Cámara réflex Panasonic G10, compacta y realmente ligera

La mayor parte de las cámaras fotográficas de Panasonic que hemos diseccionado han salido bien paradas. Y esta Lumix G10 no es una excepción, aunque, tiene algunas carencias

Juan Carlos López Revilla

Panasonic G10

16 mayo 2011

Nos gusta su chasis por su robustez y porque es uno de los más compactos y ligeros que hemos probado. Para hacerlo posible, los ingenieros de Panasonic han optado por utilizar una estructura diseñada conforme al estándar micro cuatro tercios, muy similar a los modelos DMC-GF1 y DMC-GH1.

Su calidad de imagen es fantástica. No tenemos nada que objetar porque captura los colores con una fidelidad contundente y sin aberraciones cromáticas apreciables. Además, el enfoque automático es rápido y muy preciso, lo que resulta idóneo para los usuarios que hacen sus primeros pinitos en el mundo de la fotografía o que solo han utilizado cámaras compactas totalmente automáticas.

Sin embargo, la calidad de las instantáneas se resiente sensiblemente al utilizar ajustes de sensibilidad ISO elevados, haciéndose especialmente molesto con el valor 6.400. También hemos apreciado que la compresión JPEG que realiza el motor de procesado arroja resultados cuando menos mejorables, precisamente, en fotografías tomadas con valores ISO elevados o en condiciones exigentes. Aun así, y pese a estos «fallos», nos parece una cámara equilibrada, muy completa y de precio atractivo.