CATraxx 8.21, para melómanos

Aunque la revolución digital sea un camino sin retorno, son muchos quienes compaginan sus listas de reproducción digitales con compactos y vinilos. A estos se dirige CATraxx, ideal para llevar a cabo un inventario detallado de música

Sergi Puertas

4 diciembre 2009

Así, la gestión de ficheros digitales se complementa con la de discos físicos, permitiendo incluso incluir información como el compositor del tema, su productor, el estudio donde se grabó, los instrumentos empleados, la ubicación del disco en las estanterías o si se encuentra en estado de préstamo. Cada registro puede incluir las letras de las canciones y, por si toda esta información resultara insuficiente, también pone a nuestra disposición hasta 70 campos adicionales a configurar por el usuario.

Sus ventajas frente a una base de datos convencional son numerosísima, y sin duda la principal es que no será preciso teclear todos los datos, sino que a menudo, a partir de unos pocos, el software descargará los restantes directamente de Internet. Más tarde será posible generar gran variedad de informes e imprimirlos para obtener copias en papel de las notas más relevantes.

Centrándonos en sus aspectos digitales, el programa cataloga y reproduce un número razonable de formatos. No obstante, no opera con vídeo y carece también de parte de las opciones que ofrecen algunos de sus competidores, como la de grabar CDs o la de sincronizarse con dispositivos portátiles.

Su mayor pega, no obstante, es que la versión de evaluación permite añadir solo 50 álbumes y su utilización durante 30 días, pasados los cuales se hará preciso registrarlo. Una alternativa para nada descabellada si consideramos que CATraxx es, en muchos aspectos, único en su género y está dirigido a un público muy específico.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });