mundo (un descontento al que ha puesto fin, por lo que parece, el ePub), han jugado en contra.

Sin embargo, sigue sin haber demasiados dispositivos digitales en los hogares españoles. Larrauri no cree que el parque pase de 100.000 y opina que es clave que, para su popularización, baje su precio (rondan los 250 euros). Sin embargo, González de la Cámara, de Grammata, asegura que, a estas alturas, se pueden haber comercializado en España unas 250.000 unidades. En su opinión, una tecnología es aceptada por la sociedad cuando llega a los 50 millones de unidades (en todo el mundo), «y eso ocurrirá a finales de 2012». Por el momento, los datos de este año no son nada malos. De acuerdo con la librería electrónica Todoebook, creada por Publidesa, la venta de libros ha crecido más de un 200% en el primer semestre del año, con respecto al mismo periodo del año pasado.

Larrauri, por su parte, cree que es clave ahora que todos los interesados, desde las librerías a los fabricantes de dispositivos, pasando por los editores y las plataformas de distribución, expliquen a la gente qué es la tinta electrónica y sus ventajas, sobre todo, la enorme autonomía que da por el bajo consumo de batería y que su pantalla no cansa la vista, como las retroiluminadas tipo iPad, y que consigue transmitir la textura del papel.

PC Actual también preguntó a los profesionales por el efecto de la pizarra de Apple y los sucedáneos que están a punto de salir al mercado. Larrauri dice que el iPad ayudará a popularizar el ebook porque está haciendo mucho ruido. De todas formas, no cree que vaya a afectar a las ventas de e-readers. «Aunque no tengo estudios a mano, me atrevería a decir que el lector puntual, el que lee poco rato, va a acudir a un tablet, mientras que el lector más compulsivo tendrá un equipo de tinta en el bolsillo».

González de la Cámara también asegura que ambos formatos coexistirán. «Las pantallas retroiluminadas no son algo tan útil como el papel. Si lo fuera, haría por lo menos una década que se hubieran popularizado como dispositivos de lectura y, sin embargo, todos los intentos fueron vanos». El fundador de Grammata cree, además, que todavía quedan muchos avances por incorporar a los e-readers, como la pantalla a color, una interfaz táctil o la conexión 3G.

El formato ePub se impone

Por lo que se ve tras la puesta en marcha de Libranda, el formato que lleva las de ganar en el mundo del libro electrónico es el ePub (acrónimo de la expresión inglesa electronic publication). Estándar desde 2007, al año siguiente consiguió el apoyo de los principales editores internacionales (Penguin, HarperCollins, Hachette y Random House incluidos). Más tarde Sony lo adoptó para sus lectores y Adobe incluyó un proceso para generar documentos ePub desde su programa de maquetación InDesign, uno de los más utilizados en el sector editorial.

Pero el golpe definitivo lo dio Google al incorporar este estándar a su gigantesca base de libros digitalizados, hasta ese momento en PDF. A día de hoy, solo Amazon, la librería electrónica por excelencia, se mantiene al margen y sigue apostando decididamente por PDF para todas las variantes del Kindle. A favor de ePub juega el hecho de que se trata de un programa de código abierto y muy flexible, lo que lo hace adaptarse con facilidad a todos los lectores. En este sentido, PDF es mucho más rígido.

Aunque existen programas como Adobe Digital Editions que permiten descargar y adquirir contenido digital, para leer tanto en línea como fuera de línea, así como transferir libros electrónicos con protección de copia del PC a otros dispositivos, casi todos los lectores en el mercado traen software de serie que permite leer el formato ePub. Las editoriales suelen tener sus fondos digitalizados en PDF y en estos momentos los están pasando a ePub. Cambiar de formato un título suele suponer unos cuantos días de trabajo, pero en algunos casos, dependiendo de que haya muchas notas a pie de página o elementos adicionales al texto, como fotos, el proceso se puede prolongar hasta las dos semanas.

Por su parte, el coste va de los 100 a los 400 euros. Precisamente, una las críticas que ha recibido ePub, tiene que ver con sus dificultades para dar cuenta de formatos poco tradicionales como el del cómic o el que presentan algunos libros técnicos. Sin embargo, todo hace pensar que se trata de un problema que la industria irá solventando con el tiempo. Para hacer un primer acercamiento, existe una aplicación en Internet, Epub2Go, alojada en una página muy básica del mismo nombre y que nos permite seleccionar un archivo PDF de nuestro PC o alojado en Internet y convertirlo, gratuitamente, al nuevo formato.

Galería de lectores de libros electrónicos

El formato más extendido de lector electrónico suele ser el de 6 pulgadas y con pantalla de grises de 600 x 800 puntos (siempre de tinta electrónica y nunca retroiluminada). Cada vez es más habitual encontrar conexión WiFi en estos aparatos para descargar contenidos de Internet. Asimismo, soportan una gran cantidad de formatos, desde los más extendidos en el mundo de la edición (PDF, ePub y TXT), hasta archivos de vídeo y sonido. Y es que los lectores de ebooks, que casi siempre vienen con auriculares, aspiran a ser centros multimedia.

Las tendencias apuntan a la presencia de pantallas a color, conexión 3G o pantalla táctil, un aspecto donde Sony ha hecho sus pinitos y que mejoraría mucho la interacción con el dispositivo. Por último, cabe decir que los precios rondan los 250 euros, algo caro para un simple lector de ebooks y que lo acerca peligrosamente a otros dispositivos más versátiles como los netbooks. No obstante, éste puede ser el gran año de este tipo de aparatos, toda vez que los contenidos, los libros que más se leen, ya están por fin accesibles.

Amazon Kindle Wi-Fi

Si el lector de Amazon ya era todo un lujo en cuanto a acabado, la nueva versión de 6 pulgadas con tono grafito es más estilizada. El fabricante promete más contraste, más ligereza, y bordes menos anchos para aprovechar mejor el espacio y darle más protagonismo a la superficie de lectura.

Se puede comprar a través de la web de Amazon y hay una versión que incorpora conexión 3G. Ésta es algo más cara, 189 dólares (139 euros), más gastos de envío. En cualquier caso, los Kindle siguen teniendo una buena relación calidad-precio. El único problema es que no lee directamente el formato ePub (reconoce su formato propietario AZW y PDF).

• Contacto: Amazon / www.amazon.com

• Precio: 139 dólares (102 euros)

Escaparate_Kindle

E. Multimedia Color Book 1058 Dark Iron

De la familia de e-readers recientemente anunciada por la firma destaca este dispositivo como el mejor equipado. Sus bazas son una pantalla en color de 5”, 8 Gbytes de memoria ampliables hasta los 32 con tarjetas microSD y una lista de formatos soportados interminable, que abarca ePub, PDF y Doc, pero también WMA, MP3, MP4, MOV o JPEG, para la reproducción de vídeos, música y fotos. En cuanto a funciones, incluye marcador de páginas, ajuste de zoom, cinco fuentes distintas, ajuste de márgenes de texto y favoritos. Además, viene cargado con 1.000 obras clásicas de la literatura universal.

• Contacto: Energy Sistem / www.energysistem.com

• Precio: 159 euros

Escaparate_Energy

Grammata Papyre 6.2

El último lector presentado por esta empresa española incorpora una pantalla táctil Sipix de 6” con 16 niveles de grises y nuevas prestaciones, como acelerómetro, anotaciones y marcación de páginas, búsqueda de palabras, diccionario y reproductor de audio, soportando MP3 al igual que PDF, ePub, HTML, RTF, TXT, JPEG y PNG.

Al contar con conexión WiFi, ofrece al usuario una nueva forma de acceso y adquisición de información, contenidos, actualizaciones, etc. Completan sus especificaciones 2 Gbytes de almacenamiento interno (ampliable con tarjetas microSD/SDHC de hasta 16 Gbytes), un puerto USB 2.0 y entrada para auriculares.

• Contacto: Grammata / www.grammata.es

• Precio: 269 euros

Escaparate_Grammata

INVES Wibook 600

Lo más interesante de este lector es la conectividad WiFi. Su pantalla de tinta electrónica (600 x 800 píxeles y 16 niveles de grises) mide 6 pulgadas y, mediante un botón, se puede cambiar la vista de vertical a horizontal o viceversa. El fabricante asegura que tiene una autonomía para 14.600 páginas y viene precargado con 100 títulos gratuitos, aunque está pensado para que el lector acuda a la librería electrónica de El Corte Inglés.

De hecho, desde el menú de inicio hay una opción para conectarse directamente a este site. Además, incluye ranura para insertar una memoria SDHC de hasta 32 Gbytes, y auriculares estéreo. Lee MP3 y casi todos los formatos de texto, incluido ePub.

• Contacto: El Corte Inglés / www.elcorteingles.es

• Precio: 279 euros

Escaparate_Inves

iRiver Cover Story

Estamos ante un equipo que aúna lectura electrónica y escritura gracias a un lápiz especial con el que el usuario puede hacer anotaciones al margen o subrayar. Su pantalla de tinta electrónica y tonos de gris mide 6 pulgadas, y dispone de media docena de colores para poner en la carcasa.

Admite casi cualquier formato, incluidos los de Office (DOC, PPT o XLS), e incluso el visionado de ZIP, BMP, GIF y PNG, para disfrute de los amantes del comic. Además, un acelerómetro rota la pantalla automáticamente en función de la orientación del dispositivo. No dispone de conexión WiFi, pero el fabricante tiene previsto sacar en breve un modelo con tecnología inalámbrica.

• Contacto: Mundo Reader / www.mundoreader.com

• Precio: 259 euros

Escaparate_iriver-cover-story

SAMSUNG eReader E65

Con una estética similar al Kindle, el primer lector de libros de Samsung incorpora un lápiz óptico para escribir y generar contenidos. La tecnología de resonancia electromagnética (EMR) de este lápiz evita los errores de escritura que se suelen producir al tocar la pantalla con la mano o con otros objetos.

Además, el E65, provisto de una pantalla de tinta digital de 6 pulgadas, se sincroniza con Outlook. Además, de soportar los formatos más extendidos (PDF, ePub y TXT), el lector de Samsung va provisto de WiFi y de una función de «impresión virtual» que permite enviar cualquier documento desde el portátil al e-reader a través del puerto USB.

• Contacto: Samsung / www.samsung.es

• Precio: 329 euros

Escaparate_Samsung-eReader

Sony Reader Touch

Sony ya vende de manera oficial sus Reader Pocket y Touch en España. El más completo es el Sony Reader Touch, que va provisto de una pantalla táctil de tinta electrónica de 6” y 800 x 600 puntos de resolución. El acabado en aluminio es impecable y el aparato pesa menos de 200 gramos.

Además, en el nuevo Reader, operaciones como anotar y subrayar resultan mucho más sencillas que con modelos anteriores. Además de los formatos de lectura, también lee MP3, AAC, JPG o PNG. Su capacidad inicial (2 Gbytes) se puede ampliar hasta los 32 Gbytes con tarjetas Memory Stick o SD. Además, incorpora de serie 12 diccionarios.

• Contacto: Sony / www.sony.es

• Precio: 250 euros

Escaparate_sony-reader

Wolder Mibuk alfa 7.0 Colour

Es uno de los primeros e-readers con pantalla a color que se pueden ver en el mercado español. Presentado en la última edición de IFA, está coronado por una pantalla de 7 pulgadas de 800 x 400 puntos de resolución. Además de poder soportar más de una docena de formatos, incluido ePub, permite ver fotos y vídeos, así como disfrutar de películas en formato DivX.

Como curiosidad, el lector, que lleva una memoria interna de 2 GB y permite leer sin recarga hasta 6.000 páginas, cambia de sentido si lo giramos en el aire. En el apartado de conexiones, va provisto de entrada para tarjetas SD/MMC y salida USB.

• Contacto: Wolder / www.wolder.com

• Precio: 129 euros (IVA incluido)

Escaparate_Wolder