The Club

Un juego de acción con peculiar estilo y donde la violencia es protagonista. Existen escenarios donde deberemos competir en una desesperada carrera contra el cronómetro si queremos conservar la vida

16 mayo 2008

Estamos ante un juego de acción en tercera persona que nos plantea una truculenta historia en la que seremos uno de los ocho participantes en una sangrienta competición. Y es que el Club es una siniestra organización que se encarga de realizar torneos en los que el objetivo no es otro que «matar o morir». Esto no será más que una excusa para lanzarnos directamente a la acción, que transcurrirá a un ritmo frenético mientras competimos en los ocho escenarios que componen el juego. Cada uno se divide a su vez en diferentes circuitos en los que se practicarán hasta cinco modalidades de juego diferentes, como si de un título deportivo se tratara, y en las que deberemos enfrentarnos en solitario contra multitud de enemigos.

 

Algunas ocasiones sólo deberemos defender una posición o mantenernos vivos, mientras que en otras tendremos que completar un determinado número de veces un recorrido o encontrar la salida antes de que se nos acabe el tiempo. En todo caso, no sólo tendremos que salir vivos de las pruebas, además deberemos conseguir mejor puntuación que nuestros rivales, encadenando muertes o realizando acciones espectaculares. Así, mientras avanzamos, desbloquearemos todos los contenidos teniendo acceso a nuevas armas, circuitos y modos de juego.

 

Para disfrutar de todo esto encontraremos un apartado grafico que nos muestra unos enormes escenarios con un alto grado de detalle. Éste también es alto en el caso del personaje principal aunque no en el de nuestros rivales. El sonido es correcto, contando con una banda sonora que se adapta a la perfección al título. Todo ello, junto a una sencilla interfaz de control y la posibilidad de ajustar la dificultad en cuatro niveles, ayuda a conseguir una jugabilidad bastante elevada, aumentada por un modo multijugador que, sin ser tan completo como el juego en solitario, sí resulta igualmente divertido. En definitiva, un juego de acción que resulta original en su planteamiento, aunque puede no gustar a todos, además de aportar grandes dosis de diversión de una forma sencilla y directa.

 

Requiere:

Pentium 4 a 2,0 GHz, 512 Mbytes de RAM, tarjeta 3D NVIDIA GeForce 5700 o ATI Radeon 9600 Pro y 6 Gbytes de espacio en disco.

 

Género:

Acción