Blue dragon

Los tres artífices de este esperadísimo RPG, Hironobu Sakaguchi, Akira Toriyama y Nobuo Uematsu, forman parte por méritos propios de la historia de los videojuegos. En occidente son muy respetados, pero en Japón representan mucho más que eso: son tres auténticas leyendas que levantan pasiones entre los jugones nipones

21 octubre 2007

Con un diseño y una estética del gusto de los aficionados japoneses, Blue Dragon sigue muy de cerca la estela de sagas como Final Fantasy y Dragon Quest. Precisamente, comparte con estos juegos un hilo argumental cuya complejidad crece sensiblemente conforme avanzamos en la aventura. El sistema de combate es idéntico al utilizado en Dragon Quest, lo que sin duda satisfará a los adeptos a esta saga, con la que además comparte una estética en la que se nota a la legua la mano de Toriyama.

 

No obstante, ésta no es su única cualidad destacable en materia técnica. Y es que los escenarios son preciosistas, las máquinas y engendros que pueblan el universo de los protagonistas muy imaginativos y el apartado sonoro es magnífico gracias a las espectaculares composiciones de Uematsu.

 

Los adeptos al rol se percatarán enseguida de que este juego apenas aporta nada a las sagas que hemos mencionado antes, sin embargo, lo justo es valorarlo como un todo en el que la suma de las partes es mucho mayor que cada una de ellas contemplada de forma independiente. Una razón de peso para que cualquier jugón que tenga una Xbox 360 se haga con él sin dudarlo un instante.