Call of Duty: World at War, excelente ambientación

Después de dar un giro con Call of Duty: Modern Warfare, la saga regresa al conflicto que protagonizó las tres primeras entregas intentando ofrecer una experiencia mucho más completa y en un tono diferente

Óscar Condés Molinero

7 enero 2009

Y la verdad es que lo consigue porque, desde el primer, momento queda claro que vamos a asistir a la guerra sin censuras y, algo más adelante, veremos cómo vamos saltando del frente del Pacífico, encarnados en un soldado norteamericano, al europeo, enrolados con el ejercito soviético.

El juego repite el engine utilizado en la entrega anterior aprovechando su gran nivel de detalle y fluidez para ofrecer una excelente ambientación, con un gran diseño de niveles pensados para aprovechar su principal novedad, el Modo cooperativo, que permite que hasta cuatro jugadores actúen conjuntamente en la intensa campaña.

Y decimos intensa porque se suceden las misiones más variadas en escenarios muy distintos: desde las cargas a campo abierto en las islas del Pacífico, con los «japos» lanzándose contra nosotros al grito de ¡¡¡Banzai!!!, hasta la «limpieza» de nazis por las calles de Berlín, el juego consigue meternos de lleno en la guerra, con toda su acción sí, pero también con todo su horror.

Requiere:

Pentium 4 a 3 GHz, 1 Gbyte de RAM, tarjeta 3D de 256 Mbytes (GeForce 6600 GT o Radeon X1600 XT) y 8 Gbytes de espacio en disco

Género:

First person shotter