Análisis

Casio Exilim ZR-200, una cámara rápida y con calidad

Esta cámara de Casio es una de las más nuevas del panorama fotográfico actual en la categoría de las compactas con zoom largo, y se deja notar en su grado de madurez

Manuel Arenas

Casio Exilim ZR-200

21 junio 2012

Exilim ZR-200 prescinde de GPS o WiFi, aunque a cambio ofrece compatibilidad nativa con tarjetas Eye-Fi que conjugan almacenamiento de fotos o vídeos con tecnología WiFi compensando en parte esta carencia de conexión con Internet y redes sociales.

La cámara de Casio es rápida en su encendido y operación, sin renunciar a los modos HS (High Speed) de hasta 1.000 fps para las grabaciones de vídeo, aunque con resoluciones muy bajas. Tiene controles manuales, así como otros asistidos donde no falta el modo Panoramas, ni el de creación de composiciones HDR, con resultados llamativos. El uso de tomas sucesivas para resolver aspectos como el desenfoque selectivo en retratos es una buena baza.

Los controles traseros son también ligeramente atípicos, pero, en última instancia, ofrecen toda la funcionalidad necesaria para hacer las fotos que se quieren en el momento que se desee. En casi todos los apartados va un paso más allá: desde la memoria interna de más de 50 Mbytes, al supermacro de nada menos que 1 cm. Tiene prácticamente todo lo que un usuario puede esperar de una cámara compacta, incluyendo la capacidad de la batería.

En cuanto a calidad, no es especialmente brillante cuando se examinan las imágenes con detalle a partir de ISO 800, donde los artefactos de compresión .jpeg se manifiestan.

 

PRUEBAS

  • Calidad a ISO 100 / a ISO 800: Buena / Normal
  • Calidad a ISO 1.600 / a ISO 3.200: Regular / Mal
  • Versatilidad de la óptica: Muy buena
  • Manejo del color: Normal
  • Calidad del vídeo: 15 Mbps, 1.920 x [email protected] fps
  • Conectividad: Muy buena
  • Facilidad para compartir contenidos: Muy buena